Gran Reserva 890 Selección Especial 2001

Vino Gran Reserva 890 Selección Especial 2001

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
97
Puntuación Media:
9,4
Calidad-precio:
7,0

Bodega: Bodega La Rioja Alta S.A.
D.O./Zona: D.O.Ca Rioja
Tipo de vino: Tinto
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 13,50%
Varietales: Tempranillo (95%), Graciano (3%) y Mazuelo (2%)
Precio aproximado: De 50 a 99,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: Minucioso proceso de selección de uvas y, posteriormente, de vinos para su crianza durante 6 años en barricas artesanales de roble americano. Tras 12 trasiegas, selección de barricas que irán al coupage definitivo. Embotellado en marzo de 2008.

Varietales: Tempranillo (95%), Graciano (3%) y Mazuelo (2%)

9 Opiniones de Gran Reserva 890 Selección Especial

Visual:

Rubi con ribete teja. Lágrima acuosa.

Olfativa:

Nariz de buena intensidad. Lácteo, fruta escarchada, balsámico, tierra mojada y hierbas aromáticas. Mueves la copa y notas el cacao amargo, se torna más mineral, salen las especias, frutos secos y cueros finos.

Gustativa:

En boca es muy sabroso con notas de fruta madura y puntas de flores, ahumados, es licoroso, amable, equilibrado, el tanino es dulce, la acidez buena, el final amargo y muy persistente. Elegantísimo en boca.

* Catado y disfrutado en casa de un buen amigo. Invítame cuando quieras!!! ;-)

Tomado el dia de Navidad junto con el Roederer rose 2008. Este vino también hizo los honores. Un Rioja muy especial, profundo, elegante, complejo y muy placentero. Color rojo rubí brillante, oscuro y con su ribete anaranjado fruto de sus años de crianza. Muy bonito. En nariz muestra unos aromas muy agradables, muy intensos a buena madera, tabaco, frutas del bosque y hierbas aromáticas. Unos aromas que recuerdan los buenos clásicos de Rioja pero más intensos y profundos. En boca es también profundo, muy estructurado, con unos buenos taninos, dulces y muy integrados. Un gran vino elegante, fresco y muy largo. Muy bueno.

aquella mini vertical de gran reserva 890
Rojo cereza de ribete en evolución, capa media baja.

Intensidad media baja, muy fresco, fruta negra, regalices, huele a puro tempranillo!!, acompañado de especias dulces como vainillas, algo de pimientas, cueros, tostados, tabaco y final balsámico, le falta desarrollo en botella pero tiene buena pinta.

Boca de la casa, suave, con madera aún por integrar pero que no es excesivamente secante, tiene acidez, fruta fresca y es cremoso, le falta la doma de la botella, esperaremos otros años para ver como va.

Quizá sea algo más moderno que otros hermanos suyos pero gusta.

Rubí con ribete rojizo y capa media-alta.

Nariz de media intensidad y una enorme complejidad, que agradece el aire para expresarse. De una enorme limpieza y definición frutal, de una fruta bien madura, con un fondo especiado y balsámico, apuntes minerales, regalices, granos de café, tabaco, ahumados, tonos herbáceos…arrasa por su perfecta definición y no hará más que ir ganando.

En boca es un vino enorme, de un equilibrio apabullante, todo en su lugar, acidez, estructura, redondez, longitud, un vino que pese a su indudable juventud ya nos va dando muestras de lo grande que es. Final de frutas maduras, especias y ahumados, con un tanino presente pero noble, se nota a la legua la enorme añada y el preciso trabajo. Persistente.

La Rioja Alta clavó la añada 2001 en sus vinos, desde Viña Ardanza pasando por el maravilloso 904 y culminando en su obra magna, este impresionante 890 que resume lo que debe ser un Rioja de época a caballo entre dos estilos en una añada casi perfecta. La impresión que da es que aguantará decenios mejorando, pero es tan grande que incluso ahora puede disfrutarse. Quizá el mejor Rioja del Siglo XXI que hemos probado hasta ahora. Excepcional.

Rojo acerezado de capa media-baja.

Nariz intensa, finisima y al tiempo firme. Con notas de hojas secas, trufa, tabaco rubio, todavia algo de fruta roja timida detrás.

Entrada amable, sedosa y aterciopelada. Cuerpo medio, elegante y armonioso, equiibrado. En boca su retronasal es muy marcado, apetecible y disfrutable pero al tiempo te explica que su evolución será exponencial, que lo mejor está por llegar. Final muy largo.

Color rojo ocre con destellos marrones. Ribete teja, transparente. Vino con envejecimiento.
Aromas a cognac viejo (armagnac). Notas de roble americano de Tenesse. Aromas a maíz (fermentación) de mazorca.
En boca es un sabor licoroso y a pegamentos. No se ha decantado. Sabe en su recuerdo al Pomerol y a campos de flores (lilas y violetas).

Como comenta por ahí abajo Mr. Contreras esto de "Selección Especial" tiene diferentes lecturas según la bodega. Conocinedo el trabajo de la Bodega y el nivel de los 890 está claro que al vino se le espera un "plus". Bastante abierto en color, capa media/alta y ribete bastante atejado. La nariz es de media intensidad, y su moderada potencia se ve más que compensada por notable complejidad, por las notas de frutilla roja, fresca y licorosa, los toques de barniz de mueble viejo, los ligeros tostados, los reucerods especiados y el fondo balsámico. Enboca el ataue es bueno, el paso fluido, la sensación tánica es de ligereza.... ¿en declive? No, la excelente sensación de acidez muestra un vino con proyección pero en un estilo mas "clásico". Estructura firme pero ligera, bastante longitud y muy buena definición. Muy fino!

Sorprende ya de entrada por su profundo color granatoso de capa media-alta, oscuro, tapado. Inusualmente cubierto para un 890, incluso en el momento de su salida al mercado. Límpido, brillante, con tímidos reflejos rojizos. Borde estrecho, anaranjado, con marcada diferencia respecto al menisco.

En nariz rezuma juventud. Es todo potencia y exageración. Viene nervioso y cargado de notas tostadas, tripas de habano, maderas exóticas - perfumadas (cedro, sándalo), ceniza, que empujan sin lograrlo una cantidad enorme de fruta negra madura, con una punta vegetal, casi apimentonada, y un fondo de hojas de laurel y hierbas aromáticas. Apabulla en todos los sentidos pero de tanta intensidad se pierden los detalles.

En boca es de tacto sedoso pero concentrado y sápido, especiado, sólido como el granito. Convence: lo tiene todo!! Su acidez es hiriente, vengativa con nuestro paladar, sosteniendo un ensamblaje de fruta y madera, apenas avainillada, en su justa medida. No le falta brío, va sobrado de energía. Fresco, lleno, vibrante, con taninos firmísimos que el tiempo no ha ni comenzado a erosionar. Placer embotellado!!

Primer vino probado de 2001, cambio de siglo, y no podía ser de otra manera que de la mano de un 890 de La Rioja Alta. Lo que encontramos es prometedor y comenzamos a pensar que la cosecha de 2001 no sólo dio memorables medias crianzas y excelentes reservas. Teníamos muchas dudas pero parece que estamos ante una de las grandes añadas. Se verá... La impresión general es de tener en la copa un artefacto bien armado, sólido, con una extraordinaria materia prima pero absolutamente crudo. Aún está por hacerse. Quien busque un gran reserva riojano al uso, civilizado-amable-fácil de beber, con éste se sentirá defraudado. Estamos ante el augurio de algo muy grande que puede llegar si tenemos paciencia y nos hacemos con unas cuantas botellas ahora mismo. Este vino va a desaparecer en poco tiempo.

Más información del vino: http://vinosclasicos.blogspot.com.es/2014/12/la-rioja-alta-890-seleccion-especial.html

Estamos acostumbrados a ver muchos vinos calificados como de "Selección Especial" que no dejan de ser meras estrategias de marketing. En este caso, todo lo contrario. Es un vino verdaderamente seleccionado y muy especial.

A la vista se muestra con un bonito color rojo rubí, bastante cubierto a pesar de su edad, con un ribete anaranjado y brillante. En nariz se muestra con una intensidad desbordante, con una primera atención hacia las notas terciarias de la crianza con aromas de maderas nobles (cedro), caja de tabaco, especias (vainilla, clavo, coco), chocolate, menta y notas balsámicas que, con oxigenación abren el abanico hacia las notas de frutas negras maduras, flores secas y hierbas aromáticas (tomillo). En boca tiene una gran estructura y con peso pero, al mismo tiempo, con un paso fluido con unos taninos bastante pulidos y muy bien integrados, muy elegante y complejo, con mucha frescura final. El retronasal es larguísimo, con recuerdos entremezclados de toda la complejidad de aromas percibidos en la fase olfativa inicial. ¡Un gran, gran vino!

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar