La Bota de Amontillado Nº 58 "Sanlúcar" Equipo Navazos
Vino La Bota de Amontillado Nº 58 "Sanlúcar" Equipo Navazos
FICHA TÉCNICA
D.O./Zona
Pais:
España
Tipo de Vino:
Dulces y Generosos
Crianza:
Con crianza
Graduación (vol):
18,50%
Varietales:
Palomino fino 100%
Precio aproximado
Precio Aprox:
De 30 a 49,9 €
PUNTUACIÓN
Nota de cata NOTA MEDIA:
9.61
/
98
Nota de cata CALIDAD-PRECIO:
9,7
ELABORACIÓN
La Bota de Amontillado nº 58 " Sanlúcar" de Equipo Navazos proviene de Hijos de Rainera Pérez Marín de Sanlúcar de Barrameda. Suelo de terrenos ondulados de marga caliza blanca; son las célebres albarizas, tierras esponjosas y muy profundas, con excelente capacidad de retención de agua e inmejorables condiciones físicas para el desarrollo del viñedo de calidad. El clima meridional se compensa con el Atlántico y proporciona veranos e inviernos suaves, con una humedad alta por la proximidad del mar, precipitaciones anuales apreciables, junto con una elevada insolación. La edad media estimada de este vino es de unos 22 años. Saca de junio de 2015. La selección es de 15 botas, aproximadamente de 3.000 botellas. Se aconseja beber en copa suficientemente amplia, y consumir a unos 14/15º C, para lo cual deberá servirse normalmente a uno o dos grados menos de temperatura.
OTROS VINOS CATADOS DE ESTA BODEGA
VER MÁS
Opiniones de La Bota de Amontillado Nº 58 "Sanlúcar" Equipo Navazos
OPINIONES
9

disfruto de la que creo que es mi última botella.

El vino se encuentra, tal y como he indicado en las valoraciones anteriores, en una forma magnifica, tanto en nariz como en boca, aunque hay que reconocer que en esta última es bastante mejor.

Todas las sensaciones de la nariz con sobresalientes, con destellos especiados y de finos tostados y algo de madera que no molesta en absoluto.

En boca es una maravilla de coordinación, equilibrio y expresividad, total redondeo y con mucha elegancia, recuerdos de especias dulces y finos tostados, leves toques salin os que no molestan en absoluto, el final largo y con grande persistencia.

Un vinazo en toda regla. 

Disfruto otra botella de este excelente amotillado.

Creo que la valoración que hice a principios de 2016, fué bastante explicita, no obstante quiero puntualizar y "reforzar" algunas de mis opiniones, después de esta botella.

Los aromas siguen siendo muy complejos y elegantes, tiene mucha expresividad y sobre todo a pesar de su"juventud", bastante caracter, da gusto recrearse con el olfato.

En boca se encuentra muy cerca de la perfección, hay complejidad, finura y muchos mimbres.  Final largo, largo, muy largo y con enorme persistencia.

Gran vino, aunque en esta ocasión, la puntuación me ha salido una décima menos.

Descorchada 4-5 días antes de la nota de cata.

Visual: anaranjado claro con reflejos ambarino-amielados de apariencia muy consistente y densa, limpio, brillante y de buena lágrima de lenta caída. No parece, por otra parte, muy viejo (al menos aparentemente).

Nariz: de buena intensidad a aldehídos, velo de flor, pero también muchos barnices, bota vieja, ceras, pinturas, piel de naranja y mandarina, mentolado-balsámicos, frutos secos tostados y garrapiñados (almendras), caramelo de flanes, etanal, brisa marina, salmuera y salinidad (todavía a raudales). Se nota que no es muy viejo pero sí es una amontillado sanluqueño de libro, muy definido, y al que aún le quedan muchas notas de su fase de crianza biológica como manzanilla.

Boca: ataque sabroso, fresco y salino, muy seco pero con notas que recuerdan levemente a los amielados, de muy buena densidad, volumen medio-alto, cremoso, con estructura y cuerpo, de buena potencia en boca y, aunque sin excesiva profundidad, tiene una definición de descriptores excelente (al igual que en nariz); paso por boca untuoso y rico, con un final amargoso, ligeramente salino y sutilísimamente dulzón bastante largo con notas en retrogusto y retronasal a frutos secos, caramelo, barnices, maderas viejas, salmuera, balsámicos, piel de mandarina y naranja, pinturas y ceras que lo rematan excelentemente bien.

Gran amontillado que, aunque no muy viejo y profundo, es una auténtica maravilla en cuanto a finura, elegancia, complejidad y, sobre todo, definición en nariz y boca. Está buenísimo y no cansa en absoluto (ni tomado a temperaturas de 19-20ºC, las cuáles están ya bastante por encima de lo aconsejable en un vino de este tipo).

Es la prueba de los enormes amontillados que pueden nacer a partir de una muy buena manzanilla de Sanlúcar.

Botella bordelesa típica del Equipo Navazos.

Etiquetas también del grupo con pinceladas anaranjadas para este amontillado.

Tomado a unos 12-14ºC (menos, EMHO, es perder sensaciones).

Visual: amarillo naranja-caoba con destellos yodados, limpio, brillante y con muy buena y abundante lágrima.

Nariz: intensidad superior a fruta deshidratada (uvas pasas, higos secos, ...), frutos secos (avellanas, almendras, cáscara de pistachos), tostados, mina de lápiz, tiza (albariza), bombón de licor (toffee), chocolate amargo, caramelo para flanes, azúcar tostada, aldehídos, flores marchitas, etanal, cáscara de naranja y mandarina, maderas finas y envinadas de calidad, notas especiadas, balsámico-mentolados, notas salinas poderosas, salmuera, yodo y ligera brisa del mar. Nariz muy compleja, definida y enorme: a medio camino entre una magnífica manzanilla pasada y un estupendo amontillado joven (manzanilla amontillada).

Boca: ataque suave y sedoso, redondo y definido. Inmenso en sensaciones: con notas a ligera fruta y flores blancas seguidas de potentes notas a frutos secos en la entrada junto a notables flores marchitas, maderas finas y cáscara de naranja/mandarina en retrogusto y retronasal, sencillamente excelentes. Bien de acidez (media) que lo hace incluso fácil de beber y de paso por boca a temperaturas de vino tinto. Volumen medio, densidad media-alta, buen cuerpo y estructura, buena expansión en boca que nunca delata los 18.5º de alcohol del vino. Final largo, muy largo, casi eterno: fantástico, potente, elegante, salino y equilibrado con notas en retronasal a pinturas, ebanistería y ligera miel (dentro de su sequedad) que lo redondean con su salinidad/mineralidad estupendamente bien.

Vinazo sin paliativos. Cierto que no es un amontillado muy viejo ni con una gran carga de profundidad respecto a otros amontillados viejos: pero está totalmente definido en sus aromas y sensaciones gustativas, es un amontillado repleto de vida, viveza, salinidad, moderada acidez y multitud de notas que le otorgan una complejidad y elegancia como pocos vinos tienen.

Su PVP ronda los 40-42€ aunque yo pude conseguirlo por 36€ la botella.

No es barato, pero teniendo en cuenta que es botella de 750 ml y las sensaciones que otorga y la eterna vida en botella que puede tener (incluso abierto, puede aguantar una eternidad mejorando organolépticamente), la RCP la considero Excelente.

PD: Vino de sobaquillo llevado al Encuentro de Foreros Verema Ribera del Duero 2016 del que sobraron unos 150 ml, los cuáles, sobradamente, han permitido, casi una semana después, esta nota de cata.

Color ámbar oscuro.
En nariz intensidad alta, a frutos secos avellana, cáscara de naranja. Caramelo a raudales.
En boca genial. Buen cuerpo, postgusto eterno a avellana.
Sin ser tan intenso como un vors, es fino y delicado tanto en nariz como en boca. Rcp 10 como casi todo jerez.

Color amarillo con toques anaranjados y yodados.

Aromas de inmensa intensidad, complejidad y elegancia a frutos con deshidratación parcial (pasos), frutos secos, caramelo líquido, toffé, maderas de calidad, algo de tostados, salinos y especias dulces, grande la nariz y muy placentera.

En boca vuelve a ser una inmensa maravilla, el paso de boca extraordinario, casi súblime, con una variedad y vivacidad no comunes, en el retronasal vuelven muchos de los aromas de la excelente nariz y el final es muy largo, larguísimo y la persistencia es casi "eterna".

Grandioso vino que para llegar a la perfección le falta algo de complejidad en via retronasal y necesita un poco más de crianza biológica, para obtener más expresión y temperamento. Todo esto dentro de los limites de la sublimidad. También quiero indicar, para justificar por que no le otorgo el 10 o 9,9, le falta un pelin más de finura y elegancia.

La puntuación me ha salido 96,5, por lo que le elevo a 97. La RCP no hace falta comentarlo, totalmente superior.

Ambarino claro con destellos cobrizos.

Nariz intensa y con una gran finura y definición, portando un inequívoco espíritu manzanillero. Notas de frutos secos, almendra y avellana, tonos balsámicos, ligeros ahumados, mueble viejo, crema pastelera, recuerdos yodados y marinos, cera de panal, granos de café, tabaco de pipa…vino complejo y profundo pero con una marcada frescura.

En boca acentúa todavía más su alma sanluqueña, vino fresco y equilibrado, no parece que tenga los más de 20 años de viejez media que posee, muy balanceado y de paso redondo y punzante, dejando en el final recuerdos de frutos secos amargos con un marcado punto salino. Persistente.

El concepto de Manzanilla Amontillada ya no está amparado por el CRDO pero creo que es el que mejor define a esta maravilla, que si bien es un amontillado puro y duro y con una cierta edad, lo que resulta apabullante es su alma netamente manzanillera que denota su origen. Una bota más, extraordinaria.

Un amontillado delicioso, fresco y muy agradable. Color amarillo ámbar con reflejos caoba, brillante y bonito. En nariz aromas intensos, profundos y complejos, salinos, frutos secos y notas yodadas...unos aromas muy notables y buenos. En boca entra muy bien, es suave y fresco, con una acidez perfecta, con notas punzantes, es amplio y largo...Un gran amontillado, que combina con entrantes, quesos y jamón.

Color caoba limpio y brillante.
Profundidad y equilibrio; las notas llegan muy arriba sin excesivos punzantes y sin que ninguna de ellas se anteponga a las demás. Fruta escarchada, pimienta blanca, cirio, ebanistería, lácteos, frutos secos, canela, café y un regusto mineral que envuelve al resto del conjunto.
La boca sigue los mismos parámetros, nos parece compleja y al mismo tiempo con simetría. Y además posee una magnífica acidez, de esas que consigue que te bebas más de un par de copas. Paso sedoso y vivo. Alcohol y madera muy contenidos.
Final largo y cadencioso.
Un amontillado único,de las mejores sacas que he probado. Destila seriedad y finura.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar