La Bota de Vino Blanco MMX Florpower (nº 44) 2010
Vino La Bota de Vino Blanco MMX Florpower (nº 44) 2010
FICHA TÉCNICA
D.O./Zona
Pais:
España
Tipo de Vino:
Blanco
Crianza:
Con crianza
Graduación (vol):
11,50%
Varietales:
Palomino
Precio aproximado
Precio Aprox:
De 10 a 19,9 €
PUNTUACIÓN
Nota de cata NOTA MEDIA:
9.01
/
95
Nota de cata CALIDAD-PRECIO:
9,3
ELABORACIÓN
32 meses bajo velo de flor, 8 meses en bota y 2 años en depósito. Palomino procedente del sanluqueño "Pago Miraflores"
OTROS VINOS CATADOS DE ESTA BODEGA
VER MÁS
Opiniones de La Bota de Vino Blanco MMX Florpower (nº 44)
OPINIONES
18

Oro viejo. Limpio y brillante. Glicérico.

Aromas suaves y sin picos. Cítricos, albaricoques, dulce de membrillo, fruta escarchada, canela, mazapán, tablón de madera seca, cera, caja de medicamentos y sal.

Boca redonda, con un paso aterciopelado y con una cierta grasa. No va muy sobrado de acidez, pero las sensaciones que deja al final de cada sorbo son ligeras e incluso frescas. Flor muy presente en forma de panadería y tonos lácteos que podrían llegar a apuntar hacia un perfil tirando a dulce.

Postgusto maduro y especiado.

Como dice mi amigo Jesús, abrir un vino en un momento u otro, depende de los matices que queramos encontrar. En este caso, después de otra botella abierta hace cinco años, es el Florpower con más edad que he bebido y prometo que la experiencia ha sido más que grata.

 

Bastante evolucionado; se nota en su color y un aroma algo oxidativo. Notas de alcanfor. ¿Se está yendo tan rápido?

A pesar de que me prometí a mi mismo que guardaría la botella un tiempo, no he podido resistirme.

Respecto a mi cata anterior, esta vez le he notado notas de miel y menos aromas de madera. En boca, igual que la vez anterior. Algo corto y falto de potencia.

Se portó ante una cena a base de embutidos ibéricos.

Ámbar claro con ribete cobrizo.

Excelente intensidad. Hinojo, matalauva, anís estrellado, frutos secos, toffee, ahumados, notas salinas y de caja de puros.

Ataque medio. Ligero, fresco, secante, salino. Amplitud media. Post-gusto corto cítrico y secante.

Estos 9 meses se han notada y simplemente en el color, oro viejo con algún destello ambarino, se hace evidente. La nariz sigue siendo expresiva, pero ahora hay un claro dominador, el toque de frutos secos que acompaña a matices punzantes y suaves recuerdos salinos. La fruta aparece madura, incluso compotada, con notas de compota de manzana. En boca tiene buena ataque, seco, con sensación de untuosidad, con carácter, buenos amargos, reaparecen las notas de frutos secos y aparece una intrigante mineralidad. Largo y con notable profundidad. ¡Que rico!

Llevábamos un tiempo sin abrir una botella de este vino y lo cierto es que su evolución está siendo francamente interesante, cada vez más elegante y sutil.
Nariz de corte mineral, frutos secos, herbáceos, ahumados, frutas maduras, tabaco, brisa marina, todo con un corte sumamente delicado.
Boca con plenitud y envolvente, paso redondo y con desarrollo, final amplio y más bien seco con recuerdos salinos, minerales y de frutos secos amargos, con una cierta densidad que le otorga mucho peso. Buena persistencia.
Es cierto que cada botella es un mundo y pueden evolucionar de forma distinta, pero desde luego que a tenor de esta última he de decir que no solo no termino por estar de acuerdo con lo considerado en la anterior nota sino que pienso que este vino está evolucionando con clase y elegancia y cada vez se encuentra más armónico, resultando un placer comer con él. Un vino muy interesante y de nivel. Veremos hacia donde va.

Es aromático, con muchas flores y fruta madura, evoca las notas marchitas y secas de la flor y de las frutas. Va poco a poco y despliega todo su ser. Surge un gran aspecto seco, de albariza, almendra, de fina crianza, es fino y complejo, recuerda los frutos secos, la avellana y su tostado.

En la boca se muestra seco, jugoso, limpio, cítrico, llena y embadurna, ensalivas, la lastima es, que se va muy rápido, le falta el alma, se echa de menos el alcohol, aunque no es para nada simple, si acaso algo acuoso, no le ha sentado nada bien el paso del tiempo, por que ha adquirido complejidad y se nota ese punto, un poco más de flavor que le dotaría el alcohol.

Y disfruto otra botellaza de las que dispongo.

Este vino sigue con su muy buena personalidad tanto en nariz como en boca. Destacan los frtutos secos y sobre todo los toques salinos.

Muy rico e ideal para acompañar casi todo tipo de pescados.

Vino con personalidad y carácter que se identifica fácilmente con su tierra de origen, sin excesos.
Elegante, suave fino y untuoso muy fácil de beber e ideal para el verano. Se ha oscurecido un poco y aumentado su carácter jerezano en relación con la botella abierta el año pasado pero mantiene muy bien sus cualidades.

Y ahí sigue con esa personalidad indefinida... como uno de esos "mostos" del marco que comenzara a mostrar las huellas de la flor.... la fruta blanca, fresca y compotada en primer plano, los apuntes salinos en segundo plano y ese atractivo recuerdo a las aceitunas "picadas" en el fondo... En boca me siguen cautivando sus amargos, y esa sensación untuosa que presenta, mineral y bien perfilado, pero con un carácter propio...

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar