De Rojas (La bota de PX)
Vino De Rojas (La bota de PX)
FICHA TÉCNICA
D.O./Zona
Pais:
España
Tipo de Vino:
Dulces y Generosos
Graduación (vol):
11,00%
Varietales:
100% pedro ximénez
Precio aproximado
Precio Aprox:
Desconocido
PUNTUACIÓN
Nota de cata NOTA MEDIA:
9.5
/
98
Nota de cata CALIDAD-PRECIO:
9,6
ELABORACIÓN
De la más antigua solera de PX dulce de Pérez Barquero; esta botella se corresponde con la saca de Octubre 2006.
OTROS VINOS CATADOS DE ESTA BODEGA
VER MÁS
Opiniones de De Rojas (La bota de PX)
OPINIONES
18

He pasado esta mañana por una tienda y al entrar he visto que les quedaba una única botella de este PX que no recordaba haber probado, así que me la he llevado.
Caoba muy cubierto con destellos negruzcos. Lágrima casi sólida.
Aromas complejos y penetrantes; detectamos dátiles, pasas, ciruelas, vinagre de vino, café en grano, chocolate a la taza, pimienta, desván, humedad y piedras.
En boca nos encontramos frente a un vino denso, de hecho se degusta mejor chocando los dientes inferiores con los superiores. Esta corpulencia se apoya en una tremenda acidez que obliga a repetir el sorbo con una cadencia rápida. Fruta negra muy madura, torrefactos, caramelo líquido, especias punzantes, madera vieja, ahumados y mineralidad.
Final largo y persistente.
Buenísimo. Contundente e incluso "chicloso" pero muy fresco, de hecho las sensaciones que deja en el paladar no son en absoluto pesadas. La bota de Navazos más vieja que he bebido. Y sigue en plena forma.

De tiempo en tiempo es bueno retomar esta ambrosía, densa y consistente. La bota nº 3 del equipo Navazos muestra lo que el transcurso del tiempo puede ofrecer con la Pedro Ximenez, un licor de aspecto negro y denso, con una nariz robusta y profunda, con mucho caramelo, algo de especias exóticas, regaliz negro, sensaciones cítricas, .... En boca es denso, concentrado, con cuerpo, notables amargos, fresco, largo, evocador...

Color ébano, oscuro y cubierto, de aspecto denso, con una lagrima aceitosa y tintada con destellos yodados. Posee una nariz deslumbrante, con increíble profundidad y una bella definición, en la destacan las pasas sultanas y los dátiles, sobre recuerdos a caramelo casero, con un toque cítrico y algún apunte de barniz. En boca el ataque es intenso, untuoso, con un prodigioso equilibrio entre dulzor, acidez y amargos. Largo, estructurado y seductor. Armoniza muy bien con un postre a base de chocolate negro.

Solo hecharlo en la copa ya da buenas sensaciones, es muy denso, es como un jarabe. Despues se confirman las impresiones, tanto en nariz como en boca es inmenso.
En nariz es de intensidad alta, con aromas de higos, pasas, ligeros tostados, caramelo de cafe con leche, regaliz, etc etc.
En boca casi se puede masticar, es denso, intenso, con gran acidez, para nada empalagoso, llena el paladar, con un final eterno donde vuelven las sensaciones alfativas.
Cuando se acaba la copa, en la ultima gota, el pensamiento es que ya no volveras a catar este vino, y esa ultima gota que no cae de la densidad que tiene.

Última botella de este enorme vino, lamento haber acabado ya con todo el acopio que hice. Café, especies, chocolate, frutas confitadas, viscoso, jarabe casi, un vino enorme, pero si hay que decir algo… el tono dulzón que tiene en boca es un poco excesivo, para mi humilde gusto evolutivo claro. En fin no me hagan caso que es un enorme vino.

Caoba oscuro, de aspecto denso, con una lagrima gruesa y persistente bastante tintada.
La nariz además de intensidad, presenta profundidad y es muy expresiva, hay notas de uva pasa, regaliz negro, algo de azúcar quedado, recuerdos a especias exóticas y un ligero recuerdo cítrico. En boca tiene un paso magnífico en el cual no hay excesos y todo es armonía, ataqeu con intensidad, tiene cuerpo medio, es untuoso pero fresco, merced a su buena acidez y el equilibrio en boca e basa en la armonía entre la acidez, un dulzor comedido y unas notas amargosas, que son calcadas a las que aporta el azúcar quemado casero, bien estructurado y bastante largo.

Una delicia ideal para un buen fin de comida Navideño....

Nos queda un dedal, lo estamos compartiendo entre cuatro, da para todos... con pocos vinos pasa esto.

Lleva abierto ocho o nueve meses, sigue intacto, extraordinario,... con pocos vinos pasa esto.

Queremos que se repita... con.... con muchos vinos pasa esto.

Este PX es realmente extraordinario, casi negro, tinta la copa de un precioso color yodado y da sensación de gran viscosidad.
A pesar de llevar la botella mucho tiempo abierta el aroma es potente y relucen pasas, café, higos, caramelo, y toffe.
En boca es más que graso, casi viscoso, enorme volumen, excelente acidez pero para mi gusto personal mantiene un elevado dulzor, que me gustaría encontrar algo más reducido. Infinitamente largo.

Ultimamente todo se está volviendo apoteósico. Buena compañía, nuevos propósitos y buenísimos vinos. Hoy, teniendo visita en casa, he querido poner el vértice a la pirámide, cuadrar el círculo, y he abierto una de este PX. Glorioso e inquietante, su color yodado que tiñe la copa por completo como un caramelo toffe, sus aromas a higos y toques de dátil, su caramelo y un café que guarda perfecta armonia. Y su boca es tan sublime que no deja indeferente. Recomiendo beber no muy frio, por Dios! Es larguísimo y para disfrutar en compañía. Gracias a R por dejarme tocar nuevamente el cielo.

Fantástico este PX, de lo mejorcito que se puede encontrar. Color oscuro, más que la noche, nariz contenida, higos y caramelo al unísono.
En boca es magnífico, denso y amplio, para disfrutar cada sorbo. Sólo la compañía lo hace más grande. Inolvidable y larguísimo.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar