Viña Tondonia Gran Reserva 1964

Vino Viña Tondonia Gran Reserva 1964

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
96
Puntuación Media:
9,2
Calidad-precio:
9,6

Bodega: R. López de Heredia Viña Tondonia
D.O./Zona: D.O.Ca Rioja
País: España
Tipo de vino: Tinto
Graduación (vol): 12,00%
Varietales: 75% Tempranillo, 15% Garnacha, 5% Graciano, 5% Mazuelo
Precio aproximado: Desconocido
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: Permanece durante 6 meses en depósitos de madera donde acabar de realizar la fermentación maloláctica. Criado durante 10 años en viejas barricas de roble americano de 225 litros elaboradas por los toneleros de la misma bodega. El vino es sometido a 2 trasiegas manuales cada año. Clarificado con claras de huevo frescas. Embotellado directamente de la barrica. Sin filtrar. En este momento a todas las botellas se les coloca una cápsula de laca en el cuello que es substituida por una nueva cápsula de plomo cuando se procede al etiquetado. Descansa un mínimo de 44 meses en botellero antes de ser comercializado.

Varietales: 75% Tempranillo, 15% Garnacha, 5% Graciano, 5% Mazuelo

13 Opiniones de Viña Tondonia Gran Reserva

Bonito color rubí aún bastante subido de color, con reflejos rojizos y pardos y un vivo ribete en el que aparece algún tono anaranjado, limpio y con mucho brillo.

Nariz impactante, muy intensa, muy viva, restallante de fruta e inusualmente franca desde el principio, sin apenas atisbos de reducción: guindas en licor, moras, ciruela, tabaco de pipa, notas terrosas y a trufa, finos especiados, cuero, toques balsámicos que refrescan y realzan la impresión de juventud.

La boca va por los mismos derroteros, parece inmutable pese a sus 50 años, con una acidez envidiable, corpulento y con estructura como acostumbra, pero con menos aristas, un conjunto más equilibrado, muy sabroso y de tacto casi cremoso pero de sorprendente vivacidad, siguen dominando las notas de frutas levemente licorosas sobre los innumerables matices terciarios, complejísimo. Final muy largo y de gran calidad, deja recuerdos a guindas y especias.

Ya decía en mi comentario de hace un año que quien me conoce sabe que los Tondonia no suelen estar entre mis favoritos, pero me reafirmo en que este 64 tiene algo más que otros Tondonias de otras añadas. Y además, el vino ha ido a más. Excelente.

Hemos abierto esta botella debido a una emergencia. Al echar el ojo al botellero, detectamos que el tapón estaba dentro del vino!!. Por lo tanto, antes de tirarla le quisimos dar una oportunidad. Al abrirla nos encontramos con una agradable sorpresa: no hay fuga de liquido y no hay síntomas acéticos, es más, recién abierto posee una alta intensidad con notas de reducción, es maravilloso, parece un milagro... Lo decantamos (muy a mi pesar) y filtramos para eliminar posibles restos del corcho y los dejamos reposar 3 horas antes de la cata.

VISUAL: Color rojo atejado de capa media-baja, sin ribete alguno, dando muestras de su edad.

OLFATIVA: Recién abierto era una bomba, con notas de reducción, bosque umbrío, setas, trufas, hojarasca, pero tras decantarlo y esperar 3 horas, la intensidad se ha reducido ligeramente, evolucionando hacia fruta roja. Tras 51 años aun se muestra frutal, arándanos y guindas en licor, increíbles estos vinos. Con el paso del tiempo surgen notas florales, rosas marchitas y caléndulas, herbáceos de eneldo y manzanilla, apreciándose una cierta mineralidad, tinta china, y un toque térreo, como a arcilla de moldear. También aparecen notas especiadas de canela y vainilla y unos sutiles recuerdos a carne roja cruda, recién cortada. Otra maravilla de 1964, compleja, delicada y fantástica nariz.

GUSTATIVA: En boca es un monstruo, poderoso, impetuoso. Si la nariz se había reducido en intensidad, el paso por boca es digno de recordar. Redondeado hasta la perfección, con una acidez anclada en su alma y unos taninos pulidos por completo que asoman al momento como diciendo...eh!!...aquí estamos todavía, como el ave fénix resurgiendo de sus cenizas. Que estructura madre mía!. Es un Titán, un semi-Dios...Lo vas probando y no te lo crees. Con un paso fresco es a la vez potente, opulento, con un retronasal grandioso, lleno de fruta, mermelada de frambuesa, con un retrogusto muy amable, que incita a saborear. Equilibrio perfecto entre fruta, acidez y taninos, con una persistencia de mas de tres minutos...bestial !! Sin duda uno de los mejores Riojas del 64 que he probado, para recordar. Y ojo, mérito tiene sabiendo que el tapón estaba sumergido dentro de la botella. Estos vinos resisten terremotos, huracanes y tsunamis...que barbaridad. "Chapeau" para Lopez de Heredia...para acabarse la botella entera en la cata y no dejar de olerlo y saborearlo a cada sorbo... Grandioso vino, menuda joya!!

Gracias a Dios tenemos 2 botellas mas en custodia, éstas en perfecto estado de revista. No puedo ni imaginarme como estarán si superan a esta botella. Este vino puede aguantar una década o dos sin pestañear. De todos modos las otras botellas que nos quedan las cataremos tras una hora del descorche como máximo, y por supuesto, sin decantar.

La RCP excelente, pues las conseguimos por menos de 20 euros cada una.

Maridamos este delicioso elixir con un entrecotte de buey argentino y unos boletus en salsa. Estaba exquisito y resultó un magnífico maridaje. No se merecía menos este colosal vino. Cómo no vamos a enamorarnos de estos viejunos!!
Pd: Adjunto fotos

  • Tondonia Gran reserva 1964

Rubí marronoso ligeramente velado, presenta un ribete amplio y muy atejado, y una capa media alta.

Ya al servirlo en la copa da muestras de poderío y despliega aromas muy potentes, maderas viejas y toques metálicos y fúngicos de entrada, pero que al airear van abriendo a tonos más frutales (guindas en licor) y especiados (vainilla, pimienta negra, hierbas de bosque).

En boca es muy potente y compacto, muestra esa fortaleza y tensión propia de la marca, pero es más fresco que otras añadas; sabroso, muestra tonos de humedad y setas junto a fruta negra bien madura (ciruelas) y los finos especiados que marca su prolongada crianza.
Final muy largo y nada cálido, se bebe fantásticamente.

Tiene aún mucha vida por delante, de eso no cabe duda.

Los Tondonias no están normalmente en “mi podio” de vinos viejos, incluso suelo preferir la elegancia y profundidad de los Bosconia, pero esta botella estaba realmente espléndida sin perder ese estilo más “musculoso”, pero con mayor frescura. Seguro que la añada tiene mucho que ver en ello…

Una pena, esperábamos tanto pero hay que entender que...en estas condiciones todo puede pasar, hasta incluso estar para no tomarlo. No fue así, estaba bebible y opinable pero ya con matices degenerativos francos. Sensación de betún, de olivas negras pasadas, sabor a posos de cafe.

De color rubí marronoso, capa media, algo turbio, con una pequeña cantidad de precipitados en la base de la botella. Reflejos anaranjados y lágrimas medias, permanentes, con cierta sensación de grosor nada habitual en otros vinos de la casa.

Abierto, explosivo. Aromas de frutos rojos en licor, guinda, fruta escarchada, compota de naranja, pétalos de rosa, tierra mojada (arcilla), trufa negra, café aromático. Le sigue un envoltorio de cuadra, crin, hojarasca, humus, castañas en rama, con apuntes balsámicos, hierbas aromáticas (salvia), vainilla, cúrcuma, duelas, palillo... Sigue creciendo y ganando en pureza y profundidad. La fruta rezuma fragancia, ciruelas maceradas, y juventud. Casi 50 años y está hecho un chaval!!!

En boca es redondo y macizo, marcando músculo, de gran estructura pero sin perder la frescura y la elegancia que identifica la bodega. Se sostiene sobre una base de fruta roja reducida, muy madura y cremosa, casi licorosa, que aporta vigor y una acidez nerviosa y afilada. El tanino es suave y firme, sólido, perpetrando un conjunto sutil y muy ágil. El paso es fresco y juvenil, afrutado, sabroso, larguísimo. Es tan placentero que se bebe sin acabar de apreciarlo del todo.

Más información del vino: http://vinosclasicos.blogspot.com.es/2013/05/vina-tondonia-1964-gran-reserva.html

Rojo picota con ribete teja, destellos marrones y capa media. Turbio y con bastante poso, por lo que hemos decidido filtrar y decantar.
Al principio abundan los tonos metálicos y a estiércol, pero poco a poco se abre y es cuando aparece una amalgama realmente interesante a frutas en licor, hojarasca, tierra mojada, cueros, carne cruda, caza, pelo mojado, trufas, madera vieja y muchísima mineralidad.
En boca se muestra firme y delineado pese a su casi medio siglo de edad. La acidez mantiene un enorme nivel, y quien no me crea que lo pruebe. Tanino domado y aún palpable. Alcohol presente. Recuerdos a frutillos rojos, otoño, terciarios, café, chocolate amargo y piedras.
Postgusto largo y muy completo.
Un Tondonia con medio siglo de edad que ha envejecido de maravilla. Estamos acostumbrados a probar tintos que decaen en cinco o seis años y nos asombramos cuando nos encontramos frente a algo como esto, tan perfecto, que conserva todavía apuntes primarios. Un grande que nos deja sin palabras.
Dedicado a una persona muy especial a la que le habría encantado que lo disfrutásemos sin tristeza. No puntúo porque no hace falta, te echamos de menos.

Capa baja color rubi con borde teja, lagrima densa y muy lenta, brillante y límpido.
En nariz eclosión de frutos rojos con un punto licoroso, toque balsámico, ricos cacaos, lacas y cueros te embauca, no quieres separar la copa.
En boca es amplio, con estructura, muy buena acidez, denso, redondo, te acaricia la boca, final eterno a fruta roja fresca que se agarra a la mucosa y no te pide más porque sigue ahí presente y no se va, con un agradable amargor.
El recuerdo de esta botella no te abandona está ahí y es un nuevo punto de referencia para comparar la grandeza de un vino.

Color cereza claro con irisaciones teja. Ribete color caramelo y de capa baja.
Nariz muy intensa. Sorprendentemente intensa. Fruta roja sobre un fondo licoroso. Notas balsámicas, cacao, regalices. Espectacular.
En boca es pura elegancia. Sutil pero con mucha fuerza. Redondo, equilibrado, sedoso, con muy buena acidez. Frescura pura. Final largo con frutas rojas sobre un fondo ligeramente amargo. Riquísimo.
Sorprendente. En una cata ciega creo que nunca me hubiera acercado a la verdadera edad de este vino.

Quinto vino de la cata de historicos, el triunfador de la noche.

Vista: teja, anaranjado, limpio, brillante, lagrimas densa y lenta.

Nariz:Alta intesidad en nariz,fruta roja madura,lacas,cerezas en licor, regalices.

BOca:Excelente fruta aun, madura, buenísima acidez, ligeramente amargo, redondo y muy largo, deja un sabor de boca excelente.

Añada mítica. Presenta color rubí de capa media con destellos rubí.
En nariz tiene buena intensidad, con volumen, que presenta notas de piel de naranja, algunos animalitos, suaves toques torrefactos , barniz y algo de fruta roja licorosa.
En boca resulta muy equilibrado, fresco, con buena estructura, buena acidez, una trama ligera pero compacta y notable longitud. Un toquecito amargoso, sorprendente vivacidad de la fruta y algunas notas animales en el retronasal. ¡Que rico! Hay vinos por los que el tiempo no parece pasar....

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar