Imperial Reserva 1975
Vino Imperial Reserva 1975
FICHA TÉCNICA
D.O./Zona
Pais:
España
Tipo de Vino:
Tinto
Crianza:
Con crianza
Graduación (vol):
12,50%
Varietales:
85% tempranillo, 10% graciano, 5% mazuelo
Precio aproximado
Precio Aprox:
De 30 a 49,9 €
PUNTUACIÓN
Nota de cata NOTA MEDIA:
9.4
/
97
Nota de cata CALIDAD-PRECIO:
10,0
¿Buscas este vino?
Ahora puedes comprarlo en la tienda de la bodega
ELABORACIÓN
Permanece durante 12 meses en depósitos para finalizar la fermentación maloláctica y reposar antes de pasar a criarse en madera. El vino madura durante unos 36 meses en barricas semi-nuevas de 225 litros, 70% de roble americano y 30% francés. Sometido a diversas trasiegas manuales cada año. Un mínimo de 36 meses de guarda en los botelleros de los calados de la bodega antes de ser comercializado a mediados de la década de los 80. Reencorchado cada 20 años.
OTROS VINOS CATADOS DE ESTA BODEGA
VER MÁS
Opiniones de Imperial Reserva
OPINIONES
3

Rojo cereza de capa media con ribete granate teja. La nariz es un golpe de emoción nada más acercarte la copa, desde este momento empieza un baile sensorial terciario con una riqueza olfativa extraordinaria. La frutilla del bosque en confitura está bañada en tonos negros de carbón vegetal y tizne de chimenea, especias, notitas de alquitrán, cacao y hojarasca. Hay un matiz que recuerda a lo humeante. En ese momento me doy cuenta que estoy ante una botella única que gracias al destino ha coincidido conmigo en un momento dado de nuestras vidas. La boca es sedosa, con una perfecta acidez lo que hace fluir al vino en la evolución dando muestras de señorío y elegancia tánica. La fruta está integrada en matices de su desarrollo en botella que llegan a un posgusto y retronasal de melodía sensorial. Hay terciarios, notitas cárnicas, de carbón vegetal, creosota y alquitrán ( en cierto sentido me recuerda a los viejos Petrus que una vez tuve la oportunidad de catar ). Hay muchas cosas más, pero sinceramente llegó un momento en el que bajé mi atención sobre la letra y solo me dediqué a escuchar el sonido de la música, intentado hacer el menor ruido posible tras cada sorbo de este vino celestial.

Y vamos con nuestra última cata de las vacaciones de otoño. Nos abrimos en este caso una botella de 3/8 de este Imperial de 1975. El nivel estaba bien y el corcho salió aunque con ciertas dificultades con el abridor de tijeras. Lo catamos a 17°C.

VISUAL: Nos muestra un color cereza virando a ocres, con lágrima fina y abundante. De capa media-baja. El ribete es poco diferenciable, pero de tonalidad algo más teja.

OLFATIVA: Recién abierto dejó claro que necesitaba su tiempo para "reviscolar" (palabro auténtico de mi terreta que significa resucitar, revivir). Entramos al quite. A copa parada predominan las notas de duelas envinadas y un leve atisbo de fruta negra madura. Pese a la hora y media de oxigenación aún lo noté un tanto aletargado, desprendiendo aromas a desván, a mueble viejo. Un tanto fúngico con recuerdos de trufa negra. Seguimos acercando una y otra vez la napia a la copa y con el pasar de los minutos nos va mostrando todo su repertorio...su lado mineral, pizarroso, un cierto toque especiado a canela y vainilla así como unas agradables notas herbáceas de orégano y laurel. Exquisita y compleja nariz.

GUSTATIVA: En boca es mágico, afrutado todavía, delicado y voluptuoso. Con una buena acidez y con los taninos totalmente dulcificados. Tiene un retronasal de chuches de fresa, un tanto dulzón, avainillado con recuerdos de canela. A mi parecer está en su momento álgido, quizás aguante algunos años más pero recomiendo bebérselo ya. Gran vino, con una boca sensacional. De persistencia media-larga, unos dos minutos y medio. Fantástico vino, Imperialmente redondo.

La RCP la dejo en blanco pues me regalaron algunos botellines de 3/8 por algunas compras mayores.

Mi "Última cena" en Benicasim merecía este vinazo que acompañó a un "peaso" chuletón gallego de 500 grs con un "tomatón" del Perelló. A pelo, sin anestesia...brutal este Imperial maridando a la perfección con tan rica y jugosa carne. Rica y feliz despedida. Las próximas catas ya desde Ecuador de nuevo...pero nos llevamos cositas buenas, je,je...
Adjunto fotos.

De color rubí marronoso de medio cuerpo, límpido, claro, luminoso. Reflejos rojizos y anaranjados, refulgente. Lágrimas finas, numerosas, permanentes, con sensación de grosor. Borde amplio, cobrizo.

Imperial hasta la médula. Sutil, fragante, vaporoso, muy delicado. Transpira verdad y elegancia como pocos vinos, brillando a gran altura. A las notas de ahumados, tostados y maderas finas se suma un extraordinario fondo mineral (grafito, pedernal). Emerge la fruta roja y negra, muy madura, con apuntes de hierbas aromáticas, anises estrellados, salvia, laurel... Tiene un curioso aire de vino montañoso, profundo y complejo, que ya hemos encontrado en otros vinos del 75.

En boca lo tiene todo. Envolvente, lleno, ágil, vivísimo, dotado de una estructura pétrea y una concentración que cuesta creer. Es tan fresco como sedoso y refinado, sin nada que envidiar al Gran Reserva de la misma cosecha. Un tinto mayúsculo, de enorme potencia y equilibrio, que está a punto de cumplir los 40 años y aún se muestra totalmente entero, casi juvenil. Muy buen vino!!!

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar