Peña La Verema

Cata nº 260: Tintos diversos.

El pasado jueves 21 de abril celebramos la cata 260 de la Peña la Verema en el restaurante Fierro, organizada por Juan Such, con el lema: “Tintos 2007 y 2008 con varietales y zonas muy diferenciados”. Recomenzamos así el turno de catas con nuestro socio más veterano, fundador y expresidente como organizador en un marco muy especial, el restaurante Fierro, al que tenía muchas ganas de ir.

Estimando que el título original era un poco largo y que el motivo se desenfocaba un poco en mis ojos, acudí a las herramientas del procesador de texto en busca de sinonimias, analogías, aproximaciones, interpretaciones y demás ayudas para descifrar el arcano. El resultado fue confuso. Primero obtuve la frase “tintos diversos”. Me pareció un eufemismo tan benévolo y contundente como oportuno. No obstante, en la segunda y posteriores ocasiones me encontré con frases tan desconcertantes como ésta: “os voy a poner a prueba para comprobar, una vez más, que no tenéis ni idea”. Espoleado por la curiosidad encontré más opciones que encuentro fuera de lugar mencionar en estos momentos. La primera opción, como dije, me pareció tan breve y adecuada que ha sido elegida como título subsidiario de la cata. La segunda me pareció simplemente una perversidad informática digna de HAL 9000 en sus últimos estertores pero, considerándolo curioso, he decido haceros partícipes del extraño incidente. Tampoco creo que tuviera relación con el hecho de que Juan nos emparejara al comenzar la cata y nos entregara una ficha a cada equipo similar a la del concurso de Cata por Parejas de Vila Viniteca, próximo a celebrarse. Ni tampoco que nos asignara una puntuación a cada par, hecho que encontré natural en un docente. En fin, azarosas coincidencias que nublan mi entendimiento…   Leer más

Curso-cata de carnes y cerveza

El lunes 18 de abril comenzamos una semana cargada de eventos con una cata de carne y cervezas en el Mercado de Colón. Organizada por Las Cervezas del Mercado y Palanca Carnissers, disfrutamos de unas estupendas piezas de carne muy bien acompañadas por una gran selección de cervezas.

Se produce en mí una curiosa contradicción. Si bien cada vez tomo menos carne de forma regular, el producto me interesa cada vez más y disfruto como nunca con las buenas piezas. Es curioso como en mi infancia, cuando la carne era considerada como el paradigma de la buena nutrición, la aborrecía. Con la edad aprendí a comerla, prepararla y saborearla. En mi casa su consumo fue creciendo de forma pareja al que, probablemente, tuvo en el consumidor medio español. No obstante, con el comienzo del siglo XXI se produjo un cambio en mi tendencia y ya había iniciado un descenso en su consumo, incluso antes de que se desencadenara la infausta “crisis de las vacas locas”. No obstante, conforme se reducía su presencia iba constatando que su consumo ocasional era cada vez más gustoso.  Desde que probara las carnes de María José y Darío -a quienes debo una visita- en Araguaney  se abrió un mundo de sensaciones.  Desde entonces he probado carne muy buena y algunas piezas excepcionales, de llorar. ¿Sencillo? ¿Simplemente producto? Sí y no. Desde luego la base es un buen género; condición necesaria. Por eso me interesa este curso, porque quiero conocer en profundidad los factores que afectan a su calidad. Pero no suficiente. Estoy constatando que su preparación, en contra de lo que cabría suponer, no es en absoluto trivial. La forma de cocinar, el punto, la temperatura, la sal y  el servicio son factores que pueden arruinar la mejor pieza del mundo, aunque no ensalzar la peor. No obstante, es preciso reconocer que, en general, en los restaurantes se están cuidando cada vez más todos y cada uno de los factores mencionados.   Leer más

Cerveza y queso, un maridaje excepcional.

El lunes 22 de febrero, en Las Cervezas del Mercado -Mercado de Colón-, tuvo lugar una interesantísima cata maridaje de cervezas y quesos. Co-dirigida por el enólogo José Tomás y por José Manuel Manglano (Charcuterías Manglano), organizada por Anabel Navas y Christian Jardel (Bierwinkel), con la ayuda del propio José Manuel y de Alicia López en la selección de quesos y con la participación de algunos invitados de lujo como Manuela Romeralo, Jonathan Martin o Emiliano García. Rodeado de maestros sólo se puede escuchar y aprender.

El caso es que José Manuel ya me había avisado: Te va a sorprender, va a ser una montaña rusa. La verdad es que, cada vez más, me gustan las sorpresas de este tipo. Con el tiempo y con la edad -que circulan a la misma velocidad-, se van perdiendo muchos prejuicios y uno está más abierto a sensaciones sorprendentes, aparentemente contradictorias. Porque esa noche predominó el contraste, pero en una contradicción armónica y llena de chispa.    Leer más

Blancos diferentes: a la búsqueda del gran vino blanco

Blancos diferentes: a la búsqueda del gran vino blanco

Cata 251. Jueves, 21 de Mayo de 2015.

 

Nota: Esta cata tuvo lugar antes que la previamente publicada pero como bien sabeis el continuo espacio-tiempo permite este tipo de licencias, especialmente entre personas muy ocupadas.

Frecuentemente encuentro referencia en revistas, blogs y webs sobre las carencias que los blancos españoles tienen, especialmente si se comparan con los vinos tintos. Y lo cierto es que con la excepción de los vinos del marco de Jerez y de la zona de Montilla-Moriles la historia de los blancos nacionales resulta menos prolongada y aporta bastante menos que la historia de los tintos. Por su parte hay otras dos zonas que han mostrado una espectacular progresión. Cava, en especial con sus cavas blancos de larga crianza y Galicia con su potenciación de las variedades blancas menos conocidas y la consolidación del albariño. Además podemos encontrar productores haciendo cosas excepcionales en otras partes del territorio nacional y zonas con una impresionante tradición, como Rioja, en la que los blancos han pasado a un segundo plano pero aún así tiene una impresionante historia que mostrar.   Leer más

El txakoli es un buen vino, punto pelota.

Txakoli porque sí

Con este epígrafe empecé en mi cabeza a pensar en la cata de la Peña La Verema que me tocaba en el mes de julio, un mes perfecto para estos vinos blancos, sencillos y afrutados que se beben en vaso chato en cualquier taberna del Norte. ¡Las narices! 

Pues de eso se trataba, de desmontar mitos, y a alguno le costó incluso después de la cata, pero eso ya es harina de otro costal. 

Con el run run en la cabeza de montar esta cata me puse en contacto con Arrutzi Nájera, buen conocedor de los vinos de su tierra y una persona formidable, no sólo por la asesoría, sino por prestarse a la gestión. Mil gracias desde este post por la sencillez de lo que se me antojaba una tarea complicada, comprar txakoli de calidad fuera de la zona que no fuera caer en la marca que todos tenéis en la cabeza (sin desmerecer). 

cata-de-vinos-txakoli

Leer más

Cata 245: Vinos singulares de Utiel-Requena

La segunda cata iniciática del curso correspondió a nuestro amigo Quique Guillén.  Él, a diferencia de su predecesor, Quique Lozano, fue ortodoxo en la cata, aunque con un motivo curioso e interesante, pero novedoso en la elección del restaurante: Boix Quatre. El motivo no fue otro que mostrarnos la cara más singular de los vinos de la zona de Utiel-Requena.

La zona de Utiel-Requena es una zona vinícola conocida y consolidada. En los últimos años ha crecido la calidad media de los vinos en su conjunto, siendo una zona productiva importante. Se ha revalorizado una zona en la que conviven vinos comerciales de grandes producciones con elaboraciones emblemáticas muy cuidadas y de extraordinaria calidad. Y ello en buena medida gracias al auge y florecimiento de la variedad local: la Bobal. Variedad austera y productiva, muy popular en el este de la Mancha, en la Manchuela y en la zona levantina, durante mucho tiempo estuvo consagrada a elaborar vinos de granel y rosados de calidad mediocre. Pero, ¿a quién le hubiera interesado a comienzos de los 90 conservar unas cepas de más de treinta años cuando la uva se vende a la cooperativa local que paga a un precio ridículo el hectógrado? Por otra parte las primas por arrancar suponían un aliciente nada desdeñable. Y lo sé por experiencia: todavía nos calentamos en invierno con las cepas que mi familia arrancó en esa época en la Manchuela… En esa tesitura era bien difícil la producción de calidad. No obstante, hace algunos años ya que algunos bodegueros inquietos decidieron sacar lo mejor de la uva y exprimir todo el extraordinario potencial que lleva dentro cuando la cepa y la elaboración están bien cuidadas.  En esta ocasión, nuestro amigo Quique nos presentó cuatro vinos de la zona en los que la Bobal de calidad es la protagonista, pero con una curiosidad añadida. Se trata de vinos singulares de pequeñas parcelas, alguno de ellos con una producción mínima.  Empecemos con el proyecto más consolidado, Quincha Corral 2004. Toni Sarrión, propietario y enólogo de Bodegas Mustiguillo, es precisamente uno de los impulsores de este reverdecer de la Bobal y de los vinos de calidad de la zona a finales de los 90. Con un pago propio, el Terrerazo, cuenta con D.O.P. desde 2010, siendo Quincha Corral la joya de la corona. Se trata de un proyecto reconocido cuyos vinos tienen fama internacional, por lo que no es de extrañar que fuera el ganador de la cata. En segundo lugar quedó Sentencia 2009. Vino elaborado por Alberto Pedrón a partir de un proyecto familiar en el que salvó  de la “sentencia” a las cepas viejas del viñedo familiar. El tercer clasificado fue Ace Mustum 2013 (muestra de barrica). Se trata de uno de los proyectos de Singular Wines  desarrollado con la estructura de Bodegas Mustiguillo y la participación del Restaurante Coconut de Valencia. La idea de un Singular Wine consiste en la participación por parte de los propietarios del vino en su elaboración con la infraestructura de la bodega. Conviene resaltar que se trata de una muestra de barrica lo que, claramente, implica una penalización puesto que al vino le falta integración en botella. El último clasificado fue 6º Elemento 2010, vino de la Familia López Díaz-Alejo en la zona de Venta del Moro con la misma filosofía de pequeña bodega familiar, cuidado del viñedo propio y de la elaboración. Conviene mencionar que encontramos un perfil olfativo extraño en esta botella, con notas animales destacadas, por lo que pudiera tener algún problema. Volveremos a probar el vino, aunque a mí me pareció original.   Leer más

25 años de la Peña La Verema

Tal día como hoy hace 25 años, el jueves 15 de febrero de 1990, la Peña La Verema realizaba su primera cata en Valencia. Nueve socios fundadores se reunieron en mi casa para hacer algo tan raro en aquella época como una cata de vinos antes de cenar. Y a esta primera cata le siguieron otras con una frecuencia mensual.

Desde entonces hemos realizado 247 catas, casi diez de media al año, y 11 viajes enológicos. Casi un milagro que en la tierra del "pensat i fet" y la improvisación sigamos siendo una peña enológica plenamente activa, con 14 socios actuales. De ese caldo de cultivo nació tras una década en noviembre 2000 la web de Verema.com que luego se transformaría unos meses más tarde en comunidad online. 

Aquí publico algunas fotos de las catas iniciales. Como podreis comprobar no hemos cambiado apenas nada desde entonces ;-)   Leer más

Cata 244: Vinos biodinámicos.

dani cervera, alessandro, javier de castroHacía mucho tiempo que nuestra orden no tenía novicios y ahora tenemos dos en el convento. Esta cata de octubre fue precisamente la primera profesión de uno de ellos, Quique Lozano. Para esta primera cata en la Peña eligió una combinación curiosa: Un templo gastronómico como es el restaurante Rías Gallegas, un tema interesante como es el de los vinos biodinámicos y un formato irreverente: dos blancos y dos tintos.  En respuesta a las objeciones del resto de los hermanos, incluido el abad,  alegó el postulante que no había nada en los estatutos que se opusiera a ello; ¡cómo si no existieran las tradiciones!

Respecto a la biodinámica, creo que ya ha sido un tema a menudo explicado, mencionado y a veces discutido. El movimiento biodinámico tiene su raíz en las ideas del filósofo Rudolf Steiner, que vivió en el Imperio Austro-Húngaro entre los siglos XIX y XX y sentó las bases de un movimiento antroposófico peculiar. En lo que respecta a la agricultura, estamos hablando de procedimientos biológicos -ecológicos sería la palabra precisa en nuestro idioma- extremos. Se trata de utilizar solamente preparaciones naturales a base de  plantas y otros productos para dinamizar el suelo y tratar el viñedo. No sólo eso, además hay que tener en cuenta en su aplicación la influencia de los planetas y el sol para conseguir el mejor efecto, de ahí la importancia del calendario biodinámico. Indudablemente su efectividad difícilmente puede ser considerada desde un punto de vista científico pero también es incuestionable la preocupación de los agricultores biodinámicos por el cuidado del viñedo. Personalmente creo que hay que juzgar los resultados sin prejuicios, ni en un sentido ni en otro. Y a ello nos dedicamos.   Leer más

Cata 243: Tintos autóctonos alpinos italianos.

Volvimos de vacaciones y la cata de entrada le correspondió a nuestro amigo Antonio Giménez. El motivo de la cata se centró en cuatro variedades tintas autóctonas italianas procedentes de regiones alpinas italianas y el lugar escogido fue un local bien conocido, el restaurante Gadhus.

Fue un placer para mí reincorporarme, tras unas "vacaciones" más largas de lo habitual por prescripción facultativa, precisamente en una cata tan original. Nuestro amigo Antonio conoce bien todas las vertientes de los Alpes. Sospecho que no hay ladera en la zona que no haya sido esquiada por él y, lo que más nos interesa, aprovecha los viajes para traernos vinos originales de variedades locales muy difíciles de encontrar fuera de la región. Ya nos sorprendió en la cata 232 con vinos suizos bien originales y en esta ocasión volvió a hacerlo desde el lado italiano.  Esta vez nos presentó cuatro vinos en el recorrido del Dora Baltea al Adige.   Leer más

Cata de vinos antiguos. Tres Riojas y un Penedès de los 70 y 80.

Hay que romper moldes de vez cuando y a veces esto supone volver a los inicios. 

Romper moldes fue que llegaran los miembros de la peña y las copas ya estuvieran servidas, como siempre, cata doble ciega de cuatro vinos. Y claro, a más de uno le extrañó encontrar vinos tintos en sus copas, siendo yo el organizador de la cata… Luego vinieron las susceptibilidades, que no podía ser lo que parecía… Aquellos colores tan pálidos, aquellas capas tan bajas, esos perfiles de… Borgoña, Rioja, incluso alguno habló de generosos… Y es que a un servidor le cuesta beber vino tinto en una ciudad tan calurosa como en la que vive, con una cocina fresca como es la mediterránea. Pero bueno, aquí no estamos para hablar de mi libro, así que una vez superado el estupor de no ver burbujas ni blancos en las copas, la cata se desarrolló de forma habitual.    Leer más

Herramientas del blog


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar