Puede guardarse un tiempo, aunque está de lujo

Y eso que la añada fue muy cálida e irregular.

Perfecto de color, capa baja, sin poso ni rastro de vejez.

Fruta roja y negra, balsámicos, una dosis magistral de madera, especias que ya empiezan a limarse, piedras, tabaco rubio, cueros leves...

La boca está en un momento idóneo, posee tanino que agarra, tiene acidez y una barrica perfectamente integrada. Paso grácil y al mismo tiempo complejo.

Final largo.

Muy bueno este 2002. Tenía pocas esperanzas, pero está sensacional.

 

Recomendado por 2 usuarios

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar