Viña Ardanza Reserva 2005

Vino Viña Ardanza Reserva 2005

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
95
Puntuación Media:
8,9
Calidad-precio:
8,9

Bodega: Bodega La Rioja Alta S.A.
D.O./Zona: D.O.Ca Rioja
País: España
Tipo de vino: Tinto
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 13,70%
Varietales: Tempranillo 80% y garnacha 20%.
Precio aproximado: De 10 a 19,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: El tempranillo permaneció 36 meses en barricas de roble americano de 4 años de edad media y la garnacha redujo la crianza a 30 meses en barricas de roble americano de 2-3 vinos

Varietales: Tempranillo 80% y garnacha 20%.

11 Opiniones de Viña Ardanza Reserva

De color rojo cereza con matiz granate, capa alta, buena lágrima.

En nariz algo cerrado al principio, frutal y especiado, algo de cuero, ciruela.

En boca es suave, hay volumen, cuerpo, tanino cremoso y maduro que se hace notar, buena presencia de la acidez, vinoso. Equilibrio y estructura. Largo

Un vino en su plenitud, aunque ya tenía 16 añitos.
Necesita un rato de respiración para que dé lo que tiene de sí. Al principio estaba un poco cerrado.
A la vista es un rojo picota con ribete anaranjado, de intensidad media.
En nariz, al principio aparecen aromas similares a los de champiñones, por la oxidoreducción del tiempo que ha pasado en la botella. Posteriormente se va abriendo y desprende aromas de varias especias: vainilla, canela, pimienta, fruta roja muy madura o mermelada de ésta.
En la boca es intenso; entra suave, con un recorrido amplio, largo, agradable, redondo y con buen postgusto. Se aprecia un buen equilibrio entre alcohol y acidez. No puede dejar indiferente al que lo prueba.
Un buen vino reserva.

Hacia mucho tiempo que no cataba un Viña Ardanza y la verdad es que a pesar de no tapar para nada su procedencia y sus variedades, ha cambiado algo y ya no es tan "Rioja clasico".

La nariz es bastante clasica con los aromas de la crianza muy bien definadas (vainilla, coco), pero la fruta tiene mas protagonismo que en sus añadas anteriores, fruta negra y fresca, tambien aparecen aromas especiados y balsamicos, fondo mineral.

En boca es donde mayor diferencia le noto, tiene cuerpo, la crianza esta menos marcada, con gran carga frutal, marcados especiados (pimienta negra), chocolate, tanino pulido, buen final, agradable.

Color rojo cereza, menisco marronaceo, capa media, limpio, brillante, lágrima correcta.
En nariz hay buena intensidad de aromas de fruta roja y negra bien maduras, especias (canela), café, tostados y cueros, chocolate negro.
En boca tiene cuerpo medio, buena presencia de fruta negra muy madura, una acidez correcta, taninos buen integrados y maduros, especiados, café y chocolate, buena estructura y complejidad. Buena persistencia final.

Un Rioja clásico que hace ya unos años cambió buscando la modernidad y el nuevo mercado de Riojas. Y lo consigue.

Se muestra tal y como es desde el principio, franco, expresivo, te embriaga su fino y rico aroma especiado de un sabroso aspecto tostado, todo ello sostenido por una fruta madura bien sazonada, con poder y personalidad, una fruta roja jugosa y viva junto a la fruta negra algo confitada, la muerdes y la sientes con profundidad y espacio, con toques de complejidad de una buena crianza, repleta y sedienta de especias, con un leve toque a cueros, sale la hoja de tabaco, el regaliz, hoja de eucalipto que le da un trasfondo balsámico, frescura envuelta de nuevo en esa omnipresente y rica fruta, poderosa, carnosa.

En la boca sigue, continua el mismo camino, con jugosidad y frescura dentro de su marco serio y de fina crianza, con un tanino redondo y sereno, placido nada durmiente, con personalidad, vertebra se muestra por momentos bravo y vivo, todo ello con una acidez radiante, como arma y desata al vino lo aligera por momentos, esta todo bien tramado con la expresión frutal, la paladeas, es puro placer. Conforme el vino recorre la boca sale todo el contenido de la buena crianza en barrica en forma de especias y lo detallado en nariz, se entremezcla con esa rica fruta roja, te recuerda y te avisa de la enorme vida que tiene este vino, me uniré a él para saberlo.

He escrito la nota de cata mientras escuchaba este magnifico tema de Antonio Sanchez, de su último trabajo titulado The Meridian Suite, la canción es Pathways Of The Mind, saludos.

Creo que la descripción del Ardanza es un poco irrelevante. Ya hay mucho por ahí sobre su color de un vino con mucha barrica, una nariz con las notas frutales intermediadas por las notas secundarias y terciarias de caramelo, cuero, etc. Y en boca, después de un rato abierto, un vino muy equilibrado, con potencia y frescor a la vez. Que pasa bastante bien. Creo que un coste beneficio estupendo. Menos mal que tengo otra botella para tomarla más adelante. Aunque no tengo claro si puede mejorar mucho más.

Color rojo picota intenso, ribete granate. Lágrima densa.
Tarda mas de una hora tras abrirlo en alcanzar una buena intensidad, al inicio algo apagado. Combina muy bien la fruta roja con aromas tostados, cueros, vainillas... Muy fino, redondo.
En boca se presenta con buena acidez y taninos muy suaves, fácil de beber y muy agradable.
No decepciona a pesar de que tenía altas expectativas.

De color cereza de capa media con tonos cobrizos en su ribete.
Nariz compleja y bien madura de frutas en sazón (guindas, ciruelas), intensidad media, notas de canela, nuez moscada, caramelo de toffe, cuero viejo y café. Fondo de hierbas secas de monte, fruta roja en licor y chocolate.
En boca respondo con franqueza, maduro, sabroso, complejo y con buen equilibrio madera-fruta. Tiene nervio, textura algo densa y sabroso ataque afrutado, ahumados finos y fruta escarchada. A media boca destacan los tonos de bollería de chocolate, cueros y especias Los taninos aparecen sabrosos y dulces junto a una muy buena acidez que aporta frescura al trago. Postgusto especiado con tonos de fruta seca y dulce. Muy buena persistencia.

Voy a por un clásico que me ha dejado muy buen sabor de boca y me ha recordado los antiguos buenos vinos de La Rioja. Color rojo terroso cubierto. En nariz buenos aromas a fruta del bosque madura, especias y tostados de su buena crianza. En boca entra con buen cuerpo, muy agradable, los taninos muy pulidos, sedoso, elegante y fresco. Muy largo en boca. Muy buen clásico.

Rojo terroso con borde del mismo color. Limpio y brillante. Capa media.
Complejo y con un interesante abanico aromático. Fruta negra, pimienta, canela, café con leche, tabaco de pipa, madera vieja, humedad y mineralidad.
En boca nos ha parecido un vino hecho. En estos momentos ya lo disfrutamos plenamente. Excelente acidez, mayor aún que el 2004. Tanino dulce, barrica presente, alcohol bien trabajado. Mora, ciruela, pimienta de Jamaica, lácteos y piedras.
Final completo.
Un Ardanza de gran nivel, me ha gustado mucho. Por poco menos de 20€ podremos beber un Rioja clásico pero con pegada. Evolucionará durante los siguientes decenios, y dentro de veinte o treinta años, un amigo seguro que nos organiza una buena vertical.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar