Viña Tondonia Reserva 2002

Vino Viña Tondonia Reserva 2002

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
95
Puntuación Media:
9,1
Calidad-precio:
9,0

Bodega: R. López de Heredia Viña Tondonia
D.O./Zona: D.O.Ca Rioja
País: España
Tipo de vino: Tinto
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 12,50%
Varietales: Tempranillo, Garnacho, Graciano y Mazuelo
Precio aproximado: De 20 a 29,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: Viña Tondonia realiza una crianza de 6 años en una barrica de roble procedente del taller de tonelería de la propia bodega, descansando en la bodega excavada en la roca para tal efecto. Es sometido a 2 trasiegos por año. En su etapa final se clarifica con huevos frescos procedentes de granjas de la zona. Embotellado sin filtrar, reposará en la botella un mínimo de 6 meses antes de salir de la bodega. Puede consumirse ahora o guardar hasta 2030 en buenas condiciones de temperatura y humedad constantes.

Varietales: Tempranillo, Garnacho, Graciano y Mazuelo

11 Opiniones de Viña Tondonia Reserva

Corroboramos lo que hemos apuntado en las anteriores catas: el vino está fantástico, el tanino aún agarra y todo está en su sitio. Sin ser la mejor añada y pese a tratarse de un Tondonia joven, encontramos la esencia. Sangre, caza, dulcedumbre, tabaco rubio, canela, piedras y humedad. Los terciarios es cierto que van aparte.

Por muchas más veces.

 

Y eso que la añada fue muy cálida e irregular.

Perfecto de color, capa baja, sin poso ni rastro de vejez.

Fruta roja y negra, balsámicos, una dosis magistral de madera, especias que ya empiezan a limarse, piedras, tabaco rubio, cueros leves...

La boca está en un momento idóneo, posee tanino que agarra, tiene acidez y una barrica perfectamente integrada. Paso grácil y al mismo tiempo complejo.

Final largo.

Muy bueno este 2002. Tenía pocas esperanzas, pero está sensacional.

 

Vino color picota madura con ribete teja, capa media, limpio, brillante y lágrima fina.
En nariz con intensidad media, notas de fruta roja en mermelada, cueros, ciruelas pasas y leves tostados, pefumado y bien definido.
En paso por boca, suave, amable, acidez algo alta, cosa que me resultacurioso, me hubiera gustado encontrarlo más evolucionado, cuerpo medio, largo recorrido y un tanino goloso y redondo.
Retronasal, fruta roja en mermelada.
Postgusto, medio y muy bueno.

De color rubí rojizo de capa media, brillante, muy limpio, sin asomo de precipitados. Reflejos granadinos y cobrizos, refulgente, vivo. Borde estrecho, anaranjado, marcado respecto al menisco.

Aromas de fuerte intensidad, expresivo, magníficamente tapizado de maderas nobles (vainilla, clavo), aceite tung, duelas húmedas, fruta roja reducida, guindas, cascarilla de naranja, marroquinería, seguido de una potente nota especiada de fondo. Es en extremo clásico y riojano hasta el tuétano; tan reconocible como original. En plena forma, perfilado como en pocas ocasiones, sin venirse abajo en ningún momento. De lo mejor que nos hemos echado a la nariz de esta cosecha.

En boca parece ligero en la entrada, casi endeble, pera da el estirón con una acidez cortante. Largo, enérgico, fibroso, crujiente, con un núcleo picante de frescor intenso y un equilibrio que aunque está por llegar ya es apreciable (tanino algo rugoso). Se bebe tan bien que cuesta creer que con poco más de 20 euros se pueda comprar algo tan rico. No es ni de lejos lo que va a llegar a ser en un futuro. Hay que saber mucho de qué va esto para hacer un tinto tan interesante en un año tan calamitoso como el 2002. Es de agradecer que aún se elaboren vinos de corte tradicional que representen las contingencias del años como es el caso de los Tondonia 2001 y 2002: cara y cruz de una misma cosa.

Más información del vino: http://vinosclasicos.blogspot.com.es/2015/11/vina-tondonia-2002-reserva.html

Nunca falla este clásico, siempre muy bien hecho, sutil y ligero. Color rojo picota con bordes de teja apagado, supongo que por sus años de crianza. En nariz aromas a frutos del bosque, pimienta, cueros, madera de la crianza y notas minerales. En boca es un clásico, que se deja beber de forma ligera, con buena acidez, frutal y notas de crianza. Siempre un gran vino hasta en una añada no muy buena.

Picota madura, capa media-alta, lágrima de caída rápida y ribete instalado en los marrones.

Nariz con presencia de terciarios, cedro, ligeros barnices, suaves balsámicos, chocolate y marroquinería. Aparecen apuntes férricos y notas de sangre.

En boca está pulido, pero al beberlo después del 2001, hemos notado esa falta de tensión que le ha perjudicado claramente. Es de paso grácil, con una buena fruta roja y negra muy madura, de buena amplitud, matices salinos y licorosos y recuerdos de naranja seca y especiados.

color evolucionado de capa baja en tonos granate.

intensidad media, fruta madura y sobremadura, notas de madera elegantes, especias, brandy, chocolates, regalices, lácticos, final de cuero y pasa, muy equilibrado

boca sedosa y licorosa mantenida con una acidez en plenitud que permite un gran paso de boca, con mucho tacto. final terciario.

Color rojo picota, menisco atejado, capa media, limpio, lágrima correcta.
En nariz hay buena intensidad de aromas de fruta roja y negra, especias (pimienta negra, clavo, vainilla), regaliz, cueros, notas de envejecimiento en maderas nobles, leves ahumados y minerales.
En boca es suave, aterciopelado, con presencia de fruta negra madura, taninos muy maduros, mantiene una buena acidez, se aprecian especiados, regaliz. Buena persistencia.

Un clásico que no falla, incluso en cosechas difíciles

De capa media, con borde anaranjado, tiene una lágrima lenta y densa.
Buena intensidad en nariz, frutos rojos en licor, aromas sutiles, madera y fruta integradas, especias finas, toques de vainilla, licor.

En boca tiene una entrada muy sedosa, calmada, muy redondo y equilibrado, suave, un post gusto largo y envolvente, elegancia.

En la etiqueta se menciona, "vinos finos de Rioja", fino, fino.

Rojo picota con destellos teja y borde apagado. Capa media-baja. Limpio y sin excesivo brillo.
Nariz hiper-clásica: fruta roja y negra, pimienta, regaliz, cueros, pelo mojado, pólvora, presencia de barrica vieja, leves vainillas, ahumados y mineralidad.
Fácil de beber, paso ligero, escasas sensaciones alcohólicas, acidez notable. Destacamos en esta fase los sabores frutales, terrosos, maderosos y terciarios.
Final de intensidad media.
Tenía entendido que la 2002 fue una mala añada en la zona. Aunque este Tondonia me ha encantado, quizá esa madurez y lo listo que está ya para tomar es un presagio de que no sea un vino con gran potencial de guarda.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar