Blog de Eugenio Saenz

Marqués de Riscal, dos siglos de grandes vinos

La semana pasada acudimos a una versión “light” de la impresionante cata del siglo XIX que Marqués de Riscal realizó hace poco tiempo y de la que adjuntamos a pie de página las crónicas de José Contreras y Juancho Asenjo, lecturas que recomendamos fehacientemente. La cata estuvo dirigida por Pedro Aznar, director técnico-comercial de la casa y tuvo lugar en la madrileña Bodega Santa Cecilia. Se cataron cuatro reservas de Marqués de Riscal y dos añadas del Barón de Chirel, el primer “vino de autor” de La Rioja y un vino que marcó un antes y un después en el devenir de la más importante de las DO nacionales.

La bodega es una de las más antiguas y tradicionales de la zona y data de 1858, cuando Don Guillermo Hurtado de Amézaga, Marqués de Riscal, comienza a trabajar con un enólogo francés en la Rioja Alavesa con técnicas y cepas importadas del país vecino. Pronto el trabajo comienza a dar sus frutos y sus vinos van recibiendo prestigiosos premios, entre ellos el diploma de honor en la Expo de Burdeos de 1895. A partir de aquí va surgiendo el mito de la bodega, que va expandiendo sus miras a otras zonas como Rueda o Toro y a otros vinos como el ya citado Barón de Chirel, que ve la luz en 1991 con la añada 86. Hoy en día, ha completado proyectos de la repercusión de la ciudad del vino y su fastuoso hotel, siendo sin duda adalides de ese fenómeno por explotar llamado turismo enológico.   Leer más

El placer de los vinos maduros

Somos conscientes de que en muchas ocasiones nos bebemos los vinos demasiado pronto, sin que alcancen su mejor curva de consumo. La guarda es un aspecto peliagudo, pues implica una serie de condiciones y espacios de los que no siempre podemos disponer. En nuestros angostos pisos urbanitas no hay más espacio que para una pequeña cava donde guardamos una serie de vinos y la gran mayoría no llegan a descansar el tiempo necesario como para estar en las más perfectas condiciones. Como esto no tiene solución, o cuando menos una solución factible y como no vamos a dejar de consumir vino para guardar el que tenemos, nos queda la salida de adquirir vinos ya maduros, en perfecto estado de consumo, pero claro, para esto hay que tener la más absoluta confianza con tu proveedores y evidentemente que exista dicha oferta, algo que hoy por hoy, al menos en España, es realmente escasa y muchas veces cara, pero buscando con paciencia algo finalmente se encuentra.    Leer más

Vinos de Giacomo Borgogno, Barolos clásicos

Es de destacar sin duda el magnífico trabajo en la promoción de los grandes vinos italianos que el amigo Miguel Prohens (Enoteca Barolo) viene realizando en los últimos tiempos. Es igualmente evidente que la perfección no existe y que tiene cosas que mejorar, pero desde luego el programa de catas que viene desarrollando desde hace un tiempo resulta sin duda de enorme interés para conocer a esos que son todavía unos grandes desconocidos, incluso para el aficionado iniciado, como son los grandes vinos del país transalpino.

Esta vez le tocaba el turno de nuevo a nuestros preferidos, los Barolos, y dentro de ellos a los de Giacomo Borgogno, productor de estilo clásico y tradicional, arraigado en el pueblo de Barolo desde 1761 de la mano de Barolomeo Borgogno. Se conserva un documento del inicio de su actividad como proveedores del colegio de hijos de oficiales de la casa de Saboya, fechado en 1868. Sus Barolos fueron elegidos como vinos en la cena de celebración de la unificación italiana en 1861 y el 1866 el Zar Nicolás II fue agasajado con ellos como huésped de la Casa de Saboya. En los años 20 del pasado siglo, Cesare Borgogno comienza la expansión de los vinos de la casa a los mercados internacionales, proceso que realmente se consolida a finales de la segunda guerra mundial, momento en que además, las bodegas quedan totalmente renovadas. En 1967 se cambia el nombre de la empresa a "Giacomo Borgogno & Figli". A la retirada de Cesare Borgono son sus sobrinos Ida y Franco Boschis los que toman las riendas de la bodega. En 2008 la empresa es adquirida por la familia Farinetti, quienes inician una importante renovación física de la bodega, la cual continúa hasta hoy en día.   Leer más

Mosela, ¿el gran río vinícola?

Hace poco tiempo hablábamos del Loira como uno de nuestros ríos vinícolas preferidos. Pero claro está que no es el único y que alrededor de otros grandes ríos como el Duero, el Ródano, el Po o el Rhin,tenemos varias de los vinos  y viñedos más fascinantes del mundo. Hoy vamos a hablar de este último río, o mejor dicho, de uno de sus afluentes, el Mosela.

El Mosela es quizá algo más que un río, es una región entera constituida por la cuenca de otros tres, el propio Mosela, el Saar y el Ruwer. Se trata de la cuarta región alemana por extensión y cuenta con unas 12.000 has. Gran parte del viñedo se encuentra en pendientes mayores a un 15% de desnivel y en un altitud entre 100 y 285 metros, de hecho hay viñedos situados en grandes pendientes, casi inaccesibles, lo cual casi imposibilita la mecanización del mismo. Algo más de la mitad de la uva plantada es riesling, aunque también hay un porcentaje de Müller-Thurgau (21%) y de Elbling (9%).   Leer más

Verema en Cantabria

El primer fin de semana de este mes tuvo lugar la primera quedada de foreros cántabros de Verema, una celebración a la que no dudamos en unirnos dada nuestra especial relación con una tierra de la que somos prácticamente originarios. El lugar elegido fue Torrelavega y allí acudimos para, primero citarnos con un personaje de esos que merece la pena conocer y después para una larga jornada de comida y vinos, que sería posteriormente alargada hasta bien entrada la noche. 
 

Tras un viaje de ida un tanto accidentado, con mucha nieve en la sierra madrileña, llegamos a Torrelavega, segunda población de Cantabria, donde nuestros compañeros nos esperan en la bodega personal de un hombre que lleva toda una vida de aficionado al vino, Ricardo Montero, conocido en estos lares como Cardín Montero. El lugar se encuentra en los bajos de una tienda y posee el encanto de los viejos santuarios vinícolas. Las botellas se cuentan por centenares, muchas de ellas viejísimas y vestidas con telarañas y mucho polvo. La bodega posee su propia barra donde podemos ir picando un poco y conversando con este lúcido octogenario sobre los muchos placeres que tiene esta vida, en especial este del vino que tanto nos gusta. Su colección abarca vinos de múltiples lugares, con joyas como viejísimos vinos jerezanos de bodegas desaparecidas o algún Vega casi centenario. Tuvo el gran detalle de abrirnos uno de esos vinos jerezanos, un viejo Palo Cortado de una bodega ya extinta, muy viejo y ligeramente abocado. Ahora mismo no recordamos el nombre vino en sí, pero lo cierto es que no era el momento de profundizar en ese vino, sino de disfrutar de un momento muy especial. Ricardo nos ofreció quedarnos a comer en ese mágico lugar, pero ese día no era posible, aunque seguro que alguna vez tendremos la oportunidad del volver por allí. La visita finalizó con la entrega de una placa conmemorativa del momento, momento que inmortalizamos en la fotografía adjunta.   Leer más

Proyecto Matador, algo más que vino

Matador es una referencia entre las simbiosis de cultura y vino. ¿O son lo mismo? Puede que sí, pero en este caso llegan de la mano, juntas pero no revueltas. Se trata de una revista de publicación anual que consta de tantas entregas como letras tiene el abecedario y que vio la luz en 1995, por tanto su último número será publicado en 2022.

La revista toca varias disciplinas culturales, siendo un encuentro de ideas y tendencias, planteándose cada número en torno a un tema central. Idea del polifacético Alberto Anaut, publica en torno a 3000 números para los socios y otros 4000 para ventas en museos y librerías, con distribución en una docena de países. Alrededor de la revista se publica además un cuaderno de artista, un vídeo exclusivo, la música Matador, las fiestas Matador y por supuesto…el vino Matador.   Leer más

La V y la B

O mejor dicho, las uves y la B. Porque así podemos definir el último sábado de febrero, sábado que pasamos en la B de Barcelona y con las V de Vadebacus y Vinialia, acompañados igualmente por otros dos amigos y compañeros de fatigas vinícolas. Un sábado que resultó un auténtico “tour de force” enológico y que vamos a resumir en las siguientes líneas, en las que hablaremos de los vinos que disfrutamos, grandes vinos marcados por el patrón de la autenticidad, esa autenticidad que cada vez valoramos más y nos resulta más atractiva.

La cita era a las dos de la tarde en un interesante restaurante llamado Aire, situado en Les Corts, cerca del Nou Camp. Regentado por José Ruiz, un profesional de dilatada trayectoria en Barcelona, abrió sus puertas solamente para nosotros, pudiendo por tanto disfrutar de una cata auténticamente en familia y en confianza. Además el menú preparado ex profeso para la cita, contribuyó sin duda a realzar las características y bondades de los vinos.

  Leer más

Ornellaia o la magia de Bolgheri


Hace unos días tuvimos la oportunidad de participar en una inédita vertical de uno de los grandes nombres de la Toscana, Tenuta del Ornellaia. La cita tuvo lugar en la Enoteca Barolo y fue dirigida por Emilio Gómez, responsable vinícola de Negrini, importadora de los vinos del mítico productor en España. Nos enfrentamos a 5 añadas, añadas todas ellas totalmente diferentes y que transmitieron su particular impronta a cada uno de los vinos, todos ellos de enorme calidad y sellados por la elegancia.

El concepto de “supertoscano” nace obviamente de Burdeos, de la zona de la Maremma y por supuesto de Sassicaia, el verdadero “padre” de la criatura, que indudablemente fue Mario Incisa della Rochetta. Ornellaia nace de la mano de Ludovico Antinori y su primera cosecha data de 1985. Posteriormente pasa a control de Robert Mondavi y al salir este de la bodega en 2005, la propiedad pasa a manos del imperio de Marchesi Frescobaldi.   Leer más

Loira 2005: diseccionando una gran añada (II)


Bien, pues como lo prometido es deuda, vamos con la segunda parte de nuestro paseo por la vertiente blanca de Loira a través de la excepcional añada 2005. Hoy vamos a hablar del Alto Loira o mejor dicho, del “Centre Loire” que llaman en Francia. Nos encontramos casi en el centro geográfico del país vecino, donde la viña lleva ya milenios de presencia. Supone unas 5000 has totales de viñedos con 7 apelaciones de origen perfectamente delimitadas: Sancerre, Poully-Fumé, Menetou-Salon, Quincy, Reuilly, Coteaux de Giennois y Châteaumeillant.

Se trata de un paraje de pequeños valles y suaves pendientes, con los viñedos en laderas y colinas rodeadas por los ríos Loira y Cher. Estas ondulaciones crean pequeños microclimas que favorecen la diversidad vinícola. El clima es continental, más bien templado, con oscilaciones medias de entre -1 y 26 grados anuales. La gran mayoría de las uvas plantadas son blancas, casi el 80%. La conducción de cultivo suele ser en espaldera, con podas en cordón Royat que van sustituyendo a las clásicas en Guyot. La corriente biodinámica es cada vez más seguida entre los viticultores de la zona.   Leer más

Loira 2005: diseccionando una gran añada (I)

Ya hemos hablado en otras ocasiones del Loira como uno de nuestros ríos vinícolas preferidos, así como de sus zonas y de los diferentes vinos que producen, vinos donde las palabras convencional o moda están fuera de lo habitual. En las dos próximas entregas de este blog hablaremos de una gran añada en la zona como fue el 2005 y recorreremos este gran río desde su desembocadura hasta su parte alta, catando una serie de vinos blancos de gran interés. La última entrega de esta trilogía versará sobre los vinos tintos. Se trata de comentar y resumir un interesantísimo ciclo de catas que hemos realizado en la UEC con el amigo Luis Vida como maestro de ceremonias.

El Valle del Loira es la región vinícola más importante de Francia por extensión y consta de cuatro zonas principales, como son el Pays Nantais, Anjou-Saumur, Touraine y el Alto Loira, entre las cuales se reparten nada menos que 63 denominaciones de origen. Se trata de un cauce más bien fresco y húmedo, así que cuando los elementos consiguen una añada más cálida y limitada pluviométricamente, en la cual las uvas consiguen alcanzar una perfecta madurez, entonces los vinos que nacen a lo largo y ancho de este río llegan a su mejor expresión. Y eso ocurrió en 2005, una añada considerada como excepcional en la zona, tanto para blancos, como para tintos y dulces. Los ciclos se adelantaron con respecto a años anteriores y así la vendimia tuvo lugar a primeros de septiembre en Muscadet y a mitades en Anjou-Saumur. El estado sanitario de las uvas fue en general extraordinario y tuvieron un excelente balance entre acidez y dulzor. Está considerada como la mejor añada desde 1990.   Leer más

Herramientas del blog


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar