Secret del Priorat 2011

Vino Secret del Priorat 2011

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
95
Puntuación Media:
9,0
Calidad-precio:
5,2

Bodega: Familia Torres
D.O./Zona: D.O.Q. Priorat
País: España
Tipo de vino: Dulces y Generosos
Graduación (vol): 14,00%
Varietales: Cariñena y garnacha tinta.
Precio aproximado: De 30 a 49,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: El vino Secret del Priorat se elabora a partir de uvas procedentes de vides de 80 años. Tras una maceración de 60 días, la fermentación alcohólica se realiza en depósitos de acero inoxidabale en la que el mosto macera junto con las pieles. El vino Secret del Priorat tiene una crianza de 12 meses en barrica a la que se le añaden 6 meses en botella.

Varietales: Cariñena y garnacha tinta.

84 Opiniones de Secret del Priorat

Vista: Capa altísima, prácticamente opaco, color rojo picota con ribete granatoso. Abundante y densa lágrima que tinta la copa, ya a simple vista se ve que no va a ser un vino con un paso ligero por boca precisamente.

Nariz: Fruta roja y negra muy muy madura, en sazón e incluso pasificada. A medida que se va abriendo va mostrando una mineralidad intensa. Recuerdos a cacaos y lácteos que me recuerdan poderosamente al chocolate blanco. Intensidad alta y persistencia en nariz media-alta.

Boca: Untuoso, tan denso que parece estar masticándolo, amplio, potente y con un tanino aun vigoroso pero muy bien integrado, con un punto de acidez que recuerda a la fruta fresca entre tanta fruta madura que hace que el trago sea dulce pero no empalagoso, que sea adictivo y te pida más. Un caramelazo de los buenos. Postgusto largo no, larguísimo.

Un vino en el que no aparece el alcohol ni por asomo, que aún con el aumento de temperatura no pierde fuelle y se comporta como un campeón.

Evaluar la RCP se me hace dificil porque personalmente no soy excesivamente amante de los dulces, y aunque reconozco que este me ha encantado, quizás esos 40 euros por botella de 37 cl se me antojan algo excesivos, pero no tanto por la calidad del vino, sino por mis propios gustos.

Bonita botella, si bien echo en falta una capsula tipo lacre y un cordel ya que conmemoran a los monjes, daría un plus estético

El color rojo picota, capa alta y lagrima densa. Es limpio y brillante

En nariz tiene un buena intensidad y persistencia. Aparace fruta compotada, higos, membrillo, frutas de Aragón.
Aparecen ligeras notas de ciero y tabaco.
Excelente nariz que va afinandose con el tiempo

En boca es sabroso, un dulzor que no empalaga, excelente acidez que da lugar a un paso por boca fresco y limpio
Los taninos están todavia presentes pero no molestas mucho. La fruta madura muy presente y las notas de chocolate negro con frutas co fitadas vienen otra vez a mi paladar.

Es un gran vino y una apuesta muy interesante para una gran bodega como Torres.
Un producto original y diferenciador
En cuanto a su precio me parece un poco elevado para el mercado nacional. Quizás a un precio de 20-25€ podría animar a la gente de cara a su compra

La botellita de 3/8 de litro está muy chula, me gustan tanto las etiquetas como el diseño global. El corcho está bien para este tipo de vinos, no es muy largo pero tampoco demasiado corto.

Servido a 8-9ºC con jarra térmica para mantener la botella más bien fría, pero oxigenado al menos 10 minutos. Dejamos que llegue hasta los 11-12ºC pero en copa.

Visual: rojo cereza oscuro casi picota, capa alta, ribete rubí-transparente con destellos granates, muy bonito, limpio, brillante y con buena lágrima que aumenta en densidad y cantidad conforme gana algo de temperatura en copa.

Nariz: de buena intensidad, se perciben notas a fruta madura incluso a unos 20-30 cm de distancia de la copa. Fruta roja muy muy madura casi en sazón, pan de higo, notas amieladas, uvas pasas, higos secos, dátiles maduros, mineralidad a tope, notas de anís, tierra húmeda, balsámicos y mentolados, algunos lácteos, torrefactos y tostados suaves, vainilla, ... si se le deja más salen aromas como a tiza, grafito, pizarra... muy complejo en nariz y de bastante intensidad como ya apreciaba durante la visual en el aroma residual que percibía a varios palmos de distancia.

Boca: entrada suave, rica, sedosa, con tanino presente pero redondo y dulce. El tanino deja rastro en encías, pero es un rastro agradable y que, con algo más de botella, terminará por suavizarse más si cabe. Muy frutal, goloso, uvas pasas, miel, dátiles maduros y pan de higo en el paso por boca. Lo esperaba más dulce y pesado (esperaba un vino dulce más que un tinto con algo de dulzor). La percepción del nivel de azúcar está muy controlada. La acidez que tiene es muy alta y esto le aporta un frescor y una ligereza que otros vinos dulces (o semidulces), no poseen. La madera existe pero le pasa como a su dulzor: no empalaga ni lo abarca todo. La fruta en sazón, las uvas pasas, los higos, los dátiles,... ganan la partida y están en primer plano como el solista virtuoso respecto a la orquesta que le acompaña. Es un vino bastante largo y que tiene de todo pero en su justa medida.

Muy equilibrados todos sus parámetros: acidez, azúcar, alcohol (no excesivo con esos 14º para este tipo de vinos) y ese tanino potente y ligeramente astringente pero, a la vez, aterciopelado, dulce y nada molesto (al revés, invita a otra copa).

Las palabras que lo definirían sería: untuosidad, cremosidad, equilibrio, fruta madura, frescura y tanino dulce.

Excelente tinto dulce, buenísimo (es la primera impresión) y, pasado el tiempo en copa te das cuenta que es más que eso: espectacular. No esperaba ni mucho menos tanta calidad y equilibrio. Me ha sorprendido muy gratamente y creo que aunque la botella de 3/8 valga 40 euros, creo que los vale y la RCP creo que es, como mínimo, la correcta para el esfuerzo que supone a sus elaboradores esos 375 ml y, sobre todo, por lo que ofrece y la capacidad de guarda que tiene.

Color rojo cereza oscuro con tendencia purpúrea muy cubierto con ribete granate-carmesí, limpio y brillante. Abundante lágrima gruesa tintada y de caída lenta. 
Nariz de media-alta intensidad, dulce, pero nada empalagosa, ciruelas, uvas pasas e higos secos. Con el aumento de temperatura nos presenta especias dulces y surgen notas sutiles de tostados, cacao. Compleja. 
En boca es abocado, sabroso, acompañado de una excelente acidez, de paso untuoso, nada empalagoso, fruta negra en sazón, de cuerpo medio, final ligeramente seco sin molestar, que con el paso de los minutos desaparece, final de notas suavemente tostadas que le dan una gran persistencia. 
Un vino dulce con personalidad propia. 

Color picota bien cubierto y brillante, con la orilla púrpura, de aspecto sanguino, lágrima densa de leve tinte. Aroma de intensidad media, muy maduro, notas de hollejo, de ciruela de california, es acetaldehído, laca de uñas, cola de contacto... Sin embargo tiene un fondo de nariz balsámico, de bosque mediterráneo que lo hace fresco, diría que hasta le aporta delicadeza. En boca es untuoso pero grácil al tiempo, lo encuentro elegante y muy equilibrado. Invita a otra copa, deja un postgusto menos dulce de lo esperado gracias a la frescura comentada y a una estupenda acidez. Se podría pensar incluso para la comida, algún plato debe haber más allá de los quesos. Un tinto dulce fino, posiblemente el mejor que haya probado. Su precio me parece alto para tan poca cantidad, pero por otra parte es esencia de vino, y ésta dicen que va en frascos pequeños.
La etiqueta contribuye a su secreto, a su misterio. Nada como una imagen de arquitectura medieval y algo más. Acertadísima.

Un vino con muy buena capa alta. Ribete violáceo. Rojo picota y muy limpio.
Vino muy concentrado muy intenso. Frutas negras muy maduras. Toque a cacao.
Muy buena entrada en boca, buena acidez. Mucha fruta masura, muy jugoso y fino. Muy muy largo en boca y sabroso.
En definitva un vinazo.
Saludos.

Color cereza oscuro con ribete granatoso de capa alta.
La nariz es de buena intensidad, compleja, inicialmente algo de fruta roja fresca, fruta negra en sazón, sobre todo ciruelas y algo de mora, nata, chocolates, curry, cúrcuma, regaliz, balsámicos, avellana tostada y notas minerales, nariz además cambiante con la temperatura.
En boca tiene una entrada sedosa, aterciopelada, fresca, el dulzor se equilibra con una gran acidez, ligeros verdores, taninos presentes, frutal, especiado y mineral a un tiempo, le falta algo de botella pero ya es un placer disfrutarlo, final muy largo que perdura. Un vino para tomar a cualquier hora, realmente delicioso.
Me gusta la idea de homenajear además a los monjes de Scala Dei, un lugar precioso y mágico con una gran historia. Gracias a Verema y a Torres una vez más.

Preciosa su etiqueta, que refleja la calidad del producto.
Bonito color picota intenso, de capa alta. Ribete granate. Lágrima densa.

Se notan sus aromas desde la apertura de la botella, sahumando el entorno.
Nariz intensa, con toques especiados ( regaliz, curry, chocolate) fruta madura (ciruela, mora, higos). Se acompañan también con toques de infusión de manzanilla y tostados.

En boca es sorprendente, tiene una entrada muy golosa, sin empalagar, es muy concentrado y fresco siendo el final muy largo y majestuoso.

Sólo decir, que no soy/era de vinos dulces, pero este me a fascinado. Enhorabuena por tan excelente manjar!!!

A primera vista destaca la bonita etiqueta de la botella. La contra etiqueta nos da información adecuada.
El corcho es de buena calidad.
A la vista es un rojo picota intenso con ribete violáceo. Capa alta. Lágrima elegante que va bajando delicadamente.
Aromas a fruta madura, pasas, higos, ciruelas, dátiles. Mentolados y cacao
En boca es amplio, envuelve toda la boca, largo, ¡muy… muy rico! Excelente acidez que no empalaga sino al contrario, invita a beber. Vuelven los aromas a fruta y cacao.

Color granatoso amoratado, casi sin ribete y totalmente cubierto... bonita y densa lágrima... En un inicio nos muestra sus bellos aromas frutales, arándanos, ciruelas, atisbos de membrillo... y sobretodo HIGOS!.... con un fondo de tinta, tabaco, balsámico, regaliz, eucaliptus..... Paso en boca aterciopelado, con amplitud y viveza, da recuerdos de brandy y pasas.... y un final de especias molidas como el clavo y la canela.... recuerdos amielados y de caramelo.

Un vino complejo y muy personal con un precio seguramente justificado, pero elevado.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar