Santa Rosa reserva 2003

Vino Santa Rosa reserva 2003

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
95
Puntuación Media:
9,0
Calidad-precio:
8,5

Bodega: Enrique Mendoza
D.O./Zona: D.O. Alicante
País: España
Tipo de vino: Tinto
Graduación (vol): 14,50%
Varietales: 70% Cabernet Sauvignon, 15% Merlot, 15% Shiraz
Precio aproximado: De 20 a 29,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: 19 meses en barricas nuevas de roble francés de Alliers

Varietales: 70% Cabernet Sauvignon, 15% Merlot, 15% Shiraz

39 Opiniones de Santa Rosa reserva

Picota cubierto, brillante y con algo de poso.
Aromas complejos y profundos, ¡Qué bien le han sentado estos diez años!. Cabernet del bueno, fruta negra, pimiento, notas licorosas, cassis, especias dulces, madera, tabacos y mineralidad.
Boca estructurada y masculina con un paso compensado y muy disfrutable. Gran acidez, presencia de tanino, alcohol y madera, pero muy atenuados. Moras, grosellas, estiércol, cueros, sangre, ahumados y piedras.
Gran final, largo y con apuntes terciarios.
Hacía años que no probaba este vino, pero la espera ha merecido mucho la pena. Un Santa Rosa misterioso y maduro, con buen abanico y sin excesos.

Picota de capa alta y ribete rubí, con abundante lágrima.

Potente nariz, en la que, sobre un fondo levemente alcohólico, se detectan aromas a fruta negra, monte bajo, vainillas, frutas rojas y ligeros tostados.

Igualmente potente en boca, con acidez comedida, taninos agradables, fruta negra y tostados. Largo postgusto a ciruelas negras y tostados.

A pesar de sus añitos, se encuentra en excelente estado, si bien no es el estilo de vinos que más me gustan (le encuentro algo pesado en boca).

Última de las botellas compradas en la propia bodega de Alfâs del Pi.
Abierta hora y media antes.
Bonito color picota de buena capa con borde ligéramente rosáceo; no muestra evidencias del paso del tiempo.
En nariz sobresale la fruta negra madura,-sin sobremaduración-, con matices minerales, -monte bajo muy presente-, y ligerísimos tostados todo ello perfectamente ensamblado; que delicia.
En boca se muestra potente, muy frutal, con los taninos todavía muy presentes y un deje levemente amargo; ya anda un pelín justo de acidez.
En retronasal predomina la fruta negra con hueso y, en menor medida que en fase olfativa, las notas a sotobosque.
Excelente persistencia.
Un pedazo de vino por el que no pasa el tiempo.
Comprado en bodega a 16 €, en tienda, -si en Valencia todavía queda alguno del 2003-, me imagino que andara sobre los 21.
Un vino para beber y beber...

Tras 6 meses abro una nueva botella de este vino... Fin de semana que le ha tocado a esta bodega y su vino más especial, Santa Rosa Reserva. Esta botella se encontraba en perfecto estado, bebidas a lo largo de 9 horas, en la primera cata, marca quizás demasiado la madera (fue abierto con 1 horas de antelación), pero en la segunda sesión, se muestra mucho más domado y amable. Sin duda esta añada es mucho más cálida que la 2006, con una fruta mucho más madura, balsámicos, especiados, vainillas, regaliz y monte bajo. En boca, buen ataque, ligeros amargores, ligera astringencia, acidez algo corta. Retronasal donde aparecen los tostados y balsámicos y persistencia en boca media….

Pues solo queda 1 botella y caerá en breve……..

Tras regalarme dos botellas de nuevo de este vino y tras ver alguna nota de evolución en una de las últimas botellas probadas, abro una de las nuevas para ver la vida que han llevado estas botellas.

Tras probarlo, asegurar por mi experiencia que el problema de evolución era sin duda un problema puntual de aquella botella, esta también está disfrutable al 100%, tanto en nariz como en boca, sin nota alguna de evolución pero con los taninos ya domados.

Me quedan 2 botellas (una guardada en la cuvée desde su salida al mercado) que todavía las guardaré una buena temporada….. Vertical ¿??? De momentos tengo 1999-2006, la hacemos???

Me ha dado por comprar dos botellas de esta añada que veo que esta bastante bien puntuada en nuestra querida verema.
Desde el año 2006 que degusté el Santa Rosa 2001, no había vuelto a probar ninguna añada de este extraordinario vino.
En nariz esta bastante bien, sobresalen los muchos frutos con muy buena madurez y expresividad, también hay flores, tostados, vainilla, balsámicos y toques de minerales.
En boca es muy frutal, un paso de boca muy agradable, pero al mismo tiempo con muy buena estructura, cuerpo medio, los taninos ya dulces, aunque vivos, el retronasal bastante bueno, con todos los aromas de la nariz y el final largo y con muy buena persistencia.
Esta en un gran momento, yo creo que es la "etapa" exacta para disfrutarlo.
Cuesta entre 18-22 €, por lo que tiene una excelente RC^, el corcho también bastante bien un 7,7.
Me ha encantado el reencuentro con este excelente vino.

Bonito color picota, aún con una buena capa, brillante y con lágrima abundante.

En nariz es poderoso,fruta negra muy madura,notas especiadas,vainilla,cacao y regaliz.

Complejo y elegante.

En boca se muestra sedoso,taninos dulces y un 14,5 grados perfectamente integrados.

Notas de chocolate negro y fruta sobremadurada.

Muy largo, se muestra pleno y equilibrado.

Sigue siendo una delicia, disfrutar este vinazo, que se encuentra en un momento maravilloso.

Color picota muy, muy madura, que me ha hecho dudar si decir mora, pero el tono oscuro de la mora proviene del granate y éste se ve que proviene de una fruta roja y no amoratada como la mora.

Hacia el borde el tono se amarrona y el color me recuerda al de la mermelada de fresa casera, porque, para quien no lo sepa, la verdadera mermelada de fresa -al contrario de la de bote- no tiene el color de la fresa, sino que tiene un color marrón profundo, pero que no llega a ser oscuro, como el de este ribete. De capa media a alta, la lágrima empapa la copa pero cae con facilidad.

El primer contacto olfativo es abrupto, muy mineral, piedra, humedad. El bosque está muy presente con aromas balsámicos y a hojarrasca, mentol, notas de regaliz negro. Según va pasando el tiempo, la fruta negra, grosella, mora, arándano… amalgama los aromas y suaviza el contorno sin que pierda un ápice de su fuerza.

En boca ocurre lo mismo que en nariz. El principio es brusco, potente, resultado del carácter de sus uvas, con una clara autoridad de la Cabernet, que se deja vestir por la suavidad de la merlot y la carnosidad y untuosidad de la syrah. La buena madera las une y acalla la pelea.

Es un vino complejo, que te aparta de lo que estás comiendo para que le prestes atención a él. Despliega una acusada personalidad, quiere ser aromático para atraer, misterioso para que le busquen, complicado para que le entiendan, sabroso para hacer gozar, permanente para no olvidarlo, evasivo para no dejar de beberlo.

24 horas después, no hay batalla, no hay lucha por el protagonismo, gana en suavidad, pierde en personalidad. Ha cambiado ¿a peor?¿a mejor?

Pues al estilo Antoliano, subo la nota de dos botellas bebidas una en el mes de junio y la otra abierta en el día de hoy. Abierta con dos horas de antelación y sin decantación en ambos casos y disfrutada a lo largo de todo el día.

La primera botella presentaba un color más evolucionado y cansado, pero la botella bebida en el día de hoy se encuentra vivo y jovial. Sin duda imagino que será un tema de conservación, o incluso de botella, puesto que hay botellas que evolucionan mejor que otras.

En nariz sin duda cada una de las botellas mostraban lo que ya anticipaban en la fase visual, es decir, la botella bebida en el mes de junio mostraba notas de mueble viejo, cueros, algo de barniz, fruta negra y especiados… En cambio la botella bebida en el día de hoy, se encontraba en plena forma, predomina la fruta negra, tostados, torrefactos, especiados, vainillas, chocolate y crema catalana….

En boca, la primara botella se mostraba pulida, con buena acidez, donde predominan las notas terciarias sin embargo en la botella bebida en el día de hoy, se muestra todavía joven y arrogante, con los taninos ligeramente presentes, carnoso, llena la boca, retrogusto especiado y tostado y persistencia en boca larga.

Ojalá la botella que me queda esté en el estado de esta ultima botella, la idea es guardarla al menos un añito más y si soy afortunado, seguro que disfrutaré de un vinazo.

Valoro la última botella que es la que más satisfacciones me ha dado.

Pues mira por donde, cuando ya no contaba con más botellas de este vino, van y me regalan 3 botellas. Abierta con 1 hora de antelación, sin decantar y disfrutada en el espacio de más de 6 horas. Corcho algo seco, lo cual denota que el vino no ha estado bien conservado.

Vista: Picota oscuro con ribete granate, de capa media-alta, lagrima abundante que tinta ligeramente la copa.

Nariz: Denota la conservación, todo y que sigue estando en buena forma, empieza a marcar notas tales como ligeros barnices, cueros, etc. Por encima siguen destacando la fruta negra madura, especiados, tostados…

Boca: Excelente ataque, llena la boca, sedoso, taninos ya pulidos, muy buena acidez, frutal y especiado. En esta fase denota apenas esas notas de evolución que aparecen en nariz. Retrogusto especiado y ahumado y postgusto medio.

Las dos botellas que me quedan regaladas las consumiré este año, la otra que ya lleva en bodega desde hace unos dos años, la seguiré guardando algún añito todavía. Penalizo en dos decimas mis notas anteriores por las notas de evolución que aparecen en nariz.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar