Inspiración Valdemar Selección 2012

Vino Inspiración Valdemar Selección 2012

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
89
Puntuación Media:
7,7
Calidad-precio:
5,3

Bodega: Bodegas Valdemar
D.O./Zona: D.O.Ca Rioja
País: España
Tipo de vino: Tinto
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 14,00%
Varietales: 65% Tempranillo, 25% Graciano, 10% Maturana
Precio aproximado: Desconocido
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: Envejecimiento de 12 meses en barricas de roble francés (70%) y americano (30%).

Varietales: 65% Tempranillo, 25% Graciano, 10% Maturana

6 Opiniones de Inspiración Valdemar Selección

El vino Inspiración Valdemar Selección 2012 presenta un bonito color rojo picota de capa media-alta. En nariz lo primero que asoma es la presencia de la barrica que ha marcado el vino durante su crianza. Torrefactos, especias y vainilla, siendo todos éstos aromas limpios y fieles a una elaboración de La Rioja más clásica. Las frutas rojas y negras maduras están pero se mantienen en un segundo plano.

En boca el vino está condicionado por la tanicidad de la madera y su astringencia. Buen vino que quizá en unos años se encuentre más equilibrado en su conjunto. 

Es un vino limpio y brillante. Color picota muy maduro con ribete en el que se aprecian claramente notas de evolución debidas a su crianza. Lágrima densa y coloreada.

En nariz tiene unas notas muy intensas a maderas. Si bien el aroma a madera es limpio y claro, adolece de notas frutales para ser un vino redondo. Es de intensidad en nariz alta pero de durabilidad media. Aroma que evoluciona en cierta medida.

En boca tiene un paso muy astringente debido a la madera, tampoco aparece la fruta y tiene un tanino agresivo. 

es un buen vino para cata de maderas (Solo maderas) o para aficionados con gusto por maderas en solitario. EN mi opinión falta fruta pero este tipo de vinos no decepcionan al público que busca este producto.

 

Nos encontramos con un ensamblaje de tempranillo, maturana y Graciano, de intenso color picota granate oscuro.
En nariz asoma una barricada demasiado presente y aún no integrada, con agitación asoma algo de fruta negra madura.
En boca es carnoso y sabroso pero esa madera aún excesivamente presente no deja expresarse aún al vino.
Un tiempo más en botella no le vendrá nada mal a esta muestra.

Un Tinto Rioja donde en una añada 2012 ya es evidente el color  purpúreo ciruela marcado con ribete cardenalício .En la fase olfativa las notas muy marcadas a vainilla y torrefactados dejan entrever la presencia del roble francés de las barricas donde ha madurado. Notas de frutas maduras, ciruelas negras. En boca sigue confirmando la presencia y persistencia de barrica que enmascara el resto de aromas y la fruta.Un rioja clasico para quienes buscan la madera que predomina sobre el resto de notas.

En otras ocasiones había calificado algunos Riojas como clásicos. Me equivoqué, al lado de éste ahora me parecerían modernos. Al grano:

Color rojo picota, pero lo que destaca es la nariz: con una intensidad media-alta, la madera y sus derivados lo tapan todo. Muchas notas reductivas también. Hay de todo, menos fruta, que poco a poco y con la agitación empieza a aparecer tímidamente, en forma de frutos rojos y negros maduros, pero enterrados entre los aromas predominantes comentados.

En boca, más de lo mismo.

Estamos ante un reserva "de toda la vida", con maderaza a saco. De los vinos que uno se imagina que gustaban a los jefazos de antaño, sentados ante una buena mesa y con un puro. Disculpadme, pero es lo que me viene a la mente...

Sin duda, estos vinos aún tendrán su público, y quizás hasta sea amplio, pero no es lo mío. Aunque malo no es, en absoluto... es cuestión de gustos. Su precio, sobre 11€, me parece casi barato para los años que tiene, aunque personalmente no lo pagaría.

En nariz lo que más llama la atención son los aromas procedentes de la madera, siendo éstos muy intensos. Durante unos largos minutos del vino no salen otros aromas que no sean de la madera. Le cuesta despejarse pero poco a poco comienza a salir la fruta roja en un segundo plano.

La entrada en boca es potente y, de nuevo, la madera vuelve a hacer acto de presencia dominando la situación por completo. Postgusto medio-largo.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar