Viña Ardanza Reserva 2004
Vino Viña Ardanza Reserva 2004
FICHA TÉCNICA
Bodega
D.O./Zona
Pais:
España
Tipo de Vino:
Tinto
Crianza:
Con crianza
Graduación (vol):
13,60%
Varietales:
80% Tempranillo de los pagos Viña Ardanza y 20% Garnacha de viñas viejas en vaso de Tudelilla
Precio aproximado
Precio Aprox:
De 10 a 19,9 €
PUNTUACIÓN
Nota de cata NOTA MEDIA:
8.66
/
93
Nota de cata CALIDAD-PRECIO:
7,2
¿Buscas este vino?
Ahora puedes comprarlo en la tienda de la bodega
ELABORACIÓN
El vino Viña Ardanza 2004 procede de uvas seleccionadas de sus propios viñedos. Realizó la fermentación y en abril del año 2005 pasa a barrica. La crianza para el tempranillo fue de 3 años en barricas de roble americano de 4 años y para la garnacha fue de un total de 30 meses en barricas de 2 y 3 vinos de roble americano. Pasa a botella en el mes de diciembre del año 2008.
OTROS VINOS CATADOS DE ESTA BODEGA
VER MÁS
Opiniones de Viña Ardanza Reserva
OPINIONES
89

Casi cinco años después de la última botella volvemos sobre este reserva riojano, un clásico Viña Ardanza. Por cierto, tras la descomunal añada de 2001, las de 2002 y 2003 no dieron la calidad de uva necesaria para elaborar este magnífico vino, hasta que llegó la 2004. Es la tercera botella disfrutada, la cual apareció por sorpresa para nuestro deleite. Ahora sí creo que ya no hay mas... La abrimos y dejamos que respirase por espacio de dos horitas. Corcho largo, compacto y tintado en un 50% de su longitud. Procedemos con su valoración a 17°C.

VISUAL: Rojo picota de capa altísima con un ribete en tonalidades ocres y cereza. Su lágrima es gruesa, escasa, lenta y transparente (93).

OLFATIVA: Madre de Dios!, qué delicia, qué bouquet más fino, riojano, exquisito, con notas acompotadas dulzonas de mermelada de ciruela y de fruta escarchada (orejones). Al agitar surgen los eternos apuntes de canela y vainilla, un puntito especiado de nuez moscada y sutiles recuerdos de montebajo, a tomillo. Al rato aparecen lácteos de chocolate con leche, con un puntito balsámico de eucalipto mentolado y alguna nota de regaliz. También hay tostados y ahumados intensos así como descriptores más viejunos (tiene 18 años ya..). Desván y flor marchita, con el roble de fondo muy marcado. Final delicioso aromáticamente, fruta acompotada y madera en perfecta sintonía. Incluso un sutil matiz a coco nos viene al final. Intensidad alta y grandioso en complejidad (95).

GUSTATIVA: Un punch espeluznante. La acidez parece que no está, pero enseguida impacta al paladar, aderezada con un tanino que parece explotar tras el primer sorbo. Carnoso, con mucho cuerpo, con un paso por boca frutoso donde los haya, señorial y muy bien estructurado, dando paso a un retronasal con los omnipresentes matices de fruta y madera. Post-gusto delicioso, qué vino más bien hecho. Esos tres años de crianza y su alta extracción le confieren una gran estabilidad y mucho qué mostrar... Al final, cómo no, aparece el roble como protagonista, como debe ser, o al menos como a mí me gusta... Reserva clasicote, en un momento álgido, muy cerca de su clímax. Ese aporte de garnacha, como siempre decimos, creemos que es una de las claves de su longevidad. Magnífico, fantástico, muy recomendable!! (95).

La RCP es excelente. Estas botellitas nos costaron unos 18 euros, muchísimo menos de lo que valen.

MARIDAJE: Lo estrenamos con unos solomillitos de cerdo con ajonjolí y salsa de guanábana al tomillo. Otro día acompañó un rico arroz al horno, y nos lo terminamos con nuestro surtido de queso curado, jamón y embutidos ibéricos de los lunes. Una vez más el maridaje con el quesito manchego, el jamón y los embutidos es insuperable. Notas lácticas intensas, grasas y cárnicas, perfectamente armonizadas por la frutosidad y los delicados apuntes amaderados de nuestro magnífico Ardanza. Una gozada amigos!!

VIDEOCATA:  https://youtu.be/nbfrsHYGyYA

Salud-os!!

Color rojo granate de ribete algo más teja, capa media.

Intensidad media, aunque está reducido parece muy equilibrado y con complejidad,  fruta madura compotada, muchos descriptores con la misma intensidad dando complejidad a la nariz, agradable, fruta negra, lácticos, leves terciarios, cueros, tabacos, mueble viejo, cárnicos, betún. Notas balsámicas y licorosas con el tiempo, flor seca, mueble viejo, juanola, regaliz

Boca con la acidez más alta de los cuatro, con cuerpo medio en fruta y madera y paso fluido, vino suave y con volumen, potente, amargo final que hace el vino largo. Es un vino muy rico aunque en el centro de la boca le faltaría algo más de fruta. Vino armónico y bueno. Final medio menos. Y menos redondo en boca que el 2008.

Volvemos sobre este vino y es el primero que abro en mis vacaciones de verano en España. Abrimos la botella (tapón excelente) una horita antes de su cata y servimos a 17°C:

VISUAL: Presenta un intenso color picota rojizo con el ribete rubí y algo atejado. Lágrima abundante, densa y transparente (92)

OLFATIVA: A copa parada sigue mostrándose frutal con notas de mermelada (moras y arándanos) y de guindas en licor. En movimiento aparecen aromas especiados de pimienta y clavo a los que siguen apuntes balsámicos ligeramente mentolados y un puntito mineral muy elegante. Terciarios nobles, tabaco inglés, roble y notas de cacao. Nariz de intensidad media-alta, de extraordinaria complejidad con un perfil muy clásico, muy riojano (93).

GUSTATIVA:  Mantiene un ataque explosivo, contundente y de gran amplitud. Tacto graso, denso con un paso por boca aterciopelado, muy suave y de mucha frescura. Su acidez descomunal, muy alta, y los taninos presentes aunque bastante dulces. En retronasal apreciamos su mineralidad, las notas acompotadas y las guindas en licor con un final dulzón maravilloso, muy agradable. También encontramos notas especiadas de canela y vainilla que redondean el post-gusto. Su persistencia alta, de casi tres minutos. Una boca espléndida, puro equilibrio y elegancia evolucioando de manera excepcional por lo que estoy convencido que se convertirá (si no lo es ya) en un vino excelso (95). Pensaba que no me quedaban más botellas del 2004 pero afortunadamente apareció ésta. Qué alegría!!

La RCP me mantengo en que es excelente. Vale mucho más que los 18 euros que costó.

Maridamos nuestro Ardanza con un espectacular arroz al horno "al estilo de mi cuñao" que le pone unas morcillas y unos chorizos para relamerse, muy rico. La acidez de nuestro vino fue la necesaria para suavizar los potentes sabores de los embutidos y a la vez su finura la justa para ensalzar los matices de tan exquisito arroz. Una gozada!, gran acierto este maridaje. 

Gracias Miquel y Salud-os!!

Y acabamos con el último de los cuatro vinos de la cena de Nochevieja (El Vínculo 2004, Club Lealtanza RVA 2005, Chateau le Prieure 1999 y este Viña Ardanza RVA 2004). Se abrió hora y media antes. Tapón perfecto, largo, compacto y ligeramente tintado (unos dos milímetros). Servimos a 17°C:

VISUAL: Viste de color rojo picota, de capa media-alta, con una ligera turbidez y de ribete atejado. Lágrima viscosa, transparente y fina (89).

OLFATIVA: A copa parada sigue mostrando intensas notas a fruta madura (moras y grosellas). En movimiento empieza un baile aromático; matices florales a rosas rojas, especiados de canela y vainilla, balsámicos de eucalipto, y recuerdos herbáceos a montebajo (tomillo). Los aportes terciarios son básicamente tostados de la barrica y finos apuntes de cacao, cuero curtido y tabaco inglés. Al final un toque mineral delicioso a cantos rodados y tierra mojada. Nariz excelente, compleja, fina y elegante con una alta intensidad (94).

GUSTATIVA: En boca tenemos un vino con buen ataque, elegante, amplio y muy lácteo. Su acidez media-alta con los taninos muy dulces. El paso por boca amable donde los haya, fresco, sedoso y aterciopelado. En retronasal recuerdos afrutados, notas especiadas y apuntes minerales. De persistencia muy larga, casi cuatro minutos, una delicia para el paladar, un final dulzón que te deja con ganas de un siguiente trago. Dos añitos después nos encontramos un "peaso" reserva, un Viña Ardanza evolucionado muy positivamente, redondito, redondito, el mejor de la velada a mi parecer. Estoy seguro que le quedan muchos años por delante aunque creo que es la última botella que me quedaba de esta añada, penita grande... Vino para recordar (95).

La RCP la subo a excelente, 18 euros por esta joya ¡es un chollo!

Guardamos este vino para el final de la cena, para acompañar un suculento lechal al horno. Maridaje espectacular, carne jugosa y tierna perfectamente armonizada con este elegante vino sedoso y redondeado. Apoteósico final gastronómico para tan señalada fecha. ¡Grande este Viña Ardanza, muy grande!
Salud-os!!

Color picota oscuro menisco atejado, capa media, limpio, brillante, lágrima densa y fina.
En nariz se encuentran aromas de buena intensidad con predominio de la crianza con presencia de especias (pimienta y clavo), chocolate, vienes los aromas de frutos rojos y negros maduros, toques florales sin predominar la madera sobre la fruta pese al tiempo pasado.
En boca es fresco, cuerpo meido, bien de fruta, correcta acidez, taninos maduros que no agobian, equilibrado más que intenso. Buena persistencia.

Llama la atención la amplitud de esta cosecha que ha tenido una difusión muy amplia.

Me ha gustado catar este clásico, del que guardo algunas botellas de esta añada para el futuro. Tenía un recuerdo excesivo de este vino. Otras añadas cargadas de madera, terciarios, puros y cuero. Me encuentro un vino clásico, como no podía ser menos , pero en donde los terciarios, permiten la expresión de la fruta. Una fruta en sazón, rica y exuberante, junto a especias dulces y su consiguiente carpintería. Presenta una boca agradable, ligera, sin excesos a´cidos, calurosa incluso. Me gustó.

Quizás no tan pulido como el de 3/8, pero es un vino elegante, muy cñasico, con unos taninos muy domados, elegante y que aún le queda mucho tiempo para disfrutarlo. Un clásico muy agradable. Color rojo terroso, brillante, se le notan los años. En nariz aromas a frutas rojas, madera, especias, notas balsámicas y piedras humedas. En boca entra muy bien, es un vino elegante, carnoso, frutal, notas de campo húmedo, mineralidad, especias, tostados, un sinfin de sabores que dejan una sensación muy agradable. Final largo y amplio. Está muy bueno.

Esta botella la tenía guardada hace tiempo y encontré por fin la ocasión para descorcharla y, sobre todo, disfrutarla muchísimo.

Es un vino que tiene empaque, historia de una bodega detrás y que representa los valores de una Rioja tradicional, pero no por ello anticuada ni rica en sabores y matices.

Se presenta con un color rojo picota ligero, con un ribete atejado y una capa más alta (media-alta) de la esperada. Lágrima densa, transparente, abundante...

En nariz hay que darle tiempo y te empieza a seducir con sus matices, sus hechuras de excelente vino. Aparece fruta madura en licor, especias dulces, pimienta jamaicana, tabaco, balsámicos muuuuy ligeros, refrescantes... La madera se presenta de forma muy elegante en forma de tostados suaves, cacaos.

Ya desde que coges la botella deseas que legue este momento, el de poder degustarlo, disfrutar, divertirte con esos ricos matices. Es un vino denso, con una fruta que empieza a tener un perfil licoroso, finura, suavidad, especias dulces, mineralidad, pimienta jamaicana. La madera está presente, pero es una gran compañera dada su finura. Es un vino carnoso, con una acidez muy buena y un postgusto largo.

Un vino del que no te cansas nunca. Rico y con fundamento y una larga vida por delante!

Picota rojizo con borde teja y capa alta. Ni muy limpio, ni especialmente brillante.
Gran nariz, compleja y clásica que inequívocamente revela su lugar de procedencia y el estilo de la Bodega. Fruta negra madura, toques terrosos, especias dulces como la canela, tabaco, cueros, hojarasca, madera vieja y mineralidad.
Boca contundente, con un paso algo más denso que en anteriores ediciones, que agarra y que ofrece una acidez muy buena. Taninos dulces. Alcohol y barrica presentes. Ciruelas, canela, toques ahumados, terciarios y a piedras.
Final largo.
Muy bueno, pero muy hecho, no sé hacia dónde evolucionará. Me quedo, quizá por finura, con el 2001.

Botella tomada en restaurante.
De color rojo picota de capa media, ribete en tonos teja y lagrima densa y transparente.
En nariz se aprecian aromas de fruta roja en licor, finos tostados y ahumados, especias, tabaco, cueros y algo de madera húmeda y vieja.
En boca tiene una entrada ligera y fresca dada su gran acidez, taninos bastante redondeado y un postgusto largo, ligeramente licoroso, especiado, metálico y con mucha fruta roja ácida.
La verdad es que me ha sorprendido muy gratamente y se le augura un gran potencial de guarda.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar