Viña Pomal Centenario reserva 2012

Vino Viña Pomal Centenario reserva 2012

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
94
Puntuación Media:
8,9
Calidad-precio:
10,0

Bodega: Bodegas Bilbaínas
D.O./Zona: D.O.Ca Rioja
País: España
Tipo de vino: Tinto
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 13,50%
Varietales: Tempranillo 100%
Precio aproximado: De 10 a 19,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: Finca Viña Pomal. Viñedo en el término municipal de Haro con una superficie de 90 ha. Clima: La añada 2012 está caracterizada por la fuerte sequía debido a la escasez de precipitaciones. Vinificación: Fermentación a 28ºC y una maceración total de 3 semanas. Envejecimiento: Se cría durante 18 meses en barricas de roble americano, un 20% nuevo. En este tiempo, las trasiegas permiten que el vino se limpie por decantación natural. Tras su paso por barrica, el vino permanece dos años en botella antes de salir al mercado.

Varietales: Tempranillo 100%

3 Opiniones de Viña Pomal Centenario reserva

Rojo cereza de capa alta y ribete granate. Nariz con raza riojana desarrollando esos aromas tan peculiares de fruta del bosque horneándose y ensambladas en notas de las maderas utilizadas en la crianza, una veces da ahumados y otras tostados. Hay caramelo quemado, algarrobo, menta, cacao y especiados. Hay un poco de hojarasca en descomposición y nuevamente menta con chocolate, con aromas de maderas de ebanistería ( Boj ). En boca es placentero, buena acidez, quizás algo evolucionado respecto a su carácter frutal más maduro y las sensaciones que se perciben por vía retronasal notándose por lo menos en esta botella, su relación con el oxígeno, también en el proceso de nariz ocurría lo mismo, pero se confunden con las de algarrobo y los empireumáticos. Posgusto levemente amargoso, frutal y especiado + cacao + menta, pero que acaba dulcificándose quedándose una sensación frutal con menta, vegetal y tostada. Un vino fiel a un estilo y que es una capsula del tiempo, aún así me da la sensación que esta botella no estaba tan pletórica en matices terciarios como debería. La siguiente nos dirá. Cada vez que tomo un Rioja de este estilo clásico se me ponen los de punta y se me empañan los ojos, le echo imaginación y pienso que por ejemplo mi abuelo Ignacio percibió lo mismo en su momento, allá por la década de 1950. Esto que digo es un valor añadido tan grande que no sabemos valorarlo comercialmente, siendo el mejor marketing que hay sobre la tierra, los italianos y franceses supieron hacerlo e incluso los portugueses. Como buenos españoles nos creemos el ombligo del Mundo, pero no sabemos explicar por qué ( vendernos ). Por eso mi comentario de capsula del tiempo. Ojalá Dios me dé todos los días necesarios de vida para poder tomarme todos los Riojas buenos que pueda. ¡ Ostia !.

Volvemos sobre este reservita de Bodegas Bilbainas catado hace año y medio. He colgado su valoración como si fuera el Centenario reserva 2012, aunque en estas botellas no aparecía la palabra centenario... supongo que se trata del mismo vino...

Estamos en una paella entre colegas de trabajo y con la familia en mi casa. Nos abrimos un par de botellitas y dejamos respirar durante una hora previa a la valoración. Tapón correcto y temperatura de servicio de 18°:

VISUAL: Nos muestra un color rojo picota de capa media-baja con el ribete rubí y reflejos atejados. Su lágrima es fina, abundante y transparente (85).

OLFATIVA: En nariz nos encontramos un vino muy frutal con apuntes a mermelada de frambuesa. En movimiento hay claros especiados  pimentosos, a canela y vainilla así como aromas a flor marchita. También se intuyen notas de regaliz, montebajo y algarrobas. En cuanto a las aportaciones terciarias apreciamos cuero curtido, café tostado, chocolate y como no el roble, muy presente. Intensidad media y buena complejidad (89).

GUSTATIVA: Las primeras sensaciones en boca son de sedosidad, muy amable por su cremosidad y tacto lácteo. Acidez alta y taninos bastante puliditos que le dan un carácter muy elegante. Respecto a la botella probada hace año y medio decir que se ha redondeado maravillosamente, muy buena evolución. Retronasal acompotado, con recuerdos tostados y apuntes balsámicos. Paso por boca y post-gusto de gran elegancia. Persistencia  de 3 minutos y medio con sensaciones muy placenteras. Vino para volver a probar en unos años pues de seguro seguirá mejorando. Una delicia con mucho futuro y que de hecho tras año y medio en botella ya ha mejorado (91).

La RCP sigue siendo excelente, 11 euros por este vinazo es un chollo.

MARIDAJE: Como he comentado cayeron dos botellazas con una paella de pollo y costilla con setas. Excelente maridaje pues tanto los apuntes cárnicos como los vegetales armonizaron perfectamente con la sedosidad y frutosidad acompotada de nuestro reservita. Una gozada.

Salud-os!!

Nuestro buen amigo Ramón nos trajo este vino a la comida que organizamos con familia y amigos. Se trata de un reserva monovarietal de tempranillo del cual ya catamos la añada 2011 y quedamos impresionados por su extraordinaria RCP. Abrimos la botella y la dejamos airearse por espacio de una horita. El tapón espléndido, largo, compacto y ligeramente tintado en su base. Catamos a 17°C:

VISUAL: Color rojo picota de capa media con el ribete rubí, de lágrima densa, fina y transparente (86).

OLFATIVA: A copa parada apreciamos fruta roja madura y chuches de fresa. Al agitar emanan aromas florales a rosas, especiados de pimienta negra y nuez moscada, herbáceos de tomillo y orégano, algo de regaliz, balsámicos de eucalipto así como unos elegantes terciarios, roble, cuero, café torrefacto, tabaco de liar y chocolate. De intensidad media-alta y exquisita complejidad (89).

GUSTATIVA: En boca se muestra sedoso, aterciopelado y de gran amplitud. Su acidez es alta presentando unos taninos a medio pulir pero sin ser agresivos. Una estructura pétrea, con cuerpo, soberbio el ensamblaje con la madera. En retronasal es frutal recordándonos a la compota de ciruela y también nos trae claras notas de chocolate. De persistencia alta, casi cuatro minutos. Creo que tiene un gran potencial de guarda, habría que hacer acopio ahora que está a un buen precio y ver su evolución en 10 o 15 años. En definitiva un reserva muy bien elaborado con un magnífico resultado aunque debo decir que sin llegar al nivel de la añada anterior (90).

La RCP de nuevo excelente, 11 euros por un vino sobresaliente... es que parece increíble.

Lo tomamos con un risotto al funghi (con arroz Maratelli), compartiendo mesa con lo que quedaba de un viejuno toscano, un Chianti del 78. Este reserva maridó a la perfección con la intensidad aromática de nuestro risotto manteniendo el tipo, sin despeinarse. Magnífico Pomal, clásico riojano que demuestra una vez más que un buen tempranillo será siempre una opción.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar