Imperial Gran Reserva 1981

Vino Imperial Gran Reserva 1981

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
96
Puntuación Media:
9,2
Calidad-precio:
-

Bodega: CVNE - Compañía Vinícola del Norte de España
D.O./Zona: D.O.Ca Rioja
País: España
Tipo de vino: Tinto
Graduación (vol): 13º%
Varietales: 85% Tempranillo, 10 % Graciano y 5% Mazuelo.
Precio aproximado: Desconocido
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: Maceración en frío y fermentación alcohólica en depósitos de inoxidable con control de temperatura. Fermentación maloláctica en barrica. Crianza en barrica de roble americano y francés con trasiegas periódicas.

Varietales: 85% Tempranillo, 10 % Graciano y 5% Mazuelo.

7 Opiniones de Imperial Gran Reserva

Muestra un color rojo cereza de baja capa y ribete teja con irisaciones yodadas. La nariz es compleja e intensa, compacta y de perfil agachado, con cierto peso del efecto del oxigeno por la crianza en botella y que en los primeros momentos desarrolla notas torrefactas y empireumáticas intensas, que tras el paso del tiempo en copa – decantador, van integrándose poco a poco en el resto del proceso olfativo terciario. Tiene aldehídos nobles que recuerdan en sus extremos a las flores blancas, a los nardos, a las hierbas medicinales y al campo de cereal después de hacer llovido. Toques de fruta roja escarchada con guiños de guirlache, hay aromas de rebotica, cítricos evolucionados hacia las sensaciones de licor de naranja y mandarina. Hay arándanos, moras pequeñas, zarzaparrilla, sobre matices terrosos – calcáreos, de tiza y talco seco. Sobrevuela la sensación torrefacta que recuerda a los matices de zurrapa de café de puchero en mitad de la cata. Hay aromas de caja de madera Semillero, setas, trufa y champiñón en un giro hacia la serie aromática más fúngica. También hay notas de guadarnés y grasa de caballo (tela nueva de Barbour). En boca tiene un ataque de fruta roja madura con pinceladas amargosas, igual que en el paso, donde aparece la fruta roja pocha en confitura con sabores de cítricos maduros (mandarinas) y bajo una buena acidez que lo dota de frescura y agilidad. Espectacular posgusto, muy persistente donde la fruta da el “do de pecho” final redoblando las sensaciones por vía retronasal bajo los balsámicos, aldehídos, arándanos y fresillas silvestres muy maduritas, con toques medicinales y de suelo (tiza). Hay un deje de licor de endrinas que le da ese puntito agradable evolutivo y de persistencia. Línea balsámica bien marcada, de fruta roja escarchada, sensaciones medicinales y de suelo blanco encubierto en aldehídos. Un vino con cierto toque de noble evolución, que entiendo se encuentra en su mejor momento de consumo, es rico en matices y con un recuerdo a Rioja viejo que embriaga los sentidos: como una gotita de perfume que cae en un pañuelo. Catado en la vinoteca Maza & Cerón ( Murcia )

De color rubí rojizo de capa media-alta, oscuro, extraído. Reflejos rojizos y ambarinos, brillante, límpido, sin asomo de precipitados. Borde amplio, anaranjado.

Un Imperial de los grandes, de los que merece su nombre. Se muestra muy afinado en estos momentos. Realiza un despliegue inicial de impresión. Hay todo tipo de apuntes tostados y ahumados de calidad (café recién molido, manteca de cacao, nuez moscada) del todo integrados a las maderas más elegantes que podamos encontrar. Un buqué complejo, lleno de detalles, con ese fondo de delicada reducción en el que se entremezcla el cuero, las hebras de tabaco Virginia y la pureza de una fruta roja reducida de escándalo, con un matiz de laurel y endrinas en licor. Todo esto mantiene un punto vaporoso elegantísimo.

En boca es lleno, vivo, sabroso, con una cantidad desbordante de fruta fresca. Maduro y jugoso, especiado, sacando un marcado matiz de dulcedumbre que colisiona con el mandoble de acidez. No hay unidad entre lo olido y lo bebido, pero es que ni falta hace!! Hay equilibrio y mucha suavidad. Gran vino, de enorme disfrute, que cumple con todas las expectativas. La impresión es que va a tener un largo recorrido en botella. Quién pueda que espere pero no va ser fácil...

Más información del vino: http://vinosclasicos.blogspot.com.es/2014/11/imperial-1981-gran-reserva.html

Un vino que va por el buen camino, hay rasgos de papel, tonos animales, cuero, madera cremosa y dulce.
Hay un fino mentolado, insinua el regaliz y la menta a lo lejos. Es un vino con un aroma muy amplio, grande. Tiene potencia, conserva vida, elegancia y finura. Te metes dentro de una sacristia.

Boca placida, elegante, con personalidad y caracter amplio, dulce. Sedoso, frutoso, hay guinda y fresa.
Comunión de todos los estilos, moderno y clásico. Final cálido y acogedor.

Cata realizada en Rekondo junto a la enologa Maria Larrea, dentro de una vertical de Imperiales y Viña Reales.

No tiene el calificativo de añada excelente como la del 82, aunque sí MB, pero no esperaba encontrarme esta botella en tan buen estado. Lo decanté por aquello de sedimentaciones y para airearse, pero apareció un vino completamente limpio.
De color granate bastante claro, limpio, escasa capa y ribete anaranjado.
Aromas bastante interesantes con ahumados, marcada madera, cuero húmedo, algo de tabaco de pipa, pimienta negra y finalmente ligera sensación frutal.
En boca mantiene buen ataque, con notoria acidez, amplio, bastante goloso, con buen recorrido y persistencia de madera.

Magnífica textura y equilibrio en un vino soberbio de bordelesa altivez, encerrado en botella riojana.
Pasa por encima de uno y otro envolviendo y arropando, con dulzura y buen gusto.
Genial

Picota claro
Aroma potente y afinado, café tostado, fruta roja y negra en abundancia con especies, un poco de madera fina, con un poco de cueros y ahumados. Muy elegante.
En boca cuerpo potente, elevada acidez, tiene estructura y volumen. Está, por descontado, en plena forma y presto a durar muchísimos años más. Muy sedoso y equilibradísimo. Un gran vino.

Cereza mate, ribete con leve color teja. Lágrima escasa, fina y estática, turbio, con ligera precipitación en el fondo.

Finísimo en nariz, lácteos: nata, crema, leves ahumados, con frutillos rojos y un sutil toque a cacao tostado, cerezas en licor. Terciarios: cueritos, y algún toquecillo a madera vieja. Muy elegante, y compleja la nariz, con un bouquet muy integrado, cuesta trabajo diseccionar aromas por separado.

Suavidad en boca, majestuoso, con amplitud, cacao en polvo, fruta roja: cerezas y bayas. En retro-nasal aparece la fruta roja en licor y canela. Excelente duración.

Un vino que me ha maravillado por su suavidad y equilibrio, pura seda.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar