Viña Ardanza Reserva 1994

Vino Viña Ardanza Reserva 1994

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
94
Puntuación Media:
8,8
Calidad-precio:
7,5

Bodega: Bodega La Rioja Alta S.A.
D.O./Zona: D.O.Ca Rioja
País: España
Tipo de vino: Tinto
Graduación (vol): 13,00%
Precio aproximado: Desconocido
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

5 Opiniones de Viña Ardanza Reserva

Picota con reflejos marrones y borde teja. Capa alta. Sin excesivo brillo ni limpieza.

La nariz mantiene el nivel. Se muestra interesante y con bastante complejidad. Fruta negra, especias dulces, sangre, caza, humedad, madera vieja, trufa y un final pedregoso.

En boca sin embargo lo notamos al límite. Se bebe (y se disfruta) sin problemas, pero pensamos que ya no va a dar más de sí y que está en fase descendente. La acidez y la viveza ya van bastante atenuadas. Madera, alcohol y tanino bien integrados. Paso delgado que todavía refleja el lugar del que procede.

Postgusto decadente de intensidad media.

Hace cinco años percibimos lo mismo. Una cosa es que se mantenga así un tiempo más y otra bien distinta es que pueda tener capacidad de mejora, algo del todo improbable. Una gran añada que ha llegado lejos.

 

Rojo cereza de cereza de capa alta y ribete ocre – teja. Magnifica nariz que juega con la sutiliza de los matices terciarios y la frutilla roja silvestre en confitura (zarzaparrilla) que con la decantación tiende a hacerse más madura. Aromas de sotobosque, tiza, balsámicos, de líquenes y ligeramente fúngicos, final especiado (pimienta) y donde se notan las sensaciones de maderas nobles pero siempre predominando esa frutilla del bosque pequeña bañada en piedra caliza. Tabaco, cacao mentolado y notas perfumadas que recuerdan a las flores blancas marchitas. En boca es rico, fresco, de excelente dimensión atlántica, con sabores integrados y rectilíneos que llevan al vino hasta un posgusto elegante y más sápido, fresco, que te invita a un abanico de maridajes relacionados con la caza de pluma. Retronasal quizás más oscura, donde salen las notas tostadas y de hollín. Un vino que está en fase de mejora en botella, ha puesto la velocidad de crucero automática y así se pasará unos años más (quizás décadas). La relación calidad precio es imbatible, estos vinos hay que comprarlos y guardarlos unas décadas para que te den ese valor añadido sensorial que los grandes clásicos de Rioja suelen dar de forma tan desprendida, rentable y placentera.

Rojo picota con trazas marrones y ribete teja. Apagado y con poso. Capa media.
Aromas eminentemente terciarios. Detrás de la fruta negra y de la madera vieja, resaltan notas a cueros, pelo mojado, caza, sangre, humedad, tabaco de pipa y desván.
Boca madura, con unos taninos dulces y una buena acidez. Poco rastro alcohólico y pronunciada presencia de barrica. Paso envolvente de intensidad media. Sabores parecidos a los que hemos descrito antes.
Final que deja un regusto a mora, regaliz y pólvora.
Un buen Ardanza, quizá algo fatigado para su edad. En cata ciega habría pensado que se trataba de un vino dos décadas mayor.

Botella tipo Borgoña, etiqueta y contraetiqueta típicas de la bodega y de este vino en particular.
Bonito color rojo con tonos marrón claro, limpio, menisco con tono anaranjado, lágrima muy abundante de lenta caída.
Nariz intensa y compleja: habitación cerrada, tabaco Rubio, cuero,....
En boca sedoso, excelente buqué, acidez envidiable y largo posgusto.
Está muy bueno y tiene recorrido.

Color cereza apagado, ligeramente amarronado.
Aromas a ebanistería fina. Cremosidad.
Paso fácil en boca, ácido, fragante, equilibrado. Tostados agradables en boca.
Es un buen vino, muy agradable para acompañar las comidas.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar