Vega Sicilia Unico 1989
Vino Vega Sicilia Unico 1989
FICHA TÉCNICA
Bodega
D.O./Zona
Pais:
España
Tipo de Vino:
Tinto
Graduación (vol):
13,50%
Varietales:
Fundamentalmente tempranillo, cabernet sauvignon y algo de merlot
Precio aproximado
Precio Aprox:
Más de 100 €
PUNTUACIÓN
Nota de cata NOTA MEDIA:
9.41
/
97
Nota de cata CALIDAD-PRECIO:
7,5
ELABORACIÓN
66 meses en barricas nuevas de roble francés
OTROS VINOS CATADOS DE ESTA BODEGA
VER MÁS
Opiniones de Vega Sicilia Unico
OPINIONES
24

Recién abierto e inmediatamente decantado. Tomado a lo largo de una tranquila -y abundante- cena-aniversario de boda de casi tres horas. Corcho perfecto (incomprensiblemente roto por el somelier en el descorche) y levemente tintado.

Vista: Picota granatoso. Ribete granate. Capa media-alta. Presencia de mínimos sedimentos (único elemento que, a primera vista, acredita sus casi 24 años).

Nariz: Impresionante intensidad. Ya desde el momento de la decantación -realizada a casi un metro de distancia- despliega un abanico de aromas absolutamente embriagador. Rosas. Fruta roja en abundancia (arandanos, frambuesas); toque licorosos y notas balsámicas. Fondo de maderas nobles que dejan paso a unos tostados de calidad. Pimienta negra. Retorno a la abundancia de fruta en las copas sucesivas, presencia de ciruelas maduras; compotas. Cuero, algo de tabaco. No creo necesario seguir: sencillamente, magistral. Muy posiblemente, el mayor despliegue aromático que he podido comprobar en un vino.

Boca: Elegantísimo de principio a fin. Recibido en boca con amabilidad, demuestra, desde el primer momento, una estructura excelente que se confirma en las sucesivas copas. Perfecta acidez. Redondo en el paso por boca, sedoso. Taninos perfectamente domados, que lo dotan de un maravilloso equilibrio. La fruta roja (vuelta a las frambuesas, algo de cereza madura, ciruelas, cambiante momento a momento). Notas de humo, licor, maderas nobles y pimienta que dejan paso a especias dulces (canela) acompañando a la fruta, para un final extraodinario.

Retronasal excelente y postgusto dulce (fresa y bollería fina) y casi interminable.

En buen momento, pero, sin duda, con recorrido aún. Para probarlo en 3/5 años, dándole 4 ó 5 horas de decantación.

La botella -que no lámpara- de Aladino: abierta, pues, me concedo tres deseos: 1) volver a probar esta añada; 2) a un precio no superior al ya pagado por él (200 euros); y 3) experimentando algo parecido a lo ayer vivido.

Potencia en smokin.
Juego de equilibrios.
Grandeza sin soberbia.
Papa was a rolling stone!!!!

Como todos los Único, se ha convertido en un referente entre los mejores vinos del mundo.
Atendiendo a su elaboración, podemos esperar elegancia y calidad. Rojo cereza picota, ribete púrpura. Nariz compleja: tabaco, cacao, menta... En boca, absolutamente aterciopelado, es como si te azotaran con un látigo de seda. No tiene final, postgusto persistente. Difícil de describir. Merce la pena probarlo una vez al menos.

Un poco una pena haberlo abierto tan pronto.
Color rojo picota muy cubierto, prácticamente opaco.
Nariz de buena intensidad, con bastante fruta negra y roja bien madura, los tostados de la barrica se hacen notar de momento, pero va soltando un buen ramillete de aromas, florales y especiados, que acompañan muy bien. Notas de grafito y terrosas al final.
En boca tiene buena estructura y potencia, aunque mantiene la elegancia de la casa. Con un final bien largo. Un buen vino que esta esperando su momento.

Mi impresión es que es un vino que actualmente se encuentra en un estado cerrado de juventud. Se nota todavía una barrica bien presente, con buena carga primaria que la compensa en parte. Sí en boca tiene esa cierta profundidad que creo que era marca de la casa, aunque tampoco en exceso frente a otras muestras probadas con más años a sus espaldas. Tiene todavía mucha “chicha” por domar pero no resulta agresivo cual sierras mecánicas vínicas que circulan por territorios cercanos a los de esta ilustre casa. Con los quesos más curados sentaba de maravilla…pues eso, que disfrutamos mucho.

Vista: Brillante color cereza-picota, de ribete con tonos amarronados, capa media-alta y lagrima densa.
Nariz: De buena intensidad, complejo y lleno de matices. Al principo sobresalen notas de la crianza, balsámicas, achocolatadas, especiadas (sobro todo canela dulce). Un bouquet de grandes facetas. La fruta no se deja arredrar y aparece dulce, acompotada y con claros recuerdos de uva pasificada, y junto a los toques torrefactos, la canela y el cuero conforman un conjunto que es una auténtidca sinfonía aromática.
Boca: Con este vino se entiende perfectamente el término de "redondez" y es que no es sólo por su equilibrio, elegancia, su cuerpo, su sabrosidad y amplitud, su plenitud y volumen, sino porque todo junto forma un fluído de gran suavidad y autentico paso de terciopelo. Un vino de una una enorme calidad que es capaz de transmitir placer como pocos.
Casualidades de la vida, también yo al igual que nuestro compañero de Verema, Eugenio Saenz (EuSaenz), seleccioné este vino para una comida familiar muy especial, en la que el plato principal era un arroz con bogabante; eso sí, cuidamos al máximo la temperatura de servicio del vino, y el resultado: una comida para no olvidar.
Después de esto, podemos hablar de maridajes, precios, vinos de verano, .... todo es relativo cuando te encuentras ante un "grande" como éste.

He vuelto a catar esta maravilla un año después. Abierto una hora y media antes de su consumo. Sigue creciendo y evolucionando, acidez magnífica, miles de matices en una nariz asombrosa, en boca "ÚNICO" con unos taninos que son pura seda. Para deleitarse con su eterna juventud. Repito nota

Aireado tres horas antes sin decantacion.Color picota oscuro con borde granate. Intenso en nariz con notas de cuero, fruta negra maduray algo de fondo balsamico. Ataque ligero y elegante y equilibrado. Buen paso por boca pero no emociona, no inunda. El retrogusto es menor de lo que se podria esperar. Quizas sea que ha fallado la conservacion de la botella , pero esta por debajo de las expectativas.

Color granate con el borde tirando a teja, despues de dejarlo un tiempo prudencial aireandose, en nariz resulta abrumador,potentisimo,se aprecia una gran cantidad de registros, donde destaca la madera fina, tierra y fruta , en boca es una autentica explosion de sabores, con cuerpo, taninos muy finos,redondo ,elegante,con un final larguisimo,es un vino referente de su zona, una autentica gozada.

Rojo cereza de ribetes rojizos y capa media-alta. No parece un vino con casi 20 años.

En nariz es de media intensidad, destacando por su elegancia, limpieza y complejidad. Necesita de una cierta aireación para expresarse y se muestra cambiante en copa con múltiples registros que van desde una deliciosa fruta del bosque en licor, finos especiados y tostados, café en grano, ahumados, tierra mojada y un fino fondo de terciarios con recuerdos de piel curtida.

En boca es una fiesta por su redondez y sublime elegancia. El paso es firme y se apoya en una excelente acidez y un gran recorrido. El final es amplio y muy largo con recuerdos de fruta roja y especias. Taninos de seda, perfectamente integrados que contribuyen a una sublime redondez. Está en un momento total de madurez y seguirá creciendo. Acompañó de forma inmejorable a un arroz con bogavante.

Un mito español para el mundo vinícola, este Único del 89 está en un momento perfecto de consumo y destaca por su elegancia y redondez. Los grandes vinos se recuerdan por el momento en que se tomaron y este no es una excepción. ¡Gracias Cristian por la invitación! Tomando vinos como este seguro que cumplirás muchos más años.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar