Yllera Vendimia Seleccionada 2012
Vino Yllera Vendimia Seleccionada 2012
FICHA TÉCNICA
Bodega
D.O./Zona
Pais:
España
Tipo de Vino:
Tinto
Crianza:
Con crianza
Graduación (vol):
14,50%
Varietales:
100% Tempranillo de viñedos de más de 40 años
Precio aproximado
Precio Aprox:
De 10 a 19,9 €
PUNTUACIÓN
Nota de cata NOTA MEDIA:
8.17
/
91
Nota de cata CALIDAD-PRECIO:
7,8
ELABORACIÓN
Vendimia manual en cajas. Doble selección de uva en el viñedo y en la mesa de selección en la bodega. Despalillado. Fermentación alcohólica a 28ºC y fermentación maloláctica en acero inoxidable. Trasiego a barricas para la etapa de crianza. Crianza en barrica: 24 meses en barrica de roble americano y francés. Concluido el periodo de crianza, se trasiega a depósito de madera de roble francés de 13000 L para su posterior clarificación y estabilización final. embotellado y crianza en botella.
OTROS VINOS CATADOS DE ESTA BODEGA
VER MÁS
Opiniones de Yllera Vendimia Seleccionada
OPINIONES
61

El vino Yllera Vendimia Seleccionada 2012 es de color rojo picota, de capa alta, brillante, con una lágrima densa, y se presenta como un vino rico en glicerina. Aromáticamente es un vino intenso. A copa parada lo que más abunda es la fruta roja y negra muy madura. Se perciben notas dulzonas de frutas maduras. A copa agitada crece y afloran los aromas terciarios. Especias, suaves tostados, frutos secos y con unas ligeras notas balsámicas de fondo.
Sin duda una buena nariz llena de detalles.
En boca el vino tiene una entrada vigorosa, con volumen, elegante y con una correcta acidez. Tanino redondo y delicado.

Y cinco años después volvemos con este vino de la Tierra de Castilla y León. La primera vez decíamos que pedía botella a gritos, así que veamos cómo ha evolucionado. La abrimos y dejamos que respirase por espacio de 20 minutos antes de proceder con su valoración a 17°C. Tapón correcto, compacto de longitud media y tintado unos 5 mms desde la base.

VISUAL: De intenso color rojo picota de capa alta con un ribete en tonalidades rubí y de cierta turbidez. Su lágrima es gruesa, escasa, lenta y ligeramente tintada (90).

OLFATIVA: Delicioso en nariz desprendiendo fragancias acompotadas intensas de mermelada de fresas y ciruelas. Agitamos y se aprecian especiados exóticos, nuez moscada y fenogreco, así como un recuerdo herbáceo de orégano. Seguimos olfateando y aparecen más especiados, en este caso más dulzones, de canela y con un marcado punto avainillado. Al final asoma la madera con recuerdos tostados y ahumados, con un toque licoroso de duelas envinadas y con aportes terciarios de cacao y cuero curtido. El roble presente, con los tostados predominantes y de intensidad media-alta, con los descriptores bien definidos (92).

GUSTATIVA: La espera ha valido la pena. Alta acidez pero controlada. Taninos bastante domaditos ya aunque presentes, dándoles estructura y caché al vino. Muy amplio, licoroso y corpulento en boca. Paso por boca ligeramente licoroso, frutoso, con notas acompotadas de mermelada de cereza. En retronasal hay un toque mineral de arcilla húmeda y un puntito de flor marchita. Post-gusto fantástico, con cuerpo, muy sabroso, amplio y con una persistencia de 3 min y 10 segundos. Genial la evolución de este vino, me alegro mucho por ello, aunque fue una pena no haber hecho acopio. Madera y fruta en total sintonía, vino muy equilibrado, elegante y muy cerca de su clímax. Gran vino, gran selección, sí señor (93).

La RCP me parece excelente pues conseguimos esta botella por unos 8 euros, increíble la calidad y los años de crianza por ese precio.

MARIDAJE: El primer día nos lo tomamos con unas ricas lentejas con lomo y aguacate. La segunda ocasión acompañó un pollo a la cerveza, y nos lo terminamos con un delicioso surtido de queso curado, jamón y embutidos ibéricos. La combinación con las lentejitas fantástica, con notas ferruginosas y minerales en total sintonía. Y con los embutidos sin comentarios, un vino perfecto, con el carácter adecuado para lidiar con los intensos sabores grasos, especiados y cárnicos. Gran disfrute amigos!

VIDEOCATA:  https://www.youtube.com/watch?v=LTHAK9Np1E4

Salud-os!!

Después de la cata de hace más de dos años, como decía en la anterior, ha crecido mucho.

Se mantiene al nivel descrito, con esas notas cremosas, esa fruta bien madura, pero ese contrapunto de pimienta negra, de cardamomo, con esos ahumados y los tostados totalmente integrados. Nariz intensa, explosiva, que sigue como la describí: rezumando madurez y elegancia.

La boca está muy pulida, con el tanino servicial, la acidez muy buena. Se ha redondeado un pelín más, sin restar complejidad y sin que sea un vino plomizo. Maduro, elegante, potente... y con esa rusticidad. No es un caramelo de café en boca.

Sigue estupendo y muy rico. Un vinazo y con un precio tremendo.

... ahora digo que está cojonudo.

Catado hace un par de meses, nos mostraba una nariz más cremosa, con una fruta madura, con esos toques de especias y tostados, una barrica integrada, notas de vainilla, bombón de licor (no tan alcohólico como lo recordaba), con notas dulces, de monte bajo, tabaco, tinta china, violetas, chocolate... Es intenso, pero no avasallador. Balsámicos, tostados, con ese café sutil y suave, mineralidad más marcada y un toque como de canela picantón.

En boca es sabroso, intenso, redondo, con esa fruta madura con algún toque crujiente. Hay cacao, café negro tostado, sotobosque, balsámicos y esas notas de vainilla dulces y elegantes. El alcohól es dulce, integrado, con el tabaco y la mineralidad dándole un toque complejo, con esas especias picantonas jugueteando al ratón y al gato con las dulces. Los balsámicos le dan ese toque fresco y la acidez está en muy buena forma. Los taninos están domados, pero con ese toquecillo rústico que tanto me gusta. Postgusto floral, con un toque de perfume, licoroso. Aún tiene margen de mejora, pero está muy rico ahora mismo.

Color rojo picota con ribete rubí. Capa media-alta. Lágrima densa.

Aromas a fruta negra muy madura, madera muy presente, balsámicos, vainilla y tabaco. Un punto alcohólico.

En boca se aprecian los taninos bastante marcados, muy buena acidez que le da un paso sedoso. Retronasal excelente, intenso con fruta madura y una gran persistencia.

De nuevo mis disculpas por la demora en colgar la valoración de esta cata virtual. Repito que me toca catar las botellas adjudicadas cuando llego a España de vacaciones y por ello el retraso. Dar las gracias por anticipado al grupo Yllera y a Verema por hacerme partícipe de este evento. Mil gracias de todo corazón.

La botella bordelesa tiene una etiqueta blanca con un grabado moderno que muestra a un hombre vendimiando y depositando los racimos en la canasta que soporta una mujer. Bonita imagen. Abrimos la botella y lo aguantamos abierto dos horas antes de catarlo. Servimos a 17°C:

VISUAL: Nos encontramos con un vino de color rojo picota, brillante y de capa media con un ribete entre violáceo y rubí. Su lágrima es densa, lenta y muy ligeramente tintada (85).

OLFATIVA: A copa parada emanan aromas a fruta negra, de alta intensidad, mermelada de ciruelas y moras con un componente alcohólico importante. Al agitar apreciamos notas florales de violeta, balsámicos de eucalipto, regaliz y finos especiados de pimienta, fenogreco, pero sobre todo con predominio de la vainilla. También encontramos terciarios de tabaco inglés, cuero ruso y café torrefacto. La madera muy presente, marcada a fuego, ahumados y tostados intensos. Al final aparece un cierto toque mineral de tinta china. Espectacular en nariz, intenso y complejo (91).

GUSTATIVA: Y nos lo llevamos a la boca: ¡Qué carácter tiene el chaval! Posee un punch descomunal, intenso, carnoso, de alta acidez, de taninos marcados y con el alcohol muy presente. Se pega al paladar como una garrapata aunque sin embargo presenta un paso por boca agradable, suave y sedoso... sorprendente. En retronasal aparecen notas de fruta negra, moras y casis así como claros apuntes tostados de la madera y aromas a cacao puro. Su persistencia larga, de casi tres minutos. Un vino en clara fase ascendente, que pide botella a gritos aunque repito que sorprende su sedosidad frente a la impetuosidad de sus taninos. Para mi gusto demasiado pronto... Habrá que probarlo en dos o tres añitos y seguir su evolución (85).

La RCP la considero muy buena pues para costar sobre los 10-11 euros tiene un futuro prometedor. Además 24 meses de barrica por ese precio es de agradecer.

Este reserva nos lo tomamos en tertulia con unas deliciosas aceitunas negras enormes, "Perlas del Guadalquivir" de aperitivo y con tres amigos para saborearlo en buena compañía. Por supuesto el vino pudo con las olivas y con lo que le hubiéramos echado, je,je... La impresión fue unánime: Vino de futuro. Salud-os!!

Visual:Picota de capa media- alta con ribete violáceo. me gusta la presentación de la botella
Olfativa:Fruta roja y negra madura, chocolate, tostados, complejidad
Gustativa:Paso medio, frescor, buena acidez, potente y elegante con retro largo que podría ganar con el tiempo

Color rojo picota de capa media-alta con bordes cardenalicios. Muy glicérico, forma una buena lágrima que tiñe la copa. Límpio y brillante.

En nariz mucha fruta roja y negra. Se nota el alcohol. Notas a tostados, balsámicos mezclados con aldo de monte bajo. Removiendo copa, van apareciendo los aromas terciarios, como cuero y tabaco.
Buena intensidad aromática, con una complejidad que engancha perfectamente con una buena definición de los aromas.

Buen ataque, frescura, se nota la madera, pero es un vino que tiene peso, cuerpo. Taninos algo astringentes. Buena acidez, un punto goloso y final amargo. Postgusto largo.

Quizás necesite algo más de tiempo en botella, pero ya muestra sus encantos: potencia, finura y elegancia...

Color picota, con capa media con ribetes y destellos unas veces dan sensación de color rubi y otras me recuerdan al amoratado.

De entrada fruta, detalles de alcohol y de madera. Hay que esperar y mover. Le cuesta abrirse, pero promete buena cosas.

Tiene cuerpo, llena la boca, buena acidez, no está sobrado de fruta, un puntito de alcohólico, los taninos presentes pero sin ser ásperos y un buen final.

Color picota capa media-alta, con ribete granate. Lágrima densa que tiñe la copa.
En nariz complejo y buena intensidad, perceptibles tanto la fruta (de predominio negro y maduro a mi parecer), como la madera. Notas de especias dulces, tostadas y cacao.
En boca también interesante. Aún algo astringente pero bebible. Buena cantidad de fruta. Postgusto largo.
Me ha parecido un vino elegante con un perfil muy típico y que puede gustar a mucha gente, aunque aún estará mejor en uno o dos años.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar