Protos gran reserva 1976
Vino Protos gran reserva 1976
FICHA TÉCNICA
D.O./Zona
Pais:
España
Tipo de Vino:
Tinto
Crianza:
Con crianza
Graduación (vol):
12,00%
Varietales:
Tinta fina 100%
Precio aproximado
Precio Aprox:
De 30 a 49,9 €
PUNTUACIÓN
Nota de cata NOTA MEDIA:
9.24
/
96
Nota de cata CALIDAD-PRECIO:
8,5
¿Buscas este vino?
Ahora puedes comprarlo en la tienda de la bodega
ELABORACIÓN
Tras ser vinificado permanece durante unos meses en tinos de madera dónde finaliza la fermentación maloláctica y se estabiliza antes de ser trasegado a barricas. Criado durante 24 meses en barricas semi usadas de roble americano de 225 litros. Permanece un mínimo de 36 meses en botellero en los calados de la bodega antes de ser comercializado.
OTROS VINOS CATADOS DE ESTA BODEGA
VER MÁS
Opiniones de Protos gran reserva
OPINIONES
1

Vamos a ver cómo se comportan los viejunos de la D.O. Ribera del Duero. Estamos ante una cosecha calificada como MB en su denominación (cuando de verdad las calificaciones significaban mucho). La botella (n° 024675) presentaba muy buen aspecto con un nivel de líquido impecable. La abrimos sin problemas con el abridor estándar de tijeras. El tapón largo, muy compacto y tintado en un 90% de su longitud. Esperamos cuatro horas antes de proceder con su valoración a 18.5°C. Lo dejamos subir un poco más de temperatura por aquello de su aparentemente bajo contenido alcohólico (12%).

VISUAL: De bonito color rojo cereza de capa media con un amplio ribete de tonalidades rubí con notas ocre y atejadas. Presenta una abundante lágrima, densa y transparente  (89).

OLFATIVA: Las primeras fragancias que asoman son frutosas, a mermelada de cerezas y a pan de higo. Enseguida apreciamos notas de flor marchita y unos elegantes especiados a vainilla y pimienta blanca. Sigue con su armoniosa y compleja nariz mostrando apuntes de montebajo mediterráneo (tomillo y orégano) y desplegando aromas viejunos y terciarios a desván, alcanfor, cacao en polvo y tabaco inglés. Al final encontramos unos finos y delicados recuerdos de su crianza, a ebanistería fina. Su intensidad es media, aunque debemos decir que, tras las 4 horas de aireación, resulta portentosa esa complejidad y la perfecta definición de sus prescriptores en esta fase. Los 18.5°C han ayudado un poquito, acertada decisión (92).

GUSTATIVA: En boca resulta un vino de gran amabilidad, con una acidez importante y con sus taninos muy puliditos. Como los grandes vinos, el carácter de esos taninos va "in crescendo" sorbo a sorbo aportándole gran personalidad. En su paso por boca se mantiene muy frutoso (pese a sus 45 añitos!) con notas acompotadas intensas. Los aromas retronasales son especiados y de flor marchita con apuntes de montebajo muy frescos, una delicia. Y viene lo mejor, el post-gusto, en donde nos encontramos un vino de cuerpo medio y gran equilibrio, redondito hasta la médula, con la fruta y la madera en perfecta armonía. Su elegancia es tremenda con unos toques perfectamente definidos de ebanistería fina y con los recuerdos frutales muy presentes durante todo el transcurso de las dos últimas fases. Un vino fino, fino... nos recuerda a los claretes riojanos de los años 60. Su persistencia es de dos minutos y 15 segundos. Pura elegancia y manteniendo el tipo como un campeón. Puede que aguante aún otros 5 o 10 añitos más, aunque está perfecto para abrirlo ya (93).

De esta misma bodega probamos un RVA 94 que resultó una delicia también (aunque con 18 años menos) al igual que algún Pesquera (96). De una edad mayor tenemos algún Valbuena y algún Único que han aguantado pletóricos, aunque estos dos ya juegan en otras ligas. En definitiva, sí se pueden encontrar viejunos sobresalientes con la D.O Ribera del Duero...coj*****!!):.

La RCP la considero muy buena. Compramos en varias ocasiones un total de tres botellas con precios entre 35 y 37 euros. Los vale.

MARIDAJE: Abrimos esta maravilla con nuestro surtido de embutidos ibéricos y queso curado. Después compartió mantel con un suculento solomillo de cerdo macerado en salvia y aceite de oliva arbequina con una salsa de papaya y fresas. Y finalmente nos lo terminamos con las ricas lentejitas con costilla que prepara mi esposa. Brutal el maridaje con el solomillito pues las notas cárnicas, herbáceas y frutales del plato armonizaron espectacularmente con la elegancia y los suaves apuntes amaderados de nuestro gran reserva. Una delicia amigos y una gran satisfacción ver que bien se conservan algunos viejunos que no son Riojas. El otro día fue un Toro y hoy es un Ribera del Duero. Magnífico!!

Salud-os!!

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar