Prado Enea Gran Reserva 1981
Vino Prado Enea Gran Reserva 1981
FICHA TÉCNICA
Bodega
D.O./Zona
Pais:
España
Tipo de Vino:
Tinto
Graduación (vol):
13º%
Varietales:
80% Tempranillo, el 20% restante Garnacha, Mazuelo y Graciano.
Precio aproximado
Precio Aprox:
Desconocido
PUNTUACIÓN
Nota de cata NOTA MEDIA:
8.5
/
93
Nota de cata CALIDAD-PRECIO:
5,0
¿Buscas este vino?
Ahora puedes comprarlo en la tienda de la bodega
ELABORACIÓN
12 meses en depósito y 36 meses en barrica de roble.
OTROS VINOS CATADOS DE ESTA BODEGA
VER MÁS
Opiniones de Prado Enea Gran Reserva
OPINIONES
7

De color rubí cobrizo de capa media-baja, muy claro. Reflejos ambarinos y rojizos, brillante. Borde amplio, sin diferencias visibles con el menisco.

Aromas de media intensidad. Inicialmente predominan una nota cremosa sobre la que se asientan pieles de cítricos, frutos rojos escarchados, membrillo, confitura de naranja inglesa. Va ganando en reductivos, marroquinería, laca, aceite de tung, crin, cuadra. Limpio, muy clásico, impecable aunque algo distante e indeciso. Se echa en falta algo más de carácter. Se mantiene a buen nivel en todo momento, sin intermitencias.

En boca es amable, térreo, con un punto de acidez cítrica y finos amargosos que aportan mucho frescor al conjunto. Menos grueso de lo esperado, con taninos dulces y un rastro cremoso de la madera que trae especias y lo prolonga. Le falta un poco de punch para acabar de redondearse del todo. Un Prado Enea sin defectos, bien hecho, pero sin grandes virtudes.

Más información del vino: http://vinosclasicos.blogspot.com.es/2014/09/prado-enea-1981-gran-reserva.html

Rojo rubí de menisco ligeramente atejado, capa media.
En nariz va de más a menos en la copa, al principio aparecen tonos de frutas muy maduras, tierra mojada, recuerdos fúngicos, especias, cuero, animales. Con el aire en copa decae ligeramente y aparece un fondo torrefacto con ligeros toques ahumados y de maderas viejas. En cualquier caso se muestra siempre limpio.
En boca es un vino agradable y redondo, ya en ligera decadencia pero francamente disfrutable. Tiene acidez, un paso liviano y un final profundo y que nos deja recuerdos ahumados y terrosos, con un tanino ya muy pulido en el conjunto. No muy persistente. Se bebe muy bien.
Nos encontramos ante un clásico en excelente añada que llega ya un poco justo y en su fase de declive aunque a la hora de la verdad no nos engaña, se trata de un perfecto representante de esa Rioja clásica que tanto nos gusta. No es el mejor 81 que hayamos probado, pero la clase está ahí.

Anaranjado.
cueros,organico.
con vida aun,sedoso,algo de nervio.

El vino se nos destapa con un hilillo de sulfuro de hidrógemno. Pasable en momentos pero nos echamos a temblar pensando pudiera haberse terminado disolviendose con el alcohol. No hay nada como una buena aireación. Para unos el vino resultó discreto, neutro, para otros el vino tenia la impronta de la maravillosa añada 81, con una buena cojuncion gustativa y con unas delicadas notas de la tempranillo que en este vino se expresan maravillosamente.

Gustó mucho y algunos de los presentes lo destacó como el mejor. Posee un bonito color teja con ribete anaranjado. Su nariz embriaga por sus especias dulces (canela, vainilla) y su buena fruta roja en licor (cerezas y bayas), regaliz de palo, uva pasa seca, sutiles notas torrefactadas (tirando a dulces), caramelo de fruta roja, y apuntes a madera vieja. En boca es largo y persistente dejando un grato recuerdo

Color granate y ribete teja, capa baja, muy maduro en la visual, levemente turbio. Con lágrima gruesa y lenta.

Fruta roja: cereza, cerezas en licor, madera vieja, té verde, flores rojas marchitas, canela e incluso anís estrellado en nariz. Además de ligeras notas lácteas y algún torrefacto con mucha más aireación en copa. Desafortunadamente, la botella salió con un leve toque a humedad extraño, que si bien no era como para invalidar la nariz se mantuvo presente todo el tiempo.

Muy ácido en boca, casi sin fruta. Ataque seco y una boca donde la acidez domina. Buena duración en el final, pero claramente mejor en nariz que en boca. Sin duda la conservación de esta botella ha mermado el vino. Nada que ver con la otra que catamos ayer, que fue extraordinaria.

De color picota a rojo, capa baja y ribete atejado, lágrima escasa, fina y rápida.

Nariz muy fragante y melosa, donde los aromas parecen enrollarse unos con otros. Una delicia, de verdad, complejo y elegante bouquet donde aparecen: fruta roja madura: cerezas y bayas, regaliz de palo, uva pasa seca, sutiles notas torrefactadas (tirando a dulces), caramelo de fruta roja, y apuntes a madera vieja.

En boca es muy amplio, con un ataque abocado, paso por boca ligero ( buena acidez) y suave. Deja un post-gusto muy intenso a fruta roja y regaliz. Lo encuentro ligeramente menos complejo que el Tondonia. En cualquier caso una nariz para estar horas disfrutando.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar