Conde de Valdemar reserva 1982

Vino Conde de Valdemar reserva 1982

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
96
Puntuación Media:
9,2
Calidad-precio:
10,0

Bodega: Bodegas Valdemar
D.O./Zona: D.O.Ca Rioja
País: España
Tipo de vino: Tinto
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 13,00%
Varietales: 85% Tempranillo, 15% Mazuelo
Precio aproximado: De 30 a 49,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: Uvas procedentes únicamente de fincas propias ubicadas en las tres sub-zonas de Rioja, en los municipios de Tudelilla, Cenicero y Oyón. Vendimias manuales y segunda selección en mesa a su llegada a la bodega. Cada variedad es vinificada por separado. Permanece en grandes depósitos a lo largo de 6 a 12 meses en los que realiza las fermentaciones, sin control de temperatura. ACIDEZ TOTAL: Tártrica 5,6 grs./l. FECHA VENDIMIA: 4ª Semana de Septiembre y 1ª Octubre. ENVEJECIMIENTO: 22 meses en barrica de roble realizándose 8 trasiegas. Se embotellaron 130.830 botellas en Marzo de 1986.

Varietales: 85% Tempranillo, 15% Mazuelo

3 Opiniones de Conde de Valdemar reserva

Pues año y medio después vamos con la segunda de las botellas que me agencié de este Conde de Valdemar reserva de la excelente añada en Rioja de 1.982. Abrimos la botella con el abridor de tijeras y el tapón salió perfecto, tintado sobre 1 cm desde su base, compacto y quizás un pelín corto. Servimos en copa borgoña y dejamos respirar por espacio de 90 minutos antes de su valoración a 18°C.

VISUAL: De color rojo rubí de capa media sin apenas diferencia con el ribete. Decir que con el tiempo se va apagando en intensidad de color (84).

OLFATIVA: A copa parada encontramos aromas de fruta escarchada y a compota de frambuesas. Al agitar aparecen notas balsámicas de eucalipto, herbáceos de hierbabuena, algo de coco, especiados de canela y apuntes viejunos a polvorilla, hojarasca húmeda y desván. En la pátina terciaria asoman fragancias de cuero viejo con un fondo amaderado de roble muy elegante. Buena complejidad aunque penaliza un poco su intensidad media-baja (88).

GUSTATIVA: En boca resulta un coloso. De tremenda amplitud, con una acidez brutal y con los taninos maravillosamente dulcificados. Intenso y corpulento (más que la anterior botella) pero a la vez lácteo y sedoso en su paso por boca. Con un retronasal con aromas a compota de frutos rojos con notas especiadas de canela y vainilla. Post-gusto delicioso con apuntes de coulís de fresa, regaliz y vainilla. La madera de nuevo haciendo acto de presencia, el alma de este vinazo, elegante y maravillosamente evolucionado. Creo que está en su clímax en este momento. Una muestra de la gran añada del 82 que otras veces no ha estado a la altura, pero hoy no es el caso. Mejor que la disfrutada en Nochevieja de 2017, sobre todo en boca (94).

La RCP la mantenemos en excelente, 15 euros fue un gran precio.

MARIDAJE: Nos acabamos la botella con tres ágapes: El primero fue nuestro recurrente surtido de queso curado y embutidos ibéricos. En la segunda ocasión acompañó unos callos a la madrileña y nos la terminamos con una paellita de leña. Maravilloso en las tres ocasiones pero quizás destacaría el maridaje con la paella de pollo, conejo, costilla y caracoles. Las notas dulzonas y frutosas y los aromas amaderados de nuestro reserva armonizaron a las mil maravillas con los apuntes cárnicos, grasos y ahumados de nuestra paellita a la leña. Además en muy buena compañía, cinco mujeres y yo sólo!! Brutal!! ):

Salud-os!!

color riojano clásico de caoba leve y capa baja. Ribete anaranjado y bonito.

Nariz muy distinta y dulce, botica en el inicio,  tiza, polvo, vainilla y mucha canela, Nariz marcada en los polvos de talco y no va a más

Boca grande grande, muy rica, tiene volumen, fruta madura y licorosa, sensación de vino, armónico, ácido, te deja la boca limpia en el paso, profundo, una boca de 10. Recuerdo permanente, brutal, nariz anodina y boca explosiva. Que rica!!!!

Vamos con el segundo de los vinos que llevé a la cena de Nochevieja. Abrimos la botella dos horas antes. Tapón en perfecto estado, compacto y tintado en toda su longitud. Catamos a 17°C:

VISUAL: Presenta un color rojo picota de capa media con una ligera turbidez. Ribete rubí yendo hacia el anaranjado, del centro hacia fuera. Lágrima escasa, gruesa y transparente (88).

OLFATIVA: A copa parada encontramos aromas de fruta roja muy madura (mermelada de frambuesas). Al agitar surgen apuntes de sotobosque, hinojo, especiados de fenogreco y clavo, notas de boletus, hojarasca húmeda y unos cuantos terciarios, crin de caballo, tabaco de pipa, café torrefacto y un final amaderado. Bien de complejidad con una intensidad media (89).

GUSTATIVA: En boca es realmente amable, muy redondito y todavía con alta acidez lo que le proporciona un buen ataque. Paso por boca sutil, cremoso y de amplitud media. Taninos muy dulcificados aunque se intuyen. En retronasal nos aporta aromas fúngicos, un toque balsámico de eucalipto y ese puntito a roble fruto de su crianza. Persistencia de unos 2 minutos y 20 segundos. Post-gusto delicioso, sedosito y como mentolado que lo hacen muy apetecible, dando la sensación de un vino fresco, más joven de lo que es. Creo que está en su clímax, en un momento óptimo de consumo aunque intuyo que apunto de empezar su declive en pocos años. Nos ha encantado sobre todo en boca, un vino amoroso diría yo...(92).

La RCP fue excelente ya que conseguimos dos botellitas por 15 euros cada una allá por Mayo 2015.

MARIDAJE: Para acompañar este vino sacamos unos impresionantes troncos de atún rojo en costra de sésamo y soja con pimientos rojos al horno. Sensacional experiencia la de este maridaje. Quién dijo que un tinto y un pescado no combinan. Se entendieron maravillosamente, la salinidad del atún y los apuntes especiados del sésamo armonizaron de modo sublime con la sedosidad y la frescura de nuestro reservita. Otro goce más en la Colla en compañía de los colegas y la familia. ¡Inmejorable!

Salud-os!!

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar