Rioja Alta Gran Reserva 904 2001

Vino Rioja Alta Gran Reserva 904 2001

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
96
Puntuación Media:
9,3
Calidad-precio:
8,8

Bodega: Bodega La Rioja Alta S.A.
D.O./Zona: D.O.Ca Rioja
País: España
Tipo de vino: Tinto
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 12,50%
Varietales: 90% Tempranillo y 10% Graciano
Precio aproximado: De 20 a 29,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: El vino Rioja Alta Gran Reserva 904 2001 está elaborado con uvas de viñedos de más de 40 años. La crianza es de 51 meses, desde febrero de 2002 hasta mayo de 2006, en barricas de roble americano con 4 años de edad y fabricadas por la propia bodega. Además se realizaba dos trasiegos anuales. Embotellado en junio de 2006.

Varietales: 90% Tempranillo y 10% Graciano

25 Opiniones de Rioja Alta Gran Reserva 904 2001

Atractivo color rojo rubí de intensidad media. En nariz se muestra sugerente, elegante, fino y delicado. Los aromas de vainilla se mezclan con los de tierra húmeda, chocolate, cueros y cedro. En boca tiene una buena estructura, un buen desarrollo y un largo recorrido. Final fresco fruto de una buena acidez. De corte relativamente clásico y muy elegante.

Cumple con la mayoría de edad.

Color granate vivo de ribete algo anaranjado, muy vivo, capa media.

Intensidad media alta, notas de fruta fresca y madura, notas ´lácticas y de avellana, algo de fruto seco,  fruta y madera, toque de ciruela fresca, tabaco, caja de puros y cueros, leve caldo de carne, gran nariz explosiva, after eight,

Boca suave, es el 1994 pero con 40 años por delante, muchísima acidez, muchísima fruta, amplitud y nervio, volumen, tacto vivo y sedoso, sabroso, gran final, poderío sutil y perdurable, vinazo!!!, poco ostentoso y si muy elegante. Para tomar o guardar otros 18 años.

Boca estratosférica, limpio y potencial para largo.

Botella bordelesa típica de La Rioja Alta 904 Gran Reserva.

Corcho no muy largo pero sí de calidad y buen grosor bañado en vino hasta casi 1/3 del mismo. Huele muy bien.

Abrimos 2 horas antes sin decantar. Posteriormente, para darle vidilla (pues aunque el vino no estaba cerrado, se iba a beber relativamente rápido entre varios comiendo una paella), lo decantamos cuidadosamente en un decantador de base no muy ancha.

Servimos a unos 16-17ºC.

Visual

Rojo picota-cereza con reflejos ligeramente pardos, de capa media-alta tirando a alta, ribete cereza-transparente con muy leves destellos atejados casi imperceptibles aún, limpio, brillante y con bonita, fina y abundante lágrima de lenta caída. 

Estupenda visual con casi 18 años. (9,5)

Nariz

De intensidad media-alta con muchos frutos rojos y negros maduros, especias, balsámico-mentolados, potentes ahumados, tostados de finas maderas, regaliz, tabaco rubio y de pipa, torrefactos, ligeras notas herbáceas, cantos rodados y tierra húmeda junto a un punto mineral y algo de laurel que lo redondea estupendamente bien. 

Muy buena nariz. (9,3)

Boca

Ataque expansivo y de notable potencia y peso para el estilo de vino, seco, acidez muy elevada, muy fresco y de bastante volumen, densidad media tirando a media plus, buen cuerpo y estupenda estructura. 

El paso por boca es muy equilibrado, redondo, sabroso y elegante, con taninos muy poderosos y con mucho margen de evolución aún pero ya sedosos, carnosos, elegantes y aterciopelados. Una delicia de paso por boca. Ni una arista.

El final es largo y muy persistente, con notas de frutos negros maduros, especias, herbáceos, tabacos y mentolados en un retrogusto y retronasal espectaculares. 

Gran boca. (9,6)

Gran vino este La Rioja Alta 904 Gran Reserva 2001. Añada tremenda. En gran momento de consumo pero con muchos años de vida potencial (mínimo 12-15 años más).

Lo compré en su día por 29€. Gran RCP para lo que costó.

Estupendo tinto para el Día de Año Nuevo de 2019.

(Vino que ha experimentado una gran subida de precios: los actuales, 2007 y 2009 cuestan ya entre 36-50€, los he probado, están muy buenos pero no llegan al nivel de la añada 2001 y su RCP es notablemente menor).

Teníamos una comida con unos amigos en mi casa y les prometí tres buenos vinos para amenizar una buena paella veraniega. Escogí algo variadito: un Barolo de 1967 (que salió rana), este Rioja Alta 904 reserva del 2001 y un Valbuena de 1990. Abrí las botellas 3 horas antes de que llegasen y me puse a catar a las dos horas.

El tapón de este 904 salió perfecto con el abridor de tijeras, ligeramente tintado (un par de mm desde su base), compacto y largo. Catamos a 17°C:

VISUAL: Color rojo picota de capa media-baja con un amplio ribete teja-anaranjado. De escasa lágrima, densa, transparente y muy lenta (85)

OLFATIVA: En nariz es delicioso, aromas frutales a compota de fresa de una elegancia sublime. Al agitar nos trae recuerdos balsámicos a eucalipto, chuches de fresa, apuntes mediterráneos de montebajo (tomillo y romero), especiados (nuez moscada, canela y vainilla) y al final finas notas terciarias de cuero curtido, cacao en polvo y duelas envinadas. Exquisito bouquet, con un fondo amaderado fruto de sus 51 meses de crianza que armoniza el conjunto maravillosamente. Intensidad media de asombrosa complejidad (92).

GUSTATIVA: En boca es superlativo, más que amplio es vasto, espacioso y de una cremosidad y finura admirables. El paso por boca pura seda, muy agradable. Acidez comedida con unos taninos aterciopelados que le aportan nobleza y equilibrio. Retronasal delicioso con recuerdos a caramelos de fresa, a especiados de canela y un fresco apunte floral de violetas. Elegancia y señorío definen este portento fruto de un delicado y pausado ensamblaje entre la fruta y la madera. Lo veo en un momento perfecto de consumo aunque bien es verdad que tiene pinta de aguantar en todo lo alto muuuuuchos años más. Persistencia brutal, algo más de tres minutos. Vinazo con todas las letras del cual tengo una cajita a buen recaudo para ir siguiéndolo con toda mi atención. Gran 904, muy grande!! (94).

La RCP la subiré a muy buena, pues creo que está evolucionando de un modo fantástico y empieza a valer los casi 28.80 euros que costó.

Como he dicho lo maridamos con una paellita de pato con caracoles. La verdad es que nos lo empezamos a tomar antes de la paella y así tal cual, como aperitivo es una delicia. Eso sí, en combinación con la paellita fue fantástico, enorme hermanamiento: acidez, apuntes cárnicos y aromas de montebajo, pura armonía sí señor. Maravillosa velada con amigos y máxime si compartimos grandes vinos. Salud-os!!

Tres años después , nueva cata y nueva percepción . Lógicamente envejece, crecen terciarios y la fruta se muestra algo más apagada y tenue..No tan viva , ni fresca. En cualquier caso , un vino de referencia y una gran añada

     Concebido para durar mucho tiempo, se halla en sus primeros balbuceos. Por un lado, este vino es suficientemente atractivo para el consumidor actual que tiene prisa por consumir : después de todo, tiene buena pinta, huele bien y sabe mejor - para abreviar la historia, una eclosión de fruta roja golosa y un telón de fondo potentemente especiado. Por otro lado, siendo particularmente concentrado y cargado de potencialidades - aún inmaduro - puede dar remordimientos : ¿ por qué precipitarse tanto ? Comparándolo con riojas añejos, de una descomunal complejidad, no ha dicho su última palabra. De todas formas, los aficionados aclarados esperarán el momento oportuno - cita dentro de diez años - para probar otra vez este 904 y estimarlo en su justo valor : armémonos de paciencia.

Rojo rubí, ribete rojizo, capa media-alta.
No muy intenso en nariz pero con muchos matices, destacando ante todo su limpieza y definición, aun estando en fase primaria. Notas de frutas rojas bien maduras, especias, un punto mineral, balsámicos, ahumados, tabaco de pipa, granos de café. Con más aire surgen unos recuerdos de bosque húmedo y tierra mojada. Encantador.
En boca es pleno y directo, con mucho peso, se nota la gran añada. Todo está en su lugar, acidez, concentración, mucho estilo, un vino de concepción moderna pero con el indiscutible sello de la casa. Final largo y persistente, dejando recuerdos de frutas maduras y especias, con un tanino presente pero noble. Enorme equilibrio.
La Rioja Alta clavó los vinos de la excelente añada 2001, siendo este 904 un portento de clase y balance, un vino que se disfruta ahora en su fase inicial pero que estará en plena forma durante mucho tiempo, uno de esos Riojas de verdad que todavía pueden encontrase. Puro disfrute.

anaranjado de tonos teja y capa baja.

intensidad media, maduro y equilibrado, tonos de fruta licorosa, avellanas, hojarasca, sotobosque, pimiento rojo, ciruela, tabaco, notas animales, en fin que no para...

boca suave, sedosa, puro terciopelo, con buena acidez y paso, super largo.

Botella para brindar por el 125 aniversario de la bodega y cuya visita recomiendo

en breve vertical del 890......

De color rojizo granatoso de capa media-alta, muy extraído y limpio, luminoso, cubierto. Reflejos granadinos, brillante, refulgente, marcada sensación de juventud. Borde cobrizo, estrecho, diferenciado del menisco.

Con mucha presencia inicial. Viene de cara, directo, quizás excesivamente abultado. Cuesta definirlo pero la impresión es de estar ante un tinto "echao p'alante", rotundo hasta el exceso, opulento pero al tiempo contractorio por su entramada austeridad frutal y esos ademanes de fondo de extrema complejidad que no se veía desde hace mucho tiempo en un 904. No hay que dejarse engañar: tras la pirotecnia y la larga retahíla de descriptores se esconde uno de los vinos con más potencial que nos hemos llevado a la nariz en años. Se encuentra entre dos orillas, entre la opulencia e immediatez que muestran la mayoría de vinos del 2001 y la mesura que ha sabido imprimir La Rioja Alta a cada uno de sus tintos de esta cosecha. El núcleo central es de orden mineral, profundo, muy puro, casi inaccesible en este momento pero inconfundible. Parece estar susurrándonos: "dadme tiempo".

En boca no se sale del guión. Se parapeta en buenas maderas, tostados elegantes, taninos finos, maduro, especias y un largo etcétera de ropajes que lo engordan hasta parecer obeso. Aquí lo importante es su rocosa acidez y un nervio eléctrico que apenas deja ver lo que se esconde detrás. Sorprende escuchar lo que se dice de este vino: que si finura, sedosidad, redondez y otras lisonjas... Estamos ante un vino totalmente crudo que se guarda lo mejor para más adelante. Debería de estar reposando todavía en bodega. Un animal!!

Más información del vino: http://vinosclasicos.blogspot.com.es/2015/02/la-rioja-alta-904-gran-reserva-2001.html

Color rojo suavemente tonalidad marrón, ribete algo atejado, capa baja y fina lágrima bien abundante. Notable intensidad en nariz con unas intensas notas especiadas que se conjugan con una fruta roja bien madura, tostados bien integrados y algo cremosos que reflejan unas notas lácteas muy agradables, especias finas con canela en rama y pimentón dulce, notas avainilladas, frescos balsámicos con mentolados y tomillo recién arrancado, toque de pedernal muy curioso que le aporta cierta rusticidad junto con las notas de piedra húmeda con musgo mojado de fondo. Muy buena entrada en boca en el que abunda la elegancia y el equilibrio de principio a final, fruta roja bien madura y sabrosa con unos toques cítricos que le aportan este carácter tan vivaz que agradece en todo momento, muy buena acidez, suave recorrido con algo de nervio que agradece y le aporta cierta fuerza, fina estructura, taninos algo dulzones, tostados bien integrados y muy finos, especias dulces, balsámicos refrescantes (mentolados y algo de regaliz rojo), buena sedosidad, toques de caramelo de toffee y muy buena persistencia. Final medio-largo, postgusto de fruta roja madura y retronasal suavemente ahumado.

Más información en: http://www.elvi.net/2014/02/08/la-rioja-alta-gran-reserva-904-2001/

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar