La Tremenda 2010
Vino La Tremenda 2010
FICHA TÉCNICA
D.O./Zona
Pais:
España
Tipo de Vino:
Tinto
Crianza:
Con crianza
Graduación (vol):
14,50%
Varietales:
Monastrell
Precio aproximado
Precio Aprox:
De 5 a 9,9 €
PUNTUACIÓN
Nota de cata NOTA MEDIA:
8.36
/
92
Nota de cata CALIDAD-PRECIO:
9,5
OTROS VINOS CATADOS DE ESTA BODEGA
VER MÁS
Opiniones de La Tremenda
OPINIONES
6

Tremenda y jugosa, sabrosa... y por dos duros para lo que ofrece.

En estos momentos está redondísima, rica. Creo que me haré con unas cuantas botellitas de esta añada y alguna de 2013.

En copa se presenta con una capa media, ribete asalmonado, lágrima densa, limpio, brillante.

Ya cuando acercas la nariz notas que tiene una monastrell jugosa, sabrosa, de calidad, con especias, yogur de fresa, fruta roja y negra, balsámicos suaves, sotobosque, puntas de café, alcohol muy integrado. Una nariz deliciosa.

En boca es cremoso, suave, sedoso, con esa fruta y yogur de moras presente, con unas madera en forma de tostados y café que, junto a ese monte bajo, especias y balsámicos refrescantes, le dan un paso agradable, jugoso, sabroso. Y una buena acidez que hace que el trago sea muy amable.

Vinazo por un precio bajo.

Color cereza con ribete rosado. Capa baja. Tinta la copa.
Aromas a tabaco, fruta roja, mineral y matorral mediterraneo verde.
Con aireación aparece el yogur de frutas. Complejo.
En boca mucha fruta, con una buena acidez que lo hace muy jugoso.
Final rugoso con cierto toque mineral. De trago corto.
Tiene una entrada envolvente y jugosa debido a su acidez.
Con aireación aparecen los toques vegetales de la barrica americana.
Bueno, bonito y barato.
5€ en su dia.
Actualmente esta la añada 2011 pero algunos super aun tienen la 2010 escondida detras de las nuevas. Precio actual: 5,5€

Fase Visual Intensidad de Color/Capa: Medio cubierto ,Limpieza: Opalescente, Color: Violáceo, Color menisco: Violáceo, Lágrima: Media.
Fase Aroma, Intensidad Aromática Global: Media, Aromas encontrados en Cata: Fruta negra
Mora. Especiado: Pimienta negra, Balsámico, Vinoso/alcohólico
Fase Gusto. Ataque:Ácido (fresco)Alcohólico,Amargo. Paso en boca: Medio.Persistencia Postgusto: Medio. Vino equilibrado:Cuerpo/estructura.

Monastrell joven y fresco, que lo demuestra con golpe de fruta inicialmente, fresas, cerezas, ciruelo....de una intensidad media, con algo de aporte secundario con especias de monte y poco o nada de sus terciarios.

En boca resulta muy agradable, perfectamente bebible sin compañia alguna, más fruta y acidez refrescante.

Económico y accesible.

Otro paso más respecto a las anteriores añadas. Confirma una evolución paulatina. Viene más primario y joven. Respondiendo por otra parte a una monastrell de rabiosa actualidad. Comparable incluso a esos otros de mayor calado. Tiene ese color cardenalíceo tan bonito cuya capa es media-alta. Bravura inicial, con golpe, una fruta desnuda, olor a tolva, a filo de navaja... puntas de alcohol, sale al paso el caramelo, se va enriqueciendo, aparece la carne morada de la ciruela, la frambuesa, la fresa ácida y el yogur, ahumados y monte mediterráneo (pino, tomillo...) De trago fresco, limpio, con "tremenda" acidez, muy jugoso, muy vivo, muy vino, dulzura en postgusto y recuerdo a yogur de frutos del bosque.

Hay tumulto y fermentación, hay un rasgo natural, firme y autentico. Te inunda de aroma, te llena, es sano y sabroso. La fruta es su máxima expresión conjuntada con la madera, que se expresa con un marcado acento del tostado,aunque es amable, dulce, lleno de matices, con un carácter muy marcado, pero elegante, puro equilibrio. Hay notas lácticas, vegetal, ceruelo, es fresco. En nariz describe a la perfección todo lo que es, todo lo que alberga y no lo encierra. La fruta es madura, en mermelada, jugosa, fresca, rabiosa, viva, junto a unas finas notas de fruta licorosa, que le confieren personalidad, carácter e identidad. Al tiempo salen flores y plantas, punto balsámico, eucalipto, resina de pino, corteza.

En la boca la entrada es una entrega de lo apreciado en nariz, en perfecta armonía, salen los tostados, la fruta negra madura, carnosa, un fino alcohol, una delicada acidez, es largo, fresco y con el punto adecuado de dulzor. Para beberlo, sinceramente, sin medida, ya sea, en el aperitivo, en la comida, o como una copa. El tacto es untuoso, sin grasa, tanino dulce y redondo, no hay que esperar, esta perfecto desde ya, aunque tiene vida para dar y regalar. La boca queda llena de dulce de leche, café y esos tostados altos y equilibrados. Un vino con vida, con cierto regusto vegetal que pudiera decirnos que se acompaña de alguna otra uva, pero en su justa medida, no roba ni un ápice, el protagonismo o la identidad de la Monastrell.

No he querido realizar una cata técnica, en la cual, pudiera decir que es un vino, bien elaborado, perfectamente realizado, mejor medido. Lo he hecho con ganas y sin corregir nada, simplemente porque este vino tiene alma y la sabe transmitir. Ole por la familia Mendoza.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar