La Bota de Amontillado Viejísimo (nº 49)
Vino La Bota de Amontillado Viejísimo (nº 49)
FICHA TÉCNICA
D.O./Zona
Pais:
España
Tipo de Vino:
Dulces y Generosos
Crianza:
Con crianza
Graduación (vol):
22,00%
Varietales:
Palomino
Precio aproximado
Precio Aprox:
De 30 a 49,9 €
PUNTUACIÓN
Nota de cata NOTA MEDIA:
9.93
/
100
Nota de cata CALIDAD-PRECIO:
10,0
OTROS VINOS CATADOS DE ESTA BODEGA
VER MÁS
Opiniones de La Bota de Amontillado Viejísimo (nº 49)
OPINIONES
6

esto es lo que he tardado en resistir la enorme tentación y atracción por volver a disfrutar de este verdadero elixir de dioses.

Sigue con los aromas muy atractivos, complejos, elegantes y frescos. Una nariz casi perfecta.

La entrada en boca es como una explosión, pero al instante se amansa como un cordero, aunque continúa con su enorme caracter y personalidad. Inunda toda la boca de elegancia y sapidez.

Enorme, grande, único.

Me queda otra botella que quiero conservarla un tiempo, veremos lo que dura a mi "ferrea" voluntad.

Caoba, limpio y brillante.
El abanico olfativo es sensacional; desde la retirada del tapón, arrolla con una fuerza y una complejidad indescriptibles: fruta escarchada, mazapán, leña, barnices, ebanistería, botica (yodo, Oraldine...), cera de iglesia, torrefactos, miel y balsámicos.
La boca es un concentrado de amontillado y, curiosamente, mantiene un paso muy fluido. Paso seco, extremadamente seco, regusto punzante, picante y agreste que invade y calienta el paladar.
Final larguísimo, como una lengua de lava que no para nunca, que deja recuerdos licorosos, a frutos secos y a fuego.
No apto para nenazas, más que con comida contundente yo lo tomaría con algo fresco. En mi caso con un tomate con burrata ha ido fenomenal. Sigo sin saber cómo puntuarlo.

Como se puede definir y tratar de ilustrar sobre un vino como este??

Lo veo altamente dificil, casi imposible, aunque el amigo Eugenio lo ha hecho estupendamente. A mi me ha inspirado tales sentimientos en mis òrganos ofaltivo y gustativo que no soy capaz de comunicar mis sensaciones, aunque la frase está muy manida, es verdad que hay emociones que no se pueden transmitir, lo mismo que ocurre cuando se escucha algún tipo de música, o se ven ciertas imágenes.

Se me podrían ocurrir múltiples cosas, comparar al vino con el astro rey, decir que es un Dios del olimpo, etc, etc, pero creo que eso son comparativas un poco "rebuscadas".

Solo decir que es un vino fuera de serie (nunca mejor dicho), sobresaliente en todo, hecho para dar placer, maravilloso desde el primer aróma al último sorbo, todo armonía y sintonía, ademas de carácter, viveza y grandeza.

Ufff. Un 10 y me quedo corto.

Color marrón ambarino algo oscuro, brillante y densa lágrima. Notable intensidad en nariz con unos marcados aromas de frutos secos (almendras tostadas), maderas nobles con ligeros matices de brasa, cacao y café torrefactado, caramelo quemado, turba seca, hoja de tabaco y suave matiz de miel seca de fondo. Notable entrada en boca con un recorrido bien punzante, las notas tostadas de la barrica se muestran muy marcadas, frutos secos tostados, caramelo, densa sensación de miel, excelente acidez, untuoso, gran amplitud y buen volumen, notable persistencia. Final bien largo, postgusto de caramelo de miel y retronasal ahumado.
¡Delicioso!

Más información en: www.elvi.net/2015/03/28/la-bota-de-amontillado-no-49-bota-a-r-3-8/

Ambarino oscuro con destellos cobrizos

Nariz de gran intensidad y una complejidad que asusta. Va mejorando con los días abierto marcando una expresión difícil de igualar. Frutos secos, pura esencia de avellanas, maderas nobles, balsámicos, tabaco de pipa, café en grano, caja de puros. Notas especiadas de canela, incluso la ralladura de coco. Y esos aromas tan especiales, yo les llamo “de sacristía”, únicos en los jereces más viejos.

En boca es un tornado que arrasa con todo lo que se le ponga por delante, un vino de verdad, tremendamente concentrado por la edad, esencial, muy seco, casi cortante, punzante y salino. Se bebe en tragos muy cortos porque su potencia sacia con solo unas gotas, dejando un largo y marcado recuerdo final, con especias, maderas nobles y frutos secos, quedando un posgusto no salino, sino directamente salado. Persistencia eterna.

La serie de Navazos que parte del legado de vinos viejísimos de Don Gaspar Florido es sencillamente magistral, con esos Palos Cortados “Bota punta” plenos de equilibrio, el viejísimo y esencial Palo Cortado “Bota NO” y terminando por el más viejo de todos, este Amontillado bautizado como “Bota AR”, que viene de Ánsar Real, su nombre original. Roza los 100 años de vejez y es un amontillado único porque pertenece a esa rara estirpe de vinos viejísimos pero razonables, de los que apenas quedan ya unos pocos ejemplares.

Un vino increíble por su fuerza perfectamente domesticada, un vino de raza, un vino inolvidable que me ha hecho recordar aquella frase de Larry Bird cuando Jordan les hizo 63 puntos a sus Celtics: “Esta noche Dios se ha disfrazado de Michael Jordan”, dijo. Pues bien, con este vino yo creo que Dios se ha disfrazado de amontillado. Gracias a Don Gaspar por este histórico legado y al Equipo Navazos por habérnoslo dado a conocer.

Caoba con destellos ámbar, limpio, brillante y de capa media. Lágrima grasa.
Nariz complejísima de describir debido a la cantidad de notas que se entremezclan y a que todas ellas van por detrás del alcohol. Café en grano, superlativas sensaciones punzantes, miel, algarroba, barniz, balsámicos, piedra caliza, caja de medicamentos y un final salino también muy pronunciado.
En boca nos encontramos con un misil nuclear, desde el primer sorbo las papilas gustativas se impregnan de esta esencia de amontillado, sólo hacen falta un par de dedos en la copa para poder degustarlo. Entrada invasiva, incluso descarnada, donde se mezclan los apuntes amargos, ácidos e incluso dulces. Esa madeja tan complicada de desenmarañar en la fase anterior se comporta en ésta de igual manera. Brutal acidez y percepción alcohólica pronunciada.
Final de gigantesca duración.
Una nueva edición de Navazos que se sale de todo lo que había probado hasta ahora. ¿Aporta placer?, si eres masoquista sí. Completamente diferente, no dispongo de elementos de comparación y por ese motivo no puntúo.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar