Gran Reserva 890 1994

Vino Gran Reserva 890 1994

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
97
Puntuación Media:
9,3
Calidad-precio:
5,0

Bodega: Bodega La Rioja Alta S.A.
D.O./Zona: D.O.Ca Rioja
País: España
Tipo de vino: Tinto
Graduación (vol): 12,50%
Varietales: 100% Tempranillo
Precio aproximado: Desconocido
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: Normalmente 8 meses en tina de roble, y 7 años de roble americano, nuevo y de 2º/3º uso, con muchos trasiegos. Embotellado sin filtrar.

Varietales: 100% Tempranillo

6 Opiniones de Gran Reserva 890

Color cereza, capa media, borde comenzando a anaranjarse (aún así, se presenta muy joven para sus 20 años).
En nariz intensidad media-alta, pero con una finura excepcional. Aromas a fruta roja madura, sobre un fondo mezcla de caramelo, vainilla, canela (dulce...). Tostados, tabaco.
En boca en momento perfecto, nivel de acidez adecuado, alcohol perfectamente integrado, taninos suaves y dulces. Postgusto largo y agradable...
(gracias Juanjo).

Color marrón con una suave tonalidad granatosa, ribete atejado oscuro, capa media y suave lágrima sin dejar apenas rastro. En nariz tiene una buena intensidad en el que predomina el equilibrio entre fruta y la madera de la barria; la fruta bien madura que recuerda las grosellas rojas secas y las moras jugosas, recuerdos de vainilla dulce y finas especias de la barrica en el que sobresale el clavo, hoja de tabaco, chocolate, café tostado, hojas y flores secas, monte bajo y fresca hojarasca de fondo. Elegante entrada en boca con un marcado equilibrio de principio a final, los tostados bien suaves y con toques de pimentón dulce, canela y fruta madura sabrosa, taninos crujientes, muy buena acidez, ligero en su recorrido pero con cierta garra, buena longitud y estrecho, poco volumen, las especias surgen al final y alargan la fina persistencia. Final medio-largo, postgusto de fruta madura y especias y retronasal bien ahumado.
Una gran añada tras una ausencia de 5 años tras la edición de 1989.

Más información en: http://www.elvi.net/2015/07/08/la-rioja-alta-gran-reserva-890-1994/

De color cereza granatoso de capa media-alta, opaco, cerrado. Reflejos grandinos y anaranjados, brillante, sin asomo de precipitados, límpido. Ribete ligeramente cobrizo, marcado respecto al menisco.

Abierto, muy accesible, de gran intensidad, sin racanear el más mínimo detalle. Muestra un perfil de vino reposado y maduro con predominio inicial de todo el muestrario de especias de Navidad (clavo, canela, anises estrellados, jengibre) y una extraordinaria expresión de fruta pasa, guindas en licor, ahumados, ciruelas maceradas, orejones, masa de mazapán... Amplio, denso, de ramaje tupido, en el que las notas de cuero, pesebre o terréos aún están por acabar de ensamblarse. El conjunto resulta atractivo a más no poder.

En boca tiene tanta distinción como energía. Lleno de vida, seco, premiado por una acidez desbordante, frescor y fruta roja a borbotones. Especiado, cortante, sabroso, muy vivo. Pero sobre todo tiene clase: muchísima clase!! Mantiene nervio matizado por una veta de vainilla y una finísima huella de maderas lujosas que se prolongan en retronasal. Un Gran Reserva que ya comienza a dar síntomas de haber alcanzado un estado de consumo aconsejable después de estos últimos años en los que aún se mostraba excesivamente "crudo". A pesar de su cercanía con el 890 de 1995 estamos ante dos vinos que deben ser considerados como antagónicos, más allá de las claras similitudes de estilo que muestran. Afortunadamente en Rioja aún hay gente que perpetra vinos que huyen del mimetismo imperante y que muestran a las claras que el sello de la añada es fundamental.

Más información del vino: http://vinosclasicos.blogspot.com.es/2015/03/la-rioja-alta-890-gran-reserva-1994.html

Presentación muy buena con cápsula y etiquetas clásicas.

El corcho se hizo papilla al intentar sacarlo pues no había forma de salir; por el centro se destrozó y los laterales estaban adheridos al vidrio. Hubo que recurrir a meter lo que quedaba del corcho, con mucho cuidado dentro de la botella y con un filtro de café tipo textil y un decantador, depositar el vino y airearlo limpio e impoluto una hora antes de su consumo.

Visual: rojo cereza claro, capa media-baja caracterísitca en este tipo de vinos, ribete cereza-transparente con ligeros destellos atejados. Buena lágrima.

Nariz: aromas potentes y muy clásicos, fruta en licor, especiados, balsámicos, maderas finas que sólo este tipo de vinos son capaces de dar, algo de desván, y cueros. Posteriormente apreciamos aromas achocolatados, a confitura, dulce de membrillo, miel de romero y ligeros aromas oxidativos muy agradables y típicos de este tipo de vinos.

Boca: entrada fácil, redonda, pulida, sin ninguna arista, invita a beber sin descanso, bastante fruta todavía pero con relativa poca carga alcohólica. Paso por boca fantástico. Final largo, muy largo con una retronasal entre a dulce, licor, algo de tierra mojada y roble que no deja indiferente a nadie. Fantásticas sensaciones.

Vino excepcional de añada excepcional y con casi 18 años ya; de larga vida (si no fuera a veces por los corchos). El único "pero" que le veo es su precio para lo que ofrece. Cuesta casi el doble que el 904 Gran reserva pero no veo la diferencia entre ambos vinos que justifique el precio del 890 (casi 70 euros). Vale más de 3 veces que Ardanza y no es justificable a nivel de cata.... (y un Ardanza, con "sólo" 36 meses en roble americano, vive también muchos años). En fin, que 890 Gran Reserva 1994 es un vino excepcional pero con una RCP regular.

Rioja de corte clásico, diseñado para el futuro, sin duda. Color cereza, capa media, ribete amarillento. Nariz cerrada en un principio, cera de abejas, madera vieja. Más tarde tonos de barro, fruta roja. En boca una delicia, una acidez latente, te asegura que va a vivir muchos años. Recorrido largo y más que dará. Muy bueno.

Magnífico color rojo cereza madura, de capa media-baja, y un ribete brillante de color rubí.
Claros aromas clásicos de crianza, con madera envinada, cera de abeja, cueros viejos, y una bonita gama frutal, con fresas, cerezas, membrillo, frutos secos, y hasta recuerdos de miel.
Boca sumamente ácida (Ya se deja intuir con la nariz!), con fina estructura redondeada por los años pasados, aunque con fortaleza para aguantar decenios. Recorrido impresionante, y una trama final que se alarga hasta el infinito.
Retros de fruta roja seca, madera vieja, orejones, y maravillosa arcilla roja.
Sin duda, confeccionado para el deleite futuro de nuestros nietos.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar