La Viñuela 2009
Vino La Viñuela 2009
FICHA TÉCNICA
D.O./Zona
Pais:
España
Tipo de Vino:
Tinto
Graduación (vol):
14,00%
Varietales:
Parcela La Viñuela compuesta de un 50% Garnacha y 50% Tempranillo de cepas plantadas 1942 en Titulcia-Chinchon provincia de Madrid. Viticultura totalmente natural sin aportes hídricos ni quimicos.
Precio aproximado
Precio Aprox:
De 10 a 19,9 €
PUNTUACIÓN
Nota de cata NOTA MEDIA:
8.45
/
92
Nota de cata CALIDAD-PRECIO:
10,0
ELABORACIÓN
Se vendimio la tercera semana de septiembre, seleccionándose los mejores racimos para pasar al encubado en depósitos de 500 litros, posteriormente permanece en barrica francesa durante 12 meses, embotellándose en enero de 2011.
OTROS VINOS CATADOS DE ESTA BODEGA
VER MÁS
Opiniones de La Viñuela
OPINIONES
2

que esta botella que es disfrutado, es magnum, de las cuales sólo salieron al mercado 50 botellas.

Color cereza rubi con borde violáceo.

Aromas de buena intensidad y de bastante calidad a frutos rojos y negros con excelente madurez, flores, hierbas de campo, finos tostados, leves toques minerales y de monte bajo, la nariz es muy agradable y al mismo tiempo bastante compleja.

La boca es una verdadera maravilla, el paso totalmente equilibrado y con cierta elegancia, variado y al mismo tiempo con calidad y sapided, recuerdos de los aromas de la nariz, el final es largo y tiene una muy buena y grata persistencia.

Un vinazo con una calidad enorme, que se encuentra, lógicamente en la botella de 1,5 litros, en plenitud absoluta.

 

Tiempo hacía (bastante) desde mi primer encuentro con los vinos de Alfredo Maestro. En esa ocasión, unas sorprendentes La Guindalera y La Olmera (ésta última sigue siendo mi preferida entre sus vinos).
Por obra y gracia, me encontré esta semana con otro de sus vinos (adquirido en una vinacoteca de Sant Cugat, en BCN) y me he decidido a beberlo sin contemplaciones.

Se presenta en la copa con un color rojo picota brillante de capa media. Lágrima muy fina, ligera y transparente en el cristal.
La nariz, reconozco por vez primera, que es lo que más me ha costado calificar y valorar. Normalmente me sucede en la boca, pero esta vez ha sido al revés.
Abierto una media hora antes de beberlo; la sensación no es de un vino cerrado, pero sí que se muestra perezoso. A copa parada, es curiosamente donde se muestran las únicas notas tostadas de la crianza. He de decir que tanto en nariz como en boca, por momentos, me parece más un vino joven, que no un vino con un año de crianza a cuestas. No se nota la madera.
Este "fifty/fifty" entre la Tempranillo y la Garnacha desde luego que ofrece cosas diferentes. Siendo como soy garnachero, no me acostumbro mucho a esta fusión con nuestra Tempranillo del país.
Volviendo a la nariz, y concediéndome un buen tiempo, parece que nos ofrece bastante fruta roja fresca y joven; algunas notas de especias (pimienta) y atisbos vegetales muy de fondo.
Si en nariz denota juventud, en boca más: cálido de entrada; bastante acidez. Astringencias y dejes frutales que desembocan en un final con tintes amargosos.
Cuesta tomarle la medida justa (por lo menos para mí). Ahora mismo la nariz está un poco mejor (aunque le falte expresividad) que la boca (que parece más un vino joven con una estructura inexistente).
Está muy joven todavía. De momento me quedo, de largo, con La Olmera.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar