Vino La Bota de Amontillado Viejísimo (nº 49): Y Dios se disfrazó de amontillado…


Ambarino oscuro con destellos cobrizos

Nariz de gran intensidad y una complejidad que asusta. Va mejorando con los días abierto marcando una expresión difícil de igualar. Frutos secos, pura esencia de avellanas, maderas nobles, balsámicos, tabaco de pipa, café en grano, caja de puros. Notas especiadas de canela, incluso la ralladura de coco. Y esos aromas tan especiales, yo les llamo “de sacristía”, únicos en los jereces más viejos.

En boca es un tornado que arrasa con todo lo que se le ponga por delante, un vino de verdad, tremendamente concentrado por la edad, esencial, muy seco, casi cortante, punzante y salino. Se bebe en tragos muy cortos porque su potencia sacia con solo unas gotas, dejando un largo y marcado recuerdo final, con especias, maderas nobles y frutos secos, quedando un posgusto no salino, sino directamente salado. Persistencia eterna.

La serie de Navazos que parte del legado de vinos viejísimos de Don Gaspar Florido es sencillamente magistral, con esos Palos Cortados “Bota punta” plenos de equilibrio, el viejísimo y esencial Palo Cortado “Bota NO” y terminando por el más viejo de todos, este Amontillado bautizado como “Bota AR”, que viene de Ánsar Real, su nombre original. Roza los 100 años de vejez y es un amontillado único porque pertenece a esa rara estirpe de vinos viejísimos pero razonables, de los que apenas quedan ya unos pocos ejemplares.

Un vino increíble por su fuerza perfectamente domesticada, un vino de raza, un vino inolvidable que me ha hecho recordar aquella frase de Larry Bird cuando Jordan les hizo 63 puntos a sus Celtics: “Esta noche Dios se ha disfrazado de Michael Jordan”, dijo. Pues bien, con este vino yo creo que Dios se ha disfrazado de amontillado. Gracias a Don Gaspar por este histórico legado y al Equipo Navazos por habérnoslo dado a conocer.

Recomendado por 1 usuario
  1. #2

    EuSaenz

    en respuesta a CarlosGonzalez
    Ver mensaje de CarlosGonzalez

    Es la cuarta bota de Navazos a la que le casco un 10, después de la 5 (Amontillado NPI) y la 20 y 40 (dos ediciones de la Bota Punta de la Solera 1/15 de La Guita). Y tan a gusto. Es la quintaesencia del amontillado viejo de Sanlúcar, un vino ante el que te quedas pequeño…

    Saludos,
    Eugenio.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar