La Rioja Alta 904 Gran Reserva 1995

Vino La Rioja Alta 904 Gran Reserva 1995

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
94
Puntuación Media:
8,7
Calidad-precio:
7,4

Bodega: Bodega La Rioja Alta S.A.
D.O./Zona: D.O.Ca Rioja
País: España
Tipo de vino: Tinto
Graduación (vol): 12,50%
Varietales: 90% tempranillo, 10% graciano.
Precio aproximado: De 30 a 49,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: Viticultura: La tempranillo proviene de los viñedos propios más viejos ubicados en subzona de la Rioja Alta, principalmente de los municipios de Briñas, Labastida y Villalba. El resto de la uva es originaria de las fincas Melchorón I y II de Briones y Rodezno. Elaboración: La fermentación alcohólica se desarrolló en 12 días, descubándose cinco días después. La fermentación maloláctica se desarrolló en depósitos de acero inoxidable en 35 días, de forma natural. En junio de 1.996 los vinos pasaron a criarse en barricas seminuevas de roble americano de 225 litros durante 49 meses, siendo trasegados por el método tradicional de barrica a barrica cada 6 meses. Filtrado suave antes de ser embotellado en julio de 2000.

Varietales: 90% tempranillo, 10% graciano.

22 Opiniones de La Rioja Alta 904 Gran Reserva

Y vamos ahora con el último del trío de viejunos que nos tomamos en una paellita de leña. Catamos un Bodegas Bilbainas Vieja Reserva de 1955, un Contino Reserva de 1981 y este Rioja Alta 904 Gran reserva de 1995. Abrimos la botella (nivel excelente) con el abridor de tijeras sin problemas y al igual que en la cata de Juanjosantos nos encontramos con un tapón en estado perfecto, solo tintado en la base. Tras su apertura lo dejamos airearse por dos horas previas a la cata que hicimos a 17°C:

VISUAL: Color rojo picota de capa media, cristalino, brillante y con el ribete rubí ligeramente atejado. De escasa lágrima, muy densa, gruesa y lenta (91).

OLFATIVA: A copa parada es increíble el aroma a coco que despliega predominando sobre un fondo avainillado con un toque de canela. Al agitar el líquido encontramos notas florales y de sotobosque, tomillo y orégano así como un goloso recuerdo a chuches de fresa. También apreciamos sus aportes terciarios, cueros, tabaco de pipa, chocolate negro y algo de regaliz. De intensidad media alta presenta una complejidad deliciosa y de mucha calidad (93).

GUSTATIVA: En boca es donde se muestra como lo que es, un 904 impresionante, con mucha pegada y de una exquisitez que apabulla. Sedoso, lácteo, opulento, sobrio y señorial, aristocrático si me lo permitís. Nos devuelve notas de duelas envinadas y recuerdos de fruta roja, de frambuesas especialmente. Su persistencia está en torno a los tres minutos, pero qué tres minutos... rozando el cielo. Por Dios, que elegancia!, suavidad y armonía a raudales, una boca para recordar. Con muchísimo recorrido todavía, pero en un momento álgido sin duda. Estos 904 son soberbios. Vinazo!! (96).

La RCP muy buena, lo conseguimos por 37 euros en subasta, no es un chollo, pero creo que los vale.

El podio del trío de viejunos quedó así:
1.- Bodegas Bilbainas Vieja Reserva de 1.955
2.- Rioja Alta Gran reserva de 1.995
3.- Contino Reserva de 1981
Ojo, notas entre 9.3 y 9.6... los tres espectaculares.

Maridado con la suculenta paella de pato, costilla y caracoles de rigor. Un vino suave y elegante, haciendo fácil la degustación del segundo plato de paella (repetimos claro...), ligero y acariciante. Un clásico donde los haya...904 de Rioja Alta en una añada excelente y compartido con grandes amigos. Se puede pedir más?

Un 10 al corcho:

Largo, de buen grosor, algo hinchado por dentro (como debe ser), en absoluto perfecto estado. No ha hecho falta láminas ni historias: con un sacacorchos de dos tiempos normal y con algo de cuidado (por si acaso), ha salido absolutamente impecable y entero (como si fuera un vino embotellado hace 2-3 años). El corcho estaba muy poco bañado por el interior para llevar embotellado el vino 16 años (más bien parecía llevar 2 años embotellado): ni medio milímetro de penetración del vino, de color rojo picota y un aroma excelente a frutos rojos maduros y tabaco de pipa.

Desde luego que, este corcho, da la sensación de que habría permitido que el vino viviera otros 21 años tranquilamente y con totales garantías de estar todavía en buen estado.

Decantado de 90-120 minutos (aunque catándolo poco a poco desde el inicio para no perdernos nada).


Visual: rojo cereza-rubí de capa media, ribete ligeramente anaranjado-transparente, limpio, brillante y con muy buena y excelente lágrima de lenta caída. Sólo al final de la botella, aparecen algunas partículas (posos) sin importancia que le hacen perder un poco su limpieza inicial.


Nariz: de muy buena intensidad a fruta roja y, sobre todo, negra licorosa pero con frescura (nada empalagosa), especias, regaliz, tostados suaves, pimienta negra, clavo, maderas finas, tabaco de pipa, caja de puros, tabaco rubio, vainilla, coco, flores violetas (muy floral), también algo de flores marchitas, muy ligeros aromas a setas, champiñón y ligero musgo, monte bajo, herbáceos y unos muy suaves, en la lejanía, aromas a aldehídos y etanal.

Vino muy complejo en nariz pero, a la vez, se ve muy joven y fresco.

Eso sí: cuanto más tiempo abierto y decantado, más se crece. Ha sido una pena no haberlo tenido más tiempo (90-120 minutos es tiempo pero no demasiado, habría que haberlo dejado de 3-5 horas decantado).


Boca: entrada de ataque fresco, muy suave y sedosa, de buena potencia, de volumen medio inicialmente, entra vertical pero luego se expande a toda la boca: por lo cuál da la impresión de tener un volumen mayor. Densidad media. Se percibe esa tremenda acidez y equilibrio en el paso por boca que aumenta la sensación de frescura y agilidad en boca. El tanino es poderoso y joven todavía pero, a la vez, es fino, delicado, sedoso, dulce, elegante y pulido. Final largo, muy largo, con una retronasal y postgusto sabrosas y elegantes, con fruta en licor, regaliz, especias y maderas finísimas con un toque muy ligeramente amargoso que lo redondea de forma fantástica y que invita a seguir bebiendo.

Frescura, juventud, elegancia y equilibrio en boca son las palabras que mejor lo definen.


Espectacular este 904 de la añada 1995.

Muy joven, viendo el vino y el corcho, con otros 20 años más de vida (si se conserva adecuadamente, claro).

EMHO, creo que es ahora cuando de verdad se puede empezar a disfrutar de este vino de verdad: después de 16 años embotellado (desde Julio de 2000). Está todo perfectamente conjuntado e integrado y creo que está ahora mismo en fase óptima de consumo pero todavía con margen de crecimiento y maduración del tanino en botella.

Vinazo sin paliativos.

Me quedan 5 botellas, iremos viéndolo evolucionar en años venideros (si es que aguanto y no me las bebo todas antes...).

Descorchado 1 y media antes, sin decantar.

Vista: Rubí marronoso. Ribete amplio con tonalidades cobrizas, algunos reflejos anaranjados. Capa media-alta. Absolutamente limpio, sin precipitado alguno. Brillante. Lagrima escasa y trasparente.

Nariz de buena intensidad y un amplio registro aromático, con un mínimo toque reductivo que apenas dura un par de minutos. Fruta roja viva y presente en un primer plano, balsámicos suaves (hierbuena y toque mentolados), fúngicos, cholocote, algo de pimienta. Con el tiempo aparecen algunas notas terciarias de cueros y carne macerada.

La boca se muestra igual de amplia. Con una entrada amable, de un vino que se ha redondeado y que se encuentra planamente integrado, con unos taninos redondos y una magnifica acidez. Perfecto equilibrio, y un paso por boca sedoso. Abundante fruta roja, que llena la boca, con gran amplitud, con vivacidad y, a la par, con una agradable cremosidad a lo largo de todo el paso por boca. Se acompaña de unos balsámicos suaves, los especiados (clavo, pimienta). Se atisban, muy discretamente, la aparación de algunos terciarios que no hacen sino magnificar un vino de por sí grande.

Con un magnifico retrogusto, donde se aprecia plenamente la fruta roja y un final muy largo en el que aparecen las notas de bolleria final para un final dulce que invita, ya no a seguir, sino a abrir otra botella.

Y lo mejor de todo, con vida por delante -y no poca-. Lo que les deja dos opciones en caso de tener una botella: o disfrutarla ya, con un nivel magnífico; o esperar a que lo bueno se convierta en mejor (aunque éste sea el peor enemigo de aquél).

Afortunadamente, puedo hacer ambas cosas. Y a 15 euros/botella. Los buscadores de tesoros somos afortunados de que la gente, en ocasiones, quiera desprenderse de estos últimos a estos precios.

De color rojizo rubí de medio cuerpo, brillante, limpísimo. Reflejos granadinos y anaranjados, borde amplio, cobrizo, con escasa diferencia respecto al menisco.

Pedazo de vino, serio, reposado, con una gama aromática intensa y muy expresiva. Se presenta lleno de matices de tabaco inglés, Virginia de pipa, cava de puros, melaza con naranja, y un deje de maderas finas, cedro, cacao tostado, café aromático. Suave, perfumado, muy elegante con una crianza clásica bien resuelta que deja paso a una fuerte expresión varietal. Una tempranillo fragante con destellos florales, pétalos, flores secas y una fruta roja reducida ligeramente licorosa y especiada.

En boca es fino, lleno de fruta roja picante, fresco, vivo, de medio cuerpo. Tiene una marcada acidez cítrica y un punto balsámico de gran calidad (anises estrellados, salvia). En términos generales estamos ante un vino muy similar al de la añada 1994. Dos vinos tallados de la misma piedra, de gran solidez, macizos, estructurados y con mucha energía. Necesitarán bastante botella para ir puliéndose pero lo tienen todo para seguir creciendo. Este 904 es un excelente vino de excelente cosecha. Una apuesta segura para comprar a cajas y guardar.

Más información del vino: http://vinosclasicos.blogspot.com.es/2013/09/la-rioja-alta-904-gran-reserva-1995.html

Nos ha tocado una botella fantástica. Decantado un cuarto de hora antes. Me he puesto un poco en la copa y, para mi sorpresa, ya estaba prácticamente abierto.

Color amarronado con ribete teja y capa media-baja.

Al principio, algo de laca. Unos meneítos en la copa y han aparecido aromas a cuero y licor de cerezas con un toque especiado (canela) y de tabaco. Al rato han aparecido aromas tostados y ahumados, manteniéndose un aroma a fruta negra madura (ciruelas) totalmente inesperado.

Buena acidez en boca, con tanino dulce. Sedoso y goloso. Postgusto medio-largo.

Ha acompañado a la perfección a un solomillo de buey a la brasa.

La mejor botella de este vino que he probado. Me hubiese tomado otra si no hubiese tenido que conducir :-)

Tenia buen recuerdo de la última vez que probé este vino y sin embargo en esta ocasión no se cumplieron las espectativas. Por ello mi valoración la realizo sobre la experiencia de esta misma mañana, botella nº. 408842 y tapón en correcto estado.
De color granate con ribete teja y capa baja. Se filtro por los posos existentes.
Aromas muy justos en intensidad con presencia muy marcada de madera y muy ligeras notas de frutas negras maduras y tostados.
La entrada en boca bastante justa, donde aparece nuevamente la madera, de correcta acidez y taninos equilibrados, con un final igualmente bastante ajustado en longitud y persistencia.

Color identico a la ultima vez ligeramente amarronado y de capa baja mas bien.

Nariz fina insinuante y deliciosa dando notas de guindas en licor madera discreta con un apunte balsamico y de monte bajo.

En boca su entrada es elegante y sedosa, con un buen ataque perfecta su acidez, acompañada de un tanino dulcez (tal vez en exceso) de buen recuerdo, y perfecto recorrido.

Aun tengo tres botellas para excepticos,jeje...de este gran vino.

Menos mal que la compañía era buena, que si no…….

Vista: Color atejado, con ribete ambarino, de capa media-baja.
Nariz: Terciarios, mueble viejo, cueros y tostados de la madera, pero no aparece la fruta en ningún momento.
Boca: Ataque correcto, buena acidez, vuelven las notas terciarias y ya está……

Clásico donde los haya, no es mi estilo de vino

VISUAL: Cobrizo con ribete atejado, capa baja.
OLFATO: nariz de gran elegancia donde predominan los cueros, ebanistería, piel de naranja, ahumados sutiles todo ello envolviendo una fruta roja todavía presente. Es de esas narices que te producen placer resultando realmente embriagadoras. Claro estilo bordoles.
GUSTO: entrada suave, gustosa presentando una acidez todavía presente. Desarrolla en boca un bouquet realmente atractivo resultando un vino tremendamente equilibrado. Nos vuelven a aparecer las notas terciarias que me hacen pensar en la historia de este vino y en todo su proceso de elaboración hasta que ha llegado a mis manos. Para degustar muy tranquilamente.
Por cierto, maridado con una tarta de 3 chocolates que le acompañaba bastante bien.
Me rindo antes este gran clásico!

Color rubí ligero de capa baja con ribete teja/anaranjado.
recuerdos muy leves a fruta roja,algo más negra y lejana regaliz. Predominan los cueros, maderas, lacas, cuadra de caballos, todo ello sobre un fondo especiado (pimienta, canela). En boca resulta sabroso, agradable y aterciopelado. Con una acidez que domina y proporciona gran placer. Maderas integradas. Buen vino en su estilo.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar