Conde Valdemar Finca Alto Cantabria 2013

Vino Conde Valdemar Finca Alto Cantabria 2013

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
93
Puntuación Media:
8,5
Calidad-precio:
9,3

Bodega: Bodegas Valdemar
D.O./Zona: D.O.Ca Rioja
País: España
Tipo de vino: Blanco
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 13,50%
Varietales: 100% Viura.
Precio aproximado: De 5 a 9,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: Conde de Valdemar Finca Alto Cantabria 2013 es un vino blanco de pago elaborado únicamente con la variedad viura procedente de viñedos propios situados en la Finca Alto Cantabria. Se le ha sometido a una maceración pelicular durante 8 horas a temperatura controlada (14º). Hace la fermentación en barrica de roble francés al igual que la crianza.

Varietales: 100% Viura.

14 Opiniones de Conde Valdemar Finca Alto Cantabria

El vino Conde de Valdemar Finca Alto Cantabria 2013 tiene un bonito color amarillo alimonado, limpio y con buen brillo.
En la nariz se repite el limón pero suavizado por pinceladas de manzana asada y fresca hierbabuena. El pastel se redondea con albaricoques maduros y notas minerales blancas. Nariz fresca pero con contenido.
Aunque la madera está presente en todo momento se observa que está finamente integrada con los sabores cítricos. Al tacto se muestra tierno y jugoso por dentro y estructurado y amplio por fuera. Las chispas de canela lo dulcifican sin excederse quedando como resultado un vino muy rico de beber que sorprende por su profundidad dentro de la frescura.

Color pajizo intenso. Ribete con buen brillo y tonos limón.
Nariz muy agradable donde sale fruta tropical, mango, piña, limón, corteza de cítricos, punto graso, manzana asada, levaduras e incluso hidrocarburos. Destacan sus tostados y su barrica perfectamente integrada, dando notas de vainilla y crema pastelera que le suman en untuosidad y complejidad. Es tremendamente fresco y aúna fruta y madera en perfecta armonía. A copa movida sale cierto punto vegetal.
En boca es cremoso, graso, con una acidez con buen nervio, paso ligero, buena calidez e incluso cierto tanino. Muy rico, con buena frescura y corte cítrico y mineral muy interesantes.
Complejidad pura y dura. Y a qué precio...

Es muy franco y directo, más con definición que con estridencia. Se llena la copa de un aroma meloso, envolvente, de un grato aspecto cítrico y muy de manzana reineta madura me lleva a la Chardonnay. Es expresivo lleno de contenido a la par de comedido, es muy fino y claro, nos descubre una hierba tanto seca, heno, como verde, toque herbáceo fresco, agradable. Al final sientes las lías y un rico aspecto de finísimo toque tostado.

En boca tiene una entrada muy amable, equilibrada, con un tacto sedoso, la fermentación en barrica se descubre un poco más, sin dañar, sin restar el protagonismo frutal, con elegancia. Tiene una rica acidez, fresca e integrada, llena, es jugoso y untuoso con un agradable alcohol dulce, es un vino muy ancho en la boca, perdura y la llena. Al final deja un leve recuerdo a piedra caliente aunque quien preside ahora en este vino es la frescura y un prometedor futuro.

Visual:

Amarillo pajizo.

Olfativa:

Nariz de media intensidad. El primer impacto que se recibe es del cítrico del limón (pulpa). Prosigue la pera, la manzana reineta, balsámicos (menta) y un fondo de fruta madura de hueso. Con oxigenación aparecen unos tostados muy ligeros, punto vegetal y mineral (piedra mojada).

Gustativa:

Buena acidez, fresco, frutal, untuoso y un postgusto muy cálido.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar