Blog de Eugenio Saenz

Loira 2005: diseccionando una gran añada (I)

Ya hemos hablado en otras ocasiones del Loira como uno de nuestros ríos vinícolas preferidos, así como de sus zonas y de los diferentes vinos que producen, vinos donde las palabras convencional o moda están fuera de lo habitual. En las dos próximas entregas de este blog hablaremos de una gran añada en la zona como fue el 2005 y recorreremos este gran río desde su desembocadura hasta su parte alta, catando una serie de vinos blancos de gran interés. La última entrega de esta trilogía versará sobre los vinos tintos. Se trata de comentar y resumir un interesantísimo ciclo de catas que hemos realizado en la UEC con el amigo Luis Vida como maestro de ceremonias.

El Valle del Loira es la región vinícola más importante de Francia por extensión y consta de cuatro zonas principales, como son el Pays Nantais, Anjou-Saumur, Touraine y el Alto Loira, entre las cuales se reparten nada menos que 63 denominaciones de origen. Se trata de un cauce más bien fresco y húmedo, así que cuando los elementos consiguen una añada más cálida y limitada pluviométricamente, en la cual las uvas consiguen alcanzar una perfecta madurez, entonces los vinos que nacen a lo largo y ancho de este río llegan a su mejor expresión. Y eso ocurrió en 2005, una añada considerada como excepcional en la zona, tanto para blancos, como para tintos y dulces. Los ciclos se adelantaron con respecto a años anteriores y así la vendimia tuvo lugar a primeros de septiembre en Muscadet y a mitades en Anjou-Saumur. El estado sanitario de las uvas fue en general extraordinario y tuvieron un excelente balance entre acidez y dulzor. Está considerada como la mejor añada desde 1990.

En esta primera entrega vamos hablar de los vinos de tres de sus principales zonas, ciñéndonos a vinos blancos y dulces. El Pays Nantais es la región cercana a Nantes, donde desemboca el río. Tiene un clima de influencia oceánica. Sus mejores vinos son los Muscadet, que se elaboran a partir de la variedad Melon de Bourgogne. Dentro de Muscadet hay diferentes denominaciones como Coteaux du Loira, Côtes de Grandieu o Sèvre et Maine. Los mejores vinos llevan el distintivo de “sur lie”, que indica su elaboración y embotellado con sus propias lías. Anjou-Saumur tiene un clima de influencia más continental dentro de su todavía carácter oceánico y unos suelos en especial pizarrosos y de esquistos. En Saumur el clima va tornándose más continental, debido a que las colinas impiden el paso de los vientos del este. En esta gran zona nos encontramos con grandes AOC donde la Chenin Blanc reina a sus anchas, tanto en su versión seca como en la dulce, con nombres como Savennières, Coteaux de Layon, Quarts du Chaume o Bonnezeaux. En la Turena, el jardín de Francia, existen numerosos microclimas que favorecen el desarrollo de la vid y los suelos son mayoritariamente calizos, areniscos y de gravas. Sus principales zonas son Chinon y Bourgeil en vinos tintos y Vouvray en blancos y dulces, así como en espumosos.

Así pues y sin más dilación, vamos a comentar los ocho vinos objeto de la primera cata:

Domaine Pierre de la Grange Muscadet Sèvre et Maine sur lie Le L d’or 2005

La bodega pertenece a Pierre Luneau-Papin, uno de los nombres más importantes de la zona, ya que la familia se instaló en el Siglo XVII, siendo Pierre y su mujer la séptima generación de viticultores. Se trata de un hombre de sólida formación vinícola. Disponen de unas 40 has de viñedo, de las cuales una amplia mayoría es de Melon de Bourgogne y están situados a unos 20 km de Nantes. Los suelos tienen composiciones múltiples, predominando el granito, el gneis y las pizarras. El viñedo tiene una edad media de unos 45 años.

Este muscadet es uno de sus vinos más emblemáticos. Los rendimientos son muy bajos, de entre 25 y 35 hl / ha. Se vinifica en inox con una crianza sobre lías de unos 9 meses en el propio depósito. Se trata de un vino fresco, de marcada acidez y austeridad, muy de nuestro gusto. Todavía muy joven, son vinos cuyo potencial de envejecimiento es ciertamente importante. Vino ligero pero a la vez con “chicha”, con profundidad, resultando ideal para los excelentes mariscos y pescados de la zona. Y además ofrecido a un precio muy ajustado. Altamente recomendable.

Domaine du Collier La Charpentrie 2005

Bodega de reciente creación, procede de 1999. Liderada por Antoine Foucault, posee unas 6 has de viñedos con chenin blanc y cabernet franc como principales varietales. Suelos arcillosos, calizos y arenosos. Trabajan en biodinámica. Lanzan sus vinos tras crianzas bastante largas.

Y este vino fue sin duda una de las mayores sorpresas del pasado año. Elaborado con cepas viejas de chenin blanc de 95 años de edad cuyos rendimientos no superan los 20 hl / ha y criado en barricas nuevas y usadas, se trata de un vino enorme, profundo, mineral, complejo y tremendamente equilibrado. Una delicia, un vino que si se encuentra (son menos de 4000 botellas) no hay que dejar escapar. Esto es lo mejor que esperamos de un chenin blanc de Saumur. Un auténtico vinazo a precio más que razonable para su nivel.

Domaine Bernard Baudry La Croix Boisée blanc 2005

Bernard Baudry comenzó su aventura vinícola en 1975 tras adquirir 2 has de viñedo. En la actualidad maneja unas 30 has mayoritariamente de cabernet franc y se ha convertido en una de las referencias de Chinon. Posee además unas pequeñas parcelas de chenin sobre suelos calizos, de las cuales nace este magnífico vino, al que podemos considerar como un “Chinon blanc”.

Tremendamente frutal y mineral en nariz, resulta austero, graso, ahumado y persistente en boca, siendo un vino muy curioso y personal, de esos que merece la pena descubrir. Muy representativo de su zona, donde los vinos poseen un grado de autenticidad enorme. Un vino que merece le pena y que gustará a quien quiera probar cosas diferentes.

La Ferme de la Sansonniére Les Fouchardes 2005

Marc Angeli es un personaje que no requiere mucha presentación, pues es uno de los nombres clave en la zona. Hombre transgresor como pocos, siempre al margen de las modas, elabora vinos siempre al estilo contrario al que establecen éstas. La mayor parte de su viñedo es trabajado en biodinámica, con algunas cepas en pie franco y otras plantadas “en foule”, con densidades superiores a las 40000 plantas por ha. Basa su producción en la chenin blanc, aunque produce vinos de gran fama como su Rosé d’ Anjou o sus tintos de cabernet sauvignon, que considera más adecuada para la zona que la franc. Posee un total de unas 12 has, estando solo 8 en producción.

Les Fouchardes es una de sus cuvées más conocidas, se trata de un vino elaborado con uvas muy maduras y criado en barricas de roble entre 8 y 12 meses. Es un vino diferente, complicado, que raya la sobremaduración mostrándose fresco y mineral, con mucha profundidad. Largo y elegante, tiene un mínimo residual final que le otorga una especial placidez. Insistimos en su dificultad y su tremenda peculiaridad, pero ante todo se trata de un enorme vino, elaborado por uno de los grandes maestros de la zona.

Domaine des Baumard Clos du Papillon 2005

Este domaine es todo un clásico pues procede de 1634, aunque no es hasta los años 50 del pasado siglo cuando Jean Baumard tomas las riendas y sobre todo, cuando en los años 90 Florent Baumard se hace cargo de la dirección, el momento en que esta bodega comienza a vivir su mejor época. Combinan tradición e innovación, de hecho son pioneros en utilizar los tapones de rosca. Disponen de un total de 44 has, 14 de ellas de uva blanca, la mayoría plantadas con chenin blanc, además de un porcentaje de chardonnay. Los suelos son principalmente de esquistos de origen volcánicos y arenosos.

Clos du Papillon procede del mismo viñedo de unas 10 has y que debe su nombre a su forma de mariposa. La pared vegetal se eleva en las espalderas hasta 2 metros de altura. No lleva crianza en madera. En principio y debido a su pureza y enorme delineación, nos recuerda más a los mejores vinos de Sancerre que a un Savennières, es un vino mineral y con una fruta muy fresca, registros que confirma en boca, donde muestra una fina acidez y un largo final. Un vino de enorme definición que nos gustó mucho, realmente delicioso.

Domaine Eric Morgat L’Enclos 2005

Familia de gran tradición en la zona, presente desde hace dos siglos. Eric comienza en 1994 adquiriendo 1,5 has de viñedo fundando Domaine de la Monnaie. Su bodega actual data de 2007 y está situada en Clos Ferrand. Cuenta con 5 has exclusivamente de chenin blanc y repartidas entre L’Enclos y Coteaux du Layon. Los suelos están formados de esquistos, siendo el de Layon de origen volcánico.

L’Enclos procede del viñedo homónimo y fermenta en barrica de roble francés, un 20% nueva, realzando una sola parte la maloláctica. Se cría en barricas usadas de 400 litros durante 18 meses. Es un vino poderoso, pero sin perder un ápice de su carácter mineral, con longitud y acidez en boca, con cuerpo y sabroso. Quizá se le nota un poco más la madera que al resto, algo que sin duda le ha penalizado un poco, pero se trata ante todo de un producto de gran calidad, que confirma el excelente nivel medio de la zona de Savennières.

Clos de la Coulée de Serrant 2005


Hablar de Nicholas Joly y de Coulée de Serrant es hablar de algo más que vino, es hablar de toda una filosofía. Abanderan la corriente biodinámica desde 1980, basándose en la recuperación del equilibrio y de la naturaleza original. En sus 14 has de viñedo se cultiva mayoritariamente la chenin blanc y su edad media es de unos 30 años.

El clos es un viñedo de 7 has y orientación sur con las cepas más viejas, entre 40 y 80 años. Los rendimientos oscilan entre los 20 y 25 hl / ha y los suelos son de esquistos y cuarcita. Se cultiva en biodinámica desde 1981. Fermentado en barricas de 600 litros sin adición de lavaduras. Se cría en barricas durante 6-8 meses con 1 o 2 trasiegos y batonages. Tras embotellarlo se añade una pequeña dosis de sulfuroso. Es un vino muy curioso y diferente, que en este momento no ofrece ni de lejos que debe alcanzar con más tiempo en botella. Está muy cerrado en nariz y tan solo muestra una gama de frutos secos. En boca ofrece un enorme armazón y está muy apretado, destacando una marcada acidez. Todavía el alcohol (15º) está algo presente. Se trata de vino para guardar un tiempo y para decantar con mucha antelación, pero ahora está claro que no es su momento. Hay que esperar.

Domaine des Baumard Quarts du Chaume 2005

Finalizamos la cata volviendo a Domaine des Baumard con este soberbio dulce de Quarts du Chaume, un viñedo que debe su nombre al hecho de que durante la edad media, los campesinos pagaban al señor feudal una cuarta parte de la uva producida. Se emplea cubierta vegetal y los rendimientos no superan los 22-25 hl / ha.

Se realizan entre 2 a 5 pasadas en la vendimia para obtener los granos con botrytis. Una de las cosas que más nos llaman la atención es el hecho de utilizar tapón de rosca para este vino, que se supone de larga guarda, cuando el 2001 llevaba corcho. Es un vino deliciosamente armónico, equilibrado, mineral, muy serio, vertebrado por una fina acidez y por un final perfectamente balanceado, con un dulzor contenido y agradable. Se muestra muy primario y todavía por hacer, lejano en estos momentos al soberbio 2001, pero al que con un tiempo de guarda podrá superar. Lo que no sabemos en cómo será su evolución con ese tapón de rosca. En cualquier caso, un magnífico vino a un precio muy ajustado.


Bien, pues como hemos visto la cata resultó de lo más interesante y didáctica, cada vez que nos damos un paseo por el Loira a través de varios vinos representativos, en este caso de su vertiente blanca y de las zonas centrales y Pays Nantais, las sensaciones son las mismas: estamos ante unos vinos de enorme calidad y que se pueden encontrar a unos precios de lo más razonable. Nos encanta la chenin, a la que tenemos en nuestro podio blanco junto con la gran diva. La semana que viene más, nos centraremos en el Loira superior, en Sancerre y Pouilly-Fumé, allá donde la Sauvignon blanc alcanza sus mayores cotas.

(*) El mapa vinícola del Loira es de http://www.vinsdeloire.fr/index.aspx
(*) La fotografía del viñedo Quarts du Chaume es de http://www.baumard.fr/

Un saludo,
Eugenio Sáenz de Miera Arnau
(EuSaenz)
  1. #1

    Olaf

    Coincidimos en temática estos dias. Justo estaba preparando una nueva entrada de Loira donde nombraba a los vinos de Baumard. Yo también me mantengo escéptico con respecto a ese tapón de rosca y sobre ello discutimos un rato con Florent Baumard, que se tomó bastante a bien las criticas, tanto, que acabó descorchandonos (no desenroscándonos) un Q. de Chaume del 67 que estaba bastante bueno.
    La Coulée de Serrant es una viña magnífica, preciosa, de lo mas bonito del Loira, tiene ahi Joly un jardín para pasear bien bonito, no obstante el vino... pues será cierto eso que dicen de que le falta años y mucho aire, o no? Yo como no lo he podido probar con años y por lo visto siempre que me han puesto una botella delante, le faltaba aire, para mi sigue siendo un vino no muy de mi gusto, hasta que me demuestren lo contrario. Esos 15º a mi parecer no andan nada integrados.
    Saludos

    Olaf

  2. #2

    EuSaenz

    Cierto. A mí me gustaría igualmente probar una Coulee con más de 10-15 años para saber hasta dónde llegan, pero está claro que de jóvenes son vinos muy complicados. Están en ese sentido mejor sus segundos vinos, el Clos de La Bergerie o el Savenieres (Roche aux Moines) básico, que sí que pueden beberse más jóvenes.

    Lo del tapón de rosca…no sé, no sé. Además queda un tanto antiestético. Pero vaya pedazo de vinos que elabora Florent, además a unos precios muy asequibles. Y vaya detallazo abriendo un QdC del 67…

    Saludos,
    Eugenio.

  3. #3

    Olaf

    Si, el Roche aux Moines mejor... pero aun así. Fueron los últimos vinos que probamos en esta semana que pasamos en el Loira justo antes de salir de camino. Y la sensación que me dieron fue que había probado un buen puñado de vinos mucho mejores que estos del Joly y mucho mas baratos (y eso que en la bodega estaban a bastante buen precio 15, 25 y 45 si no recuerdo mal).
    Por cierto antes no he comentado nada de Luneau Papin, simplemente porque creo que últimamente hablo demasiado de los Muscadet. Pero vamos que me parece un vinazo, como los de Landron o los de Marc Ollivier. Ya contaremos mas en el blog.
    Saludos

    Olaf

Herramientas del blog


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar