Prado Enea Gran Reserva 1970
Vino Prado Enea Gran Reserva 1970
FICHA TÉCNICA
Bodega
D.O./Zona
Pais:
España
Tipo de Vino:
Tinto
Crianza:
Con crianza
Varietales:
60% tempranillo, 20% garnacha, 10% mazuelo, 10% graciano
Precio aproximado
Precio Aprox:
De 50 a 99,9 €
PUNTUACIÓN
Nota de cata NOTA MEDIA:
8.87
/
94
Nota de cata CALIDAD-PRECIO:
7,0
¿Buscas este vino?
Ahora puedes comprarlo en la tienda de la bodega
ELABORACIÓN
El 40% de la uvas procede de viñedos propios y el resto de pequeños viticultores de la Rioja Alta, junto a una pequeña proporción de vino hecho de elaboradores de la máxima confianza de la bodega. Cada variedad de uva es vinificada por separado. Fermentación alcohólica en tinos de madera de 18.000 litros tras la cual es trasegado a otras tinas limpias. Durante el trasiego se sostiene ante el grifo un manojo de escobajos secos que hacen la función de filtro. Permanece durante 12 meses en tinas y en depósitos horizontales en los que realiza la fermentación maloláctica y reposa antes de ser trasegado. Sometido a crianza durante 48 meses en 457 barricas usadas de roble americano de 225 litros con una media de 12 años de edad, buena parte de ellas elaboradas por la tonelería de la propia bodega. Producción de 137.136 botellas. Un mínimo de 24 meses de guarda en botellero antes de ser comercializado.
OTROS VINOS CATADOS DE ESTA BODEGA
VER MÁS
Opiniones de Prado Enea Gran Reserva
OPINIONES
2

Estamos en la comida de Navidad y tenemos dos vinazos para comer, un Único del 73 y este Prado Enea del 70 con el cual empezamos. Abrimos la botella con el abridor de lamas y conseguimos sacar el tapón íntegro. La decantamos dos horas antes de su cata y lo servimos a 17°C.

VISUAL: Rojo picota de capa alta con el ribete atejado, muy amplio. Presenta una clara turbidez, lo cual tras leer la cata de Limonero en donde su botella se presentó "clarísima y límpida", no nos hacía presagiar nada bueno.

OLFATIVA: En nariz se muestra bastante reducido incluso tras las dos horas de oxigenación asomando notas fúngicas, a flores marchitas y un curioso recuerdo como a grasa de jamón, rancio. Al ir moviendo la copa aparecen aromas a regaliz de palo, finos tostados de la barrica y un toque de duelas envinadas. Acaba con un final en donde asoman cueros, tabaco de pipa y notas especiadas de pimienta, canela, vainilla y clavo, muy riojano. De intensidad media. Esta botella creo que estuvo al límite en cuanto a aromas de reducción, habrá que ir abriendo lo que tenemos en stock y confirmar si el resto está en el mismo estado.

GUSTATIVA: En boca tiene un potente ataque presumiendo de una alta acidez y de unos taninos muy dulcificados, vino muy redondeado. En retronasal apreciamos otra vez notas terciarias, los cueros, tabaco y cacao. La persistencia es corta, sobre un minuto. Está empezando su declive, especialmente en nariz, pero perfectamente disfrutable en boca en donde se presenta sutil y aterciopelado. Para bebérselo ya, o al menos eso nos indicó esta botella... Veremos en las próximas.

La RCP la dejo en buena, por poco menos de 30 euros pudimos hacernos con algunas botellas de este gran vino.

Estamos en la comida del día de Navidad que preparó como cada año mi amada madre. Como es tradición desde que tengo uso de razón, nos agasajó con su inigualable "escudella catalana y carn d´olla" como primer plato. El vino maridó estupendamente, los intensos sabores de tan suculento caldo fueron perfectamente controlados por la redondez de nuestro gran Rioja, todo se integró en perfecta armonía. Delicioso comienzo de la siempre entrañable comida navideña.

De color rubí cobrizo, casi asalmonado, de capa media-baja, sin apenas extracción, clarísimo, límpido. Pocos Rioja con pretensiones de vino de guarda se han embotellado con tan poca materia colorante. No hay precipitados en la base de la botella ni síntomas de excesiva evolución. Reflejos anaranjados y granadinos, precioso, brillante. Borde amplísima abarcando toda la superficie. No hay diferencia entre ribete y menisco.

Abierto, muy maduro, sacando notas de frutos rojos confitados y duelas envinadas y todo tipo de especias exóticas que se quedan en segundo término: cúrcuma, clavo, pimienta sichuan... Hay un apunte de confitura de naranja amarga que anilla el conjunto y que va dando paso a notas de orden vegetal, alcaravea, anís, hinojo que se vuelven cada vez más resinosas, parecido a la savia de ciprés. La barrica está escondida, muy elegante, sin tomar protagonismo acaba por aportar un fino tostado. Un vino diferente, muy agradable, que gusta por su originalidad.

En boca está desnudo, desprovisto de artificios, limpio como el agua, lleno de fruta roja reducidísima, sabrosa, picante, con una acidez refrescante que nos mantiene en tensión. Tiene menos estructura y potencia que el Muga Gran Reserva del mismo año aunque paridos ambos con el mismo cariño. Otro Rioja emocionante y ya van muchos!!!

Más información del vino: http://vinosclasicos.blogspot.com.es/2014/11/prado-enea-1970-gran-reserva.html

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar