Viña Tondonia Reserva 2003

Vino Viña Tondonia Reserva 2003

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
95
Puntuación Media:
9,0
Calidad-precio:
9,1

Bodega: R. López de Heredia Viña Tondonia
D.O./Zona: D.O.Ca Rioja
País: España
Tipo de vino: Tinto
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 12,50%
Varietales: 75% Tempranillo, 15% Garnacha y 10% Mazuelo y Graciano.
Precio aproximado: De 20 a 29,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: El vino Viña Tondonia Reserva 2003 se elabora con Tempranillo, Garnacha, Mazuelo y Graciano vendimiadas a mano. En bodega, la uva se despalilla y estruja, macera y fermenta con los hollejos en depósitos de acero inoxidable a temperatura controlada. Viña Tondonia Reserva 2003 posee una crianza de 6 años con 2 trasiegas por año y un mínimo de 6 meses en botella antes de salir al mercado.

Varietales: 75% Tempranillo, 15% Garnacha y 10% Mazuelo y Graciano.

Consumo: Se recomienda servir entre 18º y 20º

16 Opiniones de Viña Tondonia Reserva

Color granate con ribete anaranjado y nariz de buena intensidad con aromas de vainilla, fruta roja, especias, notas florales, humedad, monte bajo... En boca tiene buena acidez, un paso agradable que deja una sensación final tostada, con tanino aún presente pero no secante.

Granate intenso de ribete teja, capa media, limpio.

Intensidad  media alta, muy frutal, equilibrado, toques de ciruela, cereza, cacao,coco,especia, balsámicos, mantequillas. Nariz muy interesante, marca de la casa.

Boca suave, con fruta y acidez, fresco y goloso, untuoso, con volumen, paso limpio y muy agradable. Con vida por delante.

Visual_ Rojo granate de capa media y ribete atejado. Limpio y brillante. Lagrima abundante, fina y lenta.


Natiz_ Buena intensidad. Complejo y elegante. Fruta roja madura, guindas en licor, cueros, vainillas y pimientas, notas de desván y de monte bajo. En continua evolución.


Boca_ Buen volumen, fino, elegante, buena acidez y taninos redondos y elegantes. Largo, complejo, con especias y frutos secos. 


Gran ejemplo de un clásico en un año muy complicado.

Ahora hablemos en serio, porque estamos ante una auténtica joya, un clásico, un vinazo... Una obra de arte.

Estos Tondonia te teletransportan a una época en la que los grandes vinos se hacían con paciencia, con esmero, con tranquilidad, dejando que el tiempo moldeara estas obras de arte. Se mimaba cada paso para que cuando se descorchara, fuera el fiel reflejo de una tradición, de una zona, de unas señas de identidad. Esa fruta del bosque, esos tostados y maderas finas, cueros, especias dulces, flor marchita, fruta en licor... sólo tienen una dirección final: el placer de disfrutar de la RIOJA CLÁSICA, con mayúsculas.

Y con un sobro de este elixir, caes en una ensoñación, en un recuerdo, acompañado de unos taninos pulidos, buena acidez, fruta, tostados, especias algo exóticas, trabajo, esmero, pasión, tranquilidad...

Este vino no se cata, Se vive.

Mucho mejor que el catado de 200, que igual estaba en un momento "tonto".

Bonito e intenso color rubí rojizo de capa media. Reflejos atejados. Lágrima abundante. Brillante.

Su aroma es intenso, concentrado y expresivo. Fresco, elegante....
Fruta roja, torrefactos, recuerdos de vainilla con fondo especiado y de caramelo. Goloso y envolvente.

En boca tiene una exquisita entrada, espeso, sabroso y amplio. Paso seco y suave y cremoso. Final largo y persistente
Muy suave, redondo y desarrollado.
Me entusiasma este vino, no defrauda.

Tiene tablas (experiencia) después de tantos años !!!!

Siempre es un clásico riojano, que nunca falla, muy bien hecho, todavía un poco joven, pero es un vino sutil y ligero. Color rojo picota con bordes de teja. En nariz aromas a frutos del bosque, cueros, madera de la crianza y notas minerales. Unos aromas muy clásicos. En boca, ligero, joven todavía, es un vino que se deja beber de maravilla, con buena acidez, muy frutal y las notas de crianza. Un gran vino clásico.

Color rubí de buena capa con destellos teja. La nariz tiene ese aire clásico tan característico de la bodega en el que en primer plano destacan finos terciarios, con toques de flor ajada, matices de fruta roja licorosa, cueros finos, tabaco inglés... En boca tiene buena entrada, cuerpo medio, taninos pulidos de gran finura, buena acidez, estructura media y notable persistencia. Me gustan mucho como evolucionan estos vinos con unos añitos más, pero había que probarlo...

Impresionante color rojo granate/rubí de ribete teja y de capa media con lágrima fina prácticamente transparente . Nariz de intensidad media con fruta en compota, tabaco, cuero. En boca es fresco, de estupenda acidez tras más de 7 años de botella, paso aterciopelado , quizás algo acuoso, con final muy largo tras dejar una perfecta marca de taninos algo amargos y de astringencia medida. Dominan los sabores a fruta negra, orejones, y un leve toque cítrico. Complejo, madera muy bien integrada, fresco y fono. Con tiempo aparecen aromas a azúcar quemado.
Fino y un puntito de ligereza que le resta medio punto.

No es que el vino sea malo, sino que me "salió" con TCA.

Lae nariz me tuve que poner una pinza para no poder olerla, ya que lo probe y la boca estaba bastante bien, no se notaba para nada el defecto.

Agradable en el paladar y hasta fino, los taninos nobles, el fina con cierta largura. Una verdadera pena el tema del corcho que se notaba bastante.

No puntuo, procurare encontrar otra botella y realizar una cata en condiciones.

Es fino y muy franco desde el primer momento, surgen los terciarios es todo un recital bien apoyado en el peso frutal que le da semblanza y personalidad. Es muy especiado, surgen pimientas rojas y negras, clavo, algo de cedro, ligero tabaco, vainilla y marroquinería, cascara de naranja, se muestra con toda la gama clásica de la casa, pero con frescura y algo más de estructura, su color, más cubierto también lo señala.Vuelves a él y surge con energía la fruta, tanto negra, ciruela y moras, como la roja y nos trasladan con su rica madurez a un punto más fresco y jugoso. Al tiempo surgen en la copa unos aromas finos a hongos, grafito, toque animal, ricos tostados, todo con equilibrio y finura.

En boca se muestra firme y fresco, se complementa con lo percibido en a nariz pero ahora es la fruta y la frescura junto con la añada, quienes mandan y dirigen, lo hacen a la perfección, con elegancia y placer. Es rico y sabroso con una acidez envidiable, jugosa y eterna, fina y equilibrada que puede con el tanino potente y redondo, que arma al vino y lo diluye en una buena jugosidad y untuosidad. Sientes la fruta negra y la roja bien vivas con brío y longitud, es placentero, no acaba y que futuro alberga en su interior.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar