Viña Arana Reserva 2005

Vino Viña Arana Reserva 2005

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
94
Puntuación Media:
8,8
Calidad-precio:
8,3

Bodega: Bodega La Rioja Alta S.A.
D.O./Zona: D.O.Ca Rioja
País: España
Tipo de vino: Tinto
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 12,80%
Varietales: Tempranillo 95% y Mazuelo 5%
Precio aproximado: De 10 a 19,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: Vendima manual en cajas de 400 kg y transporte refrigerado. Fermentación y maceración en inox. durante 15 días. Fermentación maloláctica durante 44 días. Crianza de 3 años en barrica de roble americano de una edad media de 3,5 años, con 6 trasiegas manuales. Embotellado en noviembre de 2009.

Varietales: Tempranillo 95% y Mazuelo 5%

Consumo: 2012 - 2021

Envejecimiento: Intervalo de consumo recomendable: 2012 - 2021.

8 Opiniones de Viña Arana Reserva

Granate de buena capa con destellos granate. La nariz es intensa, bien perfilada, encontramos toques de canela y algún apunte avainillado sobre un fondo de fruta roja en sazón y algún recuerdos especiado. Hay también cueros finos y suaves tostados. En boca tiene buen ataque, cuerpo medio, ligeros suaves, bastantes sensaciones tostadas, tanino vivo, todavía con alguna arista por pulir, largo y estructurado. Un vimno de crote moderno con atractivas pinceladas de corte clásico...

Vamos con este vino año y medio después de la última valoración. Abrimos la botella y la dejamos airearse media hora previa a su cata que realizamos a 17°C.

VISUAL: Sigue mostrando un tono rojo picota de capa media-alta con el ribete burdeos ligeramente atejado. De lágrima densa, lenta y transparente. El aspecto de esta botella es ya el de un reserva (89).

OLFATIVA: Notamos aromas frutales y persisten los especiados. Las notas cárnicas han desaparecido y en general se aprecia un bouquet mucho mas fino, elegante, en donde los aportes terciarios predominan, vainilla, tabaco, cuero ruso, cacaos y una vez más muestra los frutos de su crianza, maderas finas, roble y abedul así como recuerdos de duelas envinadas. Exquisita complejidad, cada aroma está en su sitio, perfectamente identificable y de una alta intensidad (91).

GUSTATIVA: Cuando nos lo llevamos a la boca nos llevamos una enorme sorpresa. Nos encontramos con un vino de una factura impecable, redondo, amplio y opulento, con una notable acidez y con los taninos muy dulcificados. El ataque es bueno y el paso por boca es pura seda, lácteo y muy agradable. En retronasal se muestra claramente frutal aunque también apreciamos notas de guindas en licor y algo de regaliz. De persistencia alta, unos tres minutos. Se ha redondeado maravillosamente convirtiéndose en un gran vino, recordando a los 904... de impecable factura. Desde luego esta tercera botella ha sido la mejor con diferencia, una delicia, sobre todo en boca, de una elegancia exultante (93). Creo que nos queda una última botella todavía... veremos como evoluciona, espero que siga redondeándose más si cabe.

La RCP la subo a excelente pues se ha convertido en un vinazo y por tan solo 14 euritos que costó.

Lo maridamos con embutidos de Terrassa, catalana, butifarra negra, butifarra d´ou y fuet. Espectacular combinación entre este glorioso reserva y tan suculentos embutidos artesanales.

Yo no le veo la modernidad por ningún sitio, como no sea en su carga frutal licorosa y almibarada, no importa , me gusta. Me gusta verlo crecer en copa con sus 10 añitos. mo surgen sus matices especiados, dulzones, sus maderas, la carpintería, el tabaco, los puros. Me gusta su boca sutil su progresiva potencia. Lo de siempre, sólo que ahora me gusta...

Nos hemos traído una botellita de este Rioja Alta para disfrutarla por estos lares. Lo abrimos una hora antes de su degustación y lo servimos a 17°C. El tapón, como el anterior, perfecto.

VISUAL: Viste de un rojo picota de capa media-alta con el ribete burdeos. De lágrima densa, lenta y transparente. Esta segunda botella muestra un color mucho mas "joven" que la anterior.

OLFATIVA: A copa parada sigue mostrando su carácter frutal fuerte y apreciamos unos especiados de pimienta rosa y vainilla muy claros. También percibo aromas cárnicos. Al agitar aparecen los terciarios, esa madera que tras 36 meses de crianza ha dejado su huella inflexible. Cuero curtido, tabaco, chocolate y roble, mucho roble. También las notas licorosas vuelven a aparecer. En esta ocasión la intensidad es alta y de una complejidad notable. Excelente nariz, mejor que en la primera botella.

GUSTATIVA: En boca presenta una buena acidez, los taninos marcados pero sin molestar. El paso en boca es goloso, carnoso y potente. Esta botella no está tan redondeada como la anterior, aunque sigue mostrándose cremoso y suave. En retronasal aprecio, ahora si, esas guindas en licor, unos toques florales a rosas rojas y unos recuerdos cítricos. La persistencia es larga y la astringencia presente. Vamos, que unos añitos de botella le sentarán genial. Curioso, ambas botellas compradas a la vez y diferentes sensaciones, tanto en boca como en nariz. En esta ocasión le bajo unas decimitas la puntuación, pero porque considero que le falta algo más de botella aunque en visual y olfativa mejor que la anterior botella.

La RCP lo dicho, muy buena.

Lo tomamos acompañando a un guisado de cordero en su leche de coco, mango y masala de cardamomo, cilantro y fenogreco. Un plato que nos encanta y marida perfectamente con este reserva riojano (Fotos en comentarios). Poquito nos queda, 11 y bajando. En Navidad volvemos a casa, como el turrón...Madre mía, que ganas!!

Catamos este vino del cual nos agenciamos algunas botellas para guardar, pues tiene 3 añitos de barrica que ya quisieran algunos grandes reservas tener. Esta botella fue degustada a 17°C el día siguiente de su apertura, tras haber sido convenientemente conservada al vacío. El tapón presentó un estado magnífico.

VISUAL: Color rojo cereza virando a burdeos, de capa media, con poca diferencia con el ribete, aparentando mas vejez de la que tiene. Presenta algo de turbidez y una lágrima abundante y densa.

OLFATIVA: A copa parada hay guindas en licor y se muestra clara la fruta roja en compota. De intensidad media. Al agitar aparecen notas terciarias del roble, tabaco, cuero, cacao y unos finos especiados de canela y vainilla. Los tres años de barrica han aportado lo suyo. Un Rioja muy reconocible en nariz. Un único pero...le falta un pelín de intensidad.

GUSTATIVA: En boca es fresco y muy amplio, de notable acidez y con los taninos dulcificados. Maravilloso en boca, bastante redondeado ya, mejorando la nariz. En retronasal aprecio notas florales acompañadas de fruta roja en compota (mermelada de ciruelas) con un agradable recuerdo avainillado. Es delicadamente licoroso, sin excesos. De persistencia larga, más de un minuto. Un Rioja 100%, un clásico entre los clásicos. Para guardar aun algunos añitos más, en 2017-2018 creo que estará pletórico. Me encanta este vino, proveniente de una de las pocas bodegas riojanas que todavía se regocija en la crianza de sus vinos, y eso es de agradecer sin duda. Buen trabajo en Rioja Alta, si señor.

La RCP es muy buena, pues por 14 euros tenemos un reserva con 36 meses de barrica.

Lo acompañamos de un excelente estofado de ternera con caracoles y rovellones, un maridaje muy logrado, la acidez de este Arana le fue fantásticamente al guiso. Que delicia!!

Color rojo picota con capa media, borde ligeramente yodado.
Intensidad aromática media, toques de especias, tabaco, caramelo, chocolate, con el paso del tiempo aparecen los frutos rojos.
Cuerpo medio con bastante equilibrio, fresco, y finalmente aparece esa acidez que hace tan característicos a los vinos de la zona de Rioja alta.
Vino para disfrutar comiendo un buen chuletón.

ANÁLISIS & CATA. Viña ARANA Reserva 2005. Estreno de añada y de etiqueta para reflejar aún más la filosofía de los vinos que están elaborando. Una cosecha excepcional para un vino de siempre. Siempre especial. Tres años en barrica y dos en botella descubren su finura y su elegancia. Toda la pasión de un Rioja, intemporal, siempre Viña Arana. Un vino a medio camino entre el clasicismo y la modernidad. Su larga crianza le permite expresar los matices tan característicos de los vinos de Rioja, tan semejantes cuando hay calidad a un buen burdeos, en lo que oxidación se refiere.

Los aromas terciarios debido a sus años de permanencia en barrica son dominantes, un complejo conjunto de aromas con base en maderas viejas, cacaos, ahumados y cuero nos descubren Rioja. La fruta aparece por las notas de licorería y finas endrinas. En boca se sedoso, suave, con una rica acidez que le aporta frescor y un buen final. Sin duda un buen exponenete para mostrarnos la Rioja de siempre en el Siglo XX

CREAMOS Momentos. CREAMOS Emociones

La propuesta nos llega desde el Restaurante La Embajada de Valencia con un plato de Presa ibérica de bellota, parfail y hongos.

Catado en LE Bouquet Reserva Privada con 90.5 puntos en La guiadevinosXtreme.es y galería fotográfica en http://www.akatavino.es/portfolio-items/vina-arana-reserva-2005-91-puntos

Desde principios de la década de los años 2000 la Rioja Alta ha cambiado significativamente la filosofía de sus vinos. Algo que ya empezó a notarse en el Viña Ardanza Reserva Especial 2001 pero que realmente empieza a observarse en mayor medida a partir de las añadas 2004 y 2005. Este Viña Arana 2005 es una clara muestra de ellos. Con una intensidad de color mayor a la habitual y un carga frutal especialmente notable en la fase olfativa pesar de sus tres años de crianza. En boca es más rotundo que en añadas anteriores, con más peso y carnosidad. Veremos su evolución en los próximos dos o tres años.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar