Conde de Valdemar Reserva 2007

Vino Conde de Valdemar Reserva 2007

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
94
Puntuación Media:
8,8
Calidad-precio:
9,3

Bodega: Bodegas Valdemar
D.O./Zona: D.O.Ca Rioja
País: España
Tipo de vino: Tinto
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 13,50%
Varietales: 90% Tempranillo, 5% Mazuelo y 5% Graciano.
Precio aproximado: De 5 a 9,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: 18 meses en barrica de roble americano y francés (según contraetiqueta pone "roble" a secas pero aunque es mayoritario el americano, también lleva crianza en barrica francesa)

Varietales: 90% Tempranillo, 5% Mazuelo y 5% Graciano.

4 Opiniones de Conde de Valdemar Reserva

Picota de capa media y nariz de buena intensidad con buena presencia de fruta negra, un punto balsámico fresco, notas tostadas y unas sutiles especias como de clavo. En boca la acidez es muy buena y el tanino está perfectamente integrado, lo que lo hace un vino fácil de beber y atractivo.

Corcho perfecto y apenas bañado en vino rojo picota. Huele muy bien por el interior a frutos rojos y negros maduros.

Abierto una hora antes de su consumo. Servido a unos 13-14ºC pero en copa gana rápidamente los 17ºC requeridos.

Visual

Rubí de capa media, ribete cereza-transparente con ligeros destellos entre granates y atejados, limpio, brillante, de abundante lágrima, fina y de lenta caída. (9,3)

Nariz

De inicio algo cerrada pero cuando se abre aparece fruta roja y negra madura, cueros, especias dulces como el clavo, vainilla, fondo tostado de finas maderas, toffee, herbáceos, balsámico-mentolados y unas notas de hongos y trufa. Buena nariz, clásica. (8,6)

Boca

Ataque fresco y fluido, seco pero sabroso, de buen volumen, con buena fruta negra, notas tostado-amargosas, notables balsámicos, buena acidez, media densidad, buen cuerpo y estructura. Es un reserva expansivo pero, a la vez, fluido y algo ligero, de buen y agradable paso por boca. Los taninos aún se perciben claramente en mucosas pero están ya bastante redondeados. 

El final es largo con notas de frutos negros maduros, especias, clavo, regaliz, menta y algo de toffee en un estupendo retrogusto; en vía retronasal reaparecen sensaciones y se potencian las notas tostadas, a cueros y balsámicas que lo redondean estupendamente bien. (8,9)

Estupendo reserva riojano en muy buen momento de consumo. Excelente RCP.

 

 

Otra botella más. 

El corcho es de buena longitud y calidad; apenas bañado en vino rojo picota oscuro que huele muy bien.

Abierto dos horas antes de degustar el vino.

Visual

Rojo picota claro-rubí con destellos ligeramente ocres, capa media-alta, ribete cereza-transparente con ligerísimos destellos anaranjados, limpio en general (salvo algún poso en el ribete de media botella hacia abajo), brillante y de buena y abundante lágrima de muy lenta caída. (8,5)

Nariz

De intensidad media plus a fruta negra y, en menor medida, roja madura, especiados varios, regaliz, coco, vainilla, canela en rama, balsámico-mentolados potentes que le aportan frescura, notas tostadas a finas maderas, ligeros torrefactos, cacao amargo, tabaco rubio y de pipa, cueros suaves y ligeras notas cremosas. Todavía tiene fruta, intensidad, buena complejidad y suaves terciarios. (8,8)

Boca

Ataque suave y frutal, de profundidad y complejidad media plus, de buena sapidez gustativa, sedoso, elegante, de contundencia y potencia media plus, de media densidad, buen volumen y estupendo cuerpo y estructura. Paso por boca sabroso y fresco, de elevada acidez, equilibrado y redondo con buen fondo de maderas de calidad. Los taninos tienen nervio y se perciben muy claramente en mucosas (tienen margen de pulido), pero el buen trabajo de crianza en barrica y botella a sus 10 años, hace que éstos estén ya masticables, sedosos, sabrosos, dulces y pulidos.

El final es largo, a frutos negros maduros, con notas de regaliz, coco, vainilla, mentolados y herbáceo-especiados en un sabroso retrogusto; en vía retronasal aparecen sensaciones del retrogusto y también percibimos notas a tabaco, finas maderas, balsámicos que lo rematan estupendamente bien. (9,1)

Buen vino este Conde de Valdemar Reserva 2007 a sus 10 años de vida: en un estilo de Reserva riojano a caballo entre el clasicismo y la modernidad.

No sorprende por sus descriptores pero sí por lo redondo, elegante, sabroso y rico que está ahora mismo, es decir, sorprende por el gran equilibrio que ofrece en este momento evolutivo a sus 10 años de vida. En momento óptimo de consumo (aunque con unos cuantos años de aguante y potencial pulido de taninos en botella).

Su PVP rondaba los 10-11€ en su momento (en la actualidad, la añada 2010 ya roza los 12€). Muy buena RCP para lo que ofrece.

Me queda una botella todavía de esta añada (veremos en unos meses o años qué tal evoluciona).

 

Corcho largo y grueso, apenas bañado en vino color rojo picota.

Las etiquetas son características desde añadas anteriores. A diferencia del 2009, los racimos que rodean una buena parte de la etiqueta son de color plateado (en el 2009 son color anaranjado oscuro).

Visual: rojo picota, capa media-alta, ribete cereza-transparente con ligerísimos reflejos atejados y con recuerdos granatosos, limpio, brillante y con muy buena y abundante lágrima de lenta caída.

Nariz: fruta roja pero, sobre todo, negra muy madura casi en licor y de muy buena intensidad, algunos lácteos todavía, balsámico-mentolados muy poderosos, eucalipto, especiados, clavo, cedro, higos secos, orejones, uvas pasas, pimienta negra, canela en rama, coco, vainilla, chocolate, torrefactos, tostados y finas maderas muy bien integradas. Toques herbáceo-vegetales a tomillo, hinojo, monte bajo, sotobosque, ahumados y una buena dosis de incienso a la hora y media del descorche. Al inicio aparecían aromas a cueros y algo de carne de caza, pero con la aireación sólo hay toques a sangre, tinta china y carne de caza. Muy complejo.

Boca: entrada fresca y sedosa, de volumen medio-alto que se expande en boca, buena densidad y estructura. Paso ágil y fresco, de muy buena acidez; tanino abundante con toques de astringencia notables pero, a la vez, dulce y pulido (excelente). El final es largo y ligerísimamente amargoso-dulce en el final, con postgusto y retronasal a frutos negros en licor, especias, regaliz, chocolate, uvas pasas, hierbas de monte, finas maderas, toques vegetales y carne fresca junto a esas vainillas y tinta china que invitan a otra copa.

Un estupendo vino. Reserva entre clásico y moderno. Complejo y fresco a la vez. Se bebe con mucha facilidad.

Requiere algo de tiempo y paciencia para poder disfrutarse plenamente, pero que para su PVP (unos 10-11€) es un vinazo. Evoluciona fantásticamente bien con el paso del tiempo y está joven con algo más de 8 años. Le queda vida y evolución para rato. Excelente RCP.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar