Estrecho de Monastrell 2004

Vino Estrecho de Monastrell 2004

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
91
Puntuación Media:
8,2
Calidad-precio:
5,9

Bodega: Enrique Mendoza
D.O./Zona: D.O. Alicante
País: España
Tipo de vino: Tinto
Graduación (vol): 14,00%
Varietales: Monastrell
Precio aproximado: Desconocido
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: 14 meses en barrica de roble francés de 500 l, en el paraje "Estrecho de Pipa" (Villena) a 700 m sobre el nivel del mar. Unas 18.000 botellas.

Varietales: Monastrell

25 Opiniones de Estrecho de Monastrell

Bonito diseño minimalista en botella borgoñona.
Presenta color rojo picota, con ribete rubí y capa medio-alta.
En nariz hay fruta madura, tostados, regaliz, minerales y clavo.
En boca es muy frutal, tiene taninos marcados, acidez, es algo goloso y con personalidad. Se aprecian algunas aristas y posee posgusto largo, también a regaliz. Muy mediterráneo.
Me pregunto si algunos aspectos a mejorar se deben a la adquisición en un hipermercado.

Fué el 6° en orden en la cata.
Vino de capa alta, color picota oscuro con ribete cardenalicio.
En nariz es frutal (frutas rojas) con toques compotados, algún tostado (café?) y regaliz.
En boca gustó mucho. Respetando las cualidades de la monastrell se muestra un tanto diferente. Entrada franca, paso suave, sedoso, bastante redondo, con final persistente donde vuelven reminiscencias a frutos rojos maduros y un toque mineral.
Muy rico.
Igual ha sido la botella que más me ha gustado de las que he probado de esta añada.

Rojo cereza de buena capa, aunque turbio y con precipitado.
Plano en nariz a la primera impresión, le costó abrirse y cuando lo hizo no mostró el potencial que se le presuponía. Fruta roja, notas herbáceas y finos tostados, fue lo único que le pudimos sacar.
Boca corta, correcta y equilibrada pero sin contarnos mucho, poco recuerdo. Aún así bebible, pero un poco decepcionante.

Fue el último de la tanda de vinos de Enrique Mendoza, y quizás teníamos el paladar un poco saturado, pero el vino a nadie convenció, flojo y plano, una lástima pues la monastrel es uva muy querida y tenñiamos esperanzas en este vino.

Precio 20 €, para nada se corresponde con su calidad.

Diferente monastrell al uso, se muestra menos maduro y algo más verde. En nariz se muestra muy elegante, donde predominan los especiados (regaliz) y tostados (cuero, cacao, café) sobre la fruta roja, hay cierta mineralidad y un balsamismo sútil poco frecuente por estas latitudes. En boca tine un ataque fresco, algo vegetal, tiene buena acidez, de cuerpo ligero, pero con estructura tánica y con buena persistencia final donde reaparecen el cuero y regaliz en vía retronasal. Se nota positivamente la no sobremaduración y la altitud.

Desde ese punto de Andalucía diremos que en la fase visual del estrecho notamos un rojo picota con lágrima simple un poco aceitosa, pero trasparante. con toque ahumados y tostados en nariz, en boca gusta la mineralidad y el cacao con retronasal algo ácido y moderados cafés arábicos. En una segunda nariz y boca, mejora la fruta roja de mora, los anisetes y el hinojo. la mineralidad retronasal y el cacao Van Houten consiguen la danza completa de este maravilloso caldo Alicantino de 14º.
Un verdadero placer del paladar y el cerebro.

Color cereza intenso con ribete granatoso y capa media-alta. Lagrima gruesa y abundante.
En nariz destaca profundamente la gran presencia de los balsamicos, montebajo, tomillo, hojarasca y el bosque mediterraneo unido a una fruta roja (cerzas y grosellas) que conforman un perfil muy fresco. Hay tambien notas de cacao y regaliz. En boca tiene un magnifico ataque, cuerpo medio, fresco y con una muy buena acidez. De nuevo en esta fase aparece una fruta roja fresca y esos matices balsamicos (retama y sotobosque). Taninos sedosos y finos y trama compacta. Postgusto medio con recuerdos a balsamicos y maderas finas.
Un monastrell muy diferente al resto de los mediterraneos y que se distingue por su gran frescura.
PVP. 11,5€ (en Makro)

No puedo dejar de acordarme de la frase de Pepe Mendoza referente a que sus vinos son para comer. Frase obvia por una parte y subjetiva por otra, siendo esto último precisamente lo que más entiendo para el Estrecho. Con un gran comportamiento en la comida, poniéndoselo difícil a otros vinazos que vinieron después. Se encuentra en una fase evolucionada y también evolutiva, su color cereza está vivo aunque con destellos anaranjados que vienen del granate. Maduro en cuanto aromas frutales, moras y también cerezas, balsámico y lleno de monte bajo, laurel, tomillo... notas terrosas, todo con equilibrio, un vino asentado como bien se demuestra en boca, tiene cuerpo, se muestra elegante en su paso aunque también un tanto espirutuoso sin llegar a los rasgos del 2003, los balsámicos en el postgusto ayudan a la perfección a una comida larga.

Leyendo la cata de Vicente todo me hace pensar que fué su botella... o la mía.

Color rojo rubi, bastante limpio.
En nariz el primer ataque es muy sutil, liviano, mostrando la fruta roja muy devilmente, algunos ahumados, pero dando señales de fragilidad, incluso apareciendo notas de oxidacion.
En boca se podria hablar en los mismos terminos, aunque sacando algo mas de cuerpo, como resistiendose a abandonar lo que fue.
Bebible, si, pero despidiendose a cada sorbo.

Granate, de capa media, con ribete degradado. Lágrima abundante, ancha y tintada.

Nariz, que se muestra cerrada en inicio, y que comienza a desembocar en notas de crianza, de cueros, con ciertos toques animales de sudor de caballo. Con una ligera punta alcohólica, que lo vuelve sutilmente licoroso en nariz. Tras la profusa aireación del vino, aparece una franca fruta negra, muy madura, con recuerdos de ciruela, aunque siempre en segundo plano, con cierta timidez, siempre arrinconada por las notas de crianza en primer plano.

En boca, es un vino fresco, fluido, con taninos redondeados. Presenta muy buena estructura, con cuerpo y volumen. Sabroso. Vivo. Quizás algo falto de fruta en boca. Final de buena longitud con recuerdos de cueros y especias.

Picota de capa alta amb rivet granat.
Nas amb fruita negra madura. Més fresc del què esperava...
Boca fresca, molt fresc per ser un monastrell. Fruita vermella, molta acidesa, mineralitat. Personal. A les antípodes de la calidesa típica dels monastrells.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar