Secret del Priorat 2011

Vino Secret del Priorat 2011

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
95
Puntuación Media:
9,0
Calidad-precio:
5,2

Bodega: Familia Torres
D.O./Zona: D.O.Q. Priorat
País: España
Tipo de vino: Dulces y Generosos
Graduación (vol): 14,00%
Varietales: Cariñena y garnacha tinta.
Precio aproximado: De 30 a 49,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: El vino Secret del Priorat se elabora a partir de uvas procedentes de vides de 80 años. Tras una maceración de 60 días, la fermentación alcohólica se realiza en depósitos de acero inoxidabale en la que el mosto macera junto con las pieles. El vino Secret del Priorat tiene una crianza de 12 meses en barrica a la que se le añaden 6 meses en botella.

Varietales: Cariñena y garnacha tinta.

84 Opiniones de Secret del Priorat

Color cereza picota con bordes rosa-azulado, de capa alta, muy alta. Se ve muy viscoso. Forma una buena lágrima que cae lentamente y tinta la copa.

En nariz, muestra buena intensidad, frutos rojos y negros en compota y licorosas. Fondo especiado y a regaliz. También presenta toques a matorral y minerales.

En boca la primera sensación es a vino rancio, como los de antes (después he descubierto que algo hay, ese 10%...). Sabor a uva pasa, resulta fresco y equilibrado en azúcar, alcohol y acidez. Se notan los taninos, dejan cierta astringencia en la boca, con un final secante. Goloso y con un dulzor medio. Postgusto largo que deja un estupendo recuerdo.

Un vino ideal para acabar una comida o cena, como en este caso...chocolates, dulces, quesos, carnes con ciruelas o pasas, podrían ser su maridaje...en definitiva, una joya secreta...

Color entre picota ya granate, con una capa muy alta y una lágrima muy densa.

En la nariz muestra muchas cosas a percibir, de entrada fruta muy madura o en sazón, uvas pasas, luego detalles de especiados y más tarde unos balsámicos.

En la boca de entrada es distinta o lo que se presuponía tras la fase de la nariz, una buena acidez, no resulta dulzón y es más fresco que lo esperado, resumiendo una boca bastante equilibrada, algo sabrosa y sin resultar dulzona.

Vino, poco frecuente, curioso e interesante y a valorar en un tiempo.

De color rojo picota de capa alta, ribete rubí y lagrima densa que tiñe la copa.
En nariz se aprecian aromas de fruta negra muy madura que poco a poco va dando paso a sutiles pasificados, también encontramos una gran carga mineral, notas especiadas, balsámicas y licorosas y cierto toque de volátil.
En boca es donde realmente me ha sorprendido, gracias a una excelente acidez que le aporta frescura al conjunto, dulcedumbre justa y postgusto bastante largo con recuerdos de fruta madura y pasificados.
Me ha sorprendido muy gratamente.

Solemne, granate oscuro, serio, casi monacal, viscoso, lagrima que llora despacio, manchando como sangre vieja. El olor, por mas vueltas que le doy , es a uva pasa de mi tierra. Pasa de moscatel sobre un fondo mineral a grafito, pizarra... luego empiezo a notar algo de resinas e higos secos, pero la pasa domina con claridad, con recuerdos a “after-eight”.

El juego etiqueta críptico-masónica, color a sotana de monje de clausura, lágrima de sangre coagulada y aroma a veneno irresistible de concentrados de frutillas silvestres, con el nombre de "secret" ... apasionante. El tapón sin embargo es perfecto, nada de vejez, ni de humedad, ni de añejamiento, moderno, nuevo, actual, eficaz.

Entrada fresca, con paso amplio de buena acidez que sorprende tras la fase nasal. Efectivamente no es tan "de postre" como un Málaga, ni tan tinto como un Monastrell dulce que probé hace un tiempo. También, como la acidez, me sorprende la presencia de taninos con su medida astringencia, propios del tinto. Me gustan en el conjunto. Le dan fuerza y hacen que el final no sea solo el de un dulce. Es una mezcla equilibrados de los dos conceptos.

Realmente sorprende que, tras una fase aromática tan característica, en boca haya un equilibrio entre los dos territorios, captandose virtudes de ambos vinos tintos y dulces, sin que prevalezcan defectos ni amaneramientos.
Yo creo que a este vino le va bien hasta un solomillo de ciervo con salsa de higos y castañas. El típico queso azul se lo dejo a un blanco dulce. También lo veo en Navidad con unas galletas de "ginger-bread-man".

Una lección para novatos como yo. En fin. Está muy rico.

Fantástico vino tinto dulce de Torres que me sorprendió muy gratamente.
muy bonito color, picota oscuro, de capa alta y con lágrima densa que tinta toda la copa.
Nariz magnífica... fruta negra compotada, ciruelas pasas sobretodo, un toquecito de regaliz de fondo y especias... por un momento me ha venido un recuerdo a un PX viejo...
Fantástico en boca! vaya primer trago!! lo esperaba más dulzón pero no, entra de maravilla, untuoso, fruta, fruta y más fruta con una acidez perfecta, goloso, largo.....
es para empezar y no parar!!

Me ha encantado y no soy muy de vinos dulces. Eso sí, el precio asusta un poco.

sinceramente me ha sorprendido muchísimo, con una capacidad extraordinaria, grandes matices que describen la zona del Lloar en Priorat de las viñas viejas, que conozco profundamente. Recuerda a esa garnacha de antes, con esos toques florales que te invaden, característico.

Untuoso,goloso,pasas, moras, a medida que lo vas catando cambia por asimilando nuevos aromas en cada sorbo. madera ligera, sin empalagar, atrevido, taninos bien marcados, con ese toque dulce que enamora.

Armonía y placer en cada gota, elegante, mineralidad característica de la de la zona, aunque aseguro que si me lo ponen a ciegas no lo habría situado en Priorat.

Es el éxtasis de la fruta combinada con la mineralidad, equilibrado, con fuerza, esa cariñera que me recuerda a sus inicios, antigua, entrando en la fase de los balsámicos, tomillo, anís, cacao amargo y a la vez ligero, mermelada deshaciéndose en el paladar, cremoso, persistente, en fin ganará en botella y espero poder volver a catarlo.

Felicidades a Bodegas Torres por esta joya, que dará que hablar....

© Mar Galván - 18 Septiembre 2014
Enóloga,experta en Catas, Análista de Productos Agro-alimentarios, escritora y poeta

Interesante vino tinto dulce elaborado por Torres que me sorprendió muy gratamente, ya que no soy un amante de este tipo de vinos. O al menos no lo era hasta ahora.

Color rojo picota oscuro con ribete violáceo. Lágrima tintada que desciende lentamente.

Nariz de alta intensidad, compleja y cambiante a medida que el vino se iba aireando. De entrada aparece fruta negra muy madura, casi compotada diría yo, pasas y un delicioso cedro de caja de puros. Al poco aparece la vainilla, la regaliz y los higos secos. En el catavinos se aprecian claramente los toques minerales (en copa grande no supe encontrarlos).

En boca es un cañón. El dulzor comedido está perfectamente equilibrado por una extraordinaria acidez y una ligera carga tánica que lejos de molestar le da aún más equilibrio. Es muy franco, vuelven las frutas compotadas, los higos secos, el cedro... y es largo, muy largo.

En definitiva, ya se sabe aquello de que no debes decir "de este vino no beberé" porque un día u otro te acabas encontrando con la horma de tu zapato.

Color rojo picota cerrado con bordes granates intensos.

Aromas potentes a frutos negros y rojos muy maduros, con casi sobremaduración, vainilla, crema catalana, pastelería fina, balsámicos, toques verdes y algun mentolado, mucha la complejidad y toques de elegancia.

En boca es sabroso, el paso de boca con buen equilibrio y un poco dulzón, bastante frutal, mucho equilibrio, tiene toques de aspereza que se le iran con el tiempo en botella, acidez justa y bien conjuntada, final largo y con excelente persistencia.

En boca tiene más toques de elegancia que en nariz, un vino muy bebible y con alto grado de satisfacción.

Primera ésta nuestra participación en catas virtuales de Verema. Con un vino muy conseguido goloso y con bastante frescura.
Visual: Color rojo picota bien cubierto casi opaco, lágrima densa, ribete muy fino entre violáceo y granate.
Olfativa: Buena intensidad, en una primera impresión se muestra muy frutal, zarzamoras, compotas de frambuesas, cuando agitamos se muestra un punto más complejo, aparecen ciruelas, finos barnices y esmaltes, punto mineral, eucaliptos, tinta china, cierta complejidad muy fina con un buen equilibrio de aromas.
Gustativa: Entra amplio, paso sedoso, un punto de untuosidad, no es excesivamente dulce, por lo tanto no empalaga (por lo que su maridaje puede ser bastante extenso), tiene un tanino goloso y bastante fino aunque al final se hace ligeramente secante, buen longitud, muy buen equilibrio entre acidez y dulzor, interesante postgusto con matices de su crianza.

Vista
Denso, limpio y brillante. Granate, muy intenso con menisco teja.
Nariz
Intenso. Rosas, fruta de hueso compotada, higos secos, madera vieja, hoja de higuera, arrope, notas de resina... Me encanta!
Boca
Desmesuradamente frutal. Goloso y equilibradísimo. Joven y viejo a la vez, un poco desconcertante, pero muy rico. Invade hasta el último resquicio de la boca. Comienza goloso, con toques salinos a continuación, después se muestra ácido y se despide con notas de almendras amargas. Final agradablemente cálido, sin excesos...

Muy, muy logrado. Colosal en las tres fases.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar