L'Ermita 2001

Vino L'Ermita 2001

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
99
Puntuación Media:
9,8
Calidad-precio:
6,5

Bodega: Álvaro Palacios
D.O./Zona: D.O.Q. Priorat
País: España
Tipo de vino: Tinto
Graduación (vol): 14,00%
Varietales: 80% Garnacha del País 15% Cabernet Sauvignon 5% Cariñena y Garnacha Blanca
Precio aproximado: Más de 100 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: 20 meses en barrica

Varietales: 80% Garnacha del País 15% Cabernet Sauvignon 5% Cariñena y Garnacha Blanca

11 Opiniones de L'Ermita

Me habían traído los Reyes Magos esta botella y ayer por fin nos atrevimos con ella.
Al abrirla el corcho se rompió mínimamente, aunque al final acabó saliendo entero. Es largo y no muy ancho.
El color es de los más bonitos que jamás haya visto. Picota muy uniforme con ribete rojizo. La capa es media tirando a alta. Sorprendente y reseñable es lo limpio y brillante que nos pareció; sin un poso y con una luminosidad tremenda. Lágrima abundante, ordenada, delgada y lenta.
La nariz, tras una hora de aireación seguía sin mostrarse muy expresiva. A las dos horas y media empezó a coger aceleración y a partir de ahí no paró en ir ganando intensidad y complejidad. Futas negras, ciruelas, cerezas al licor, pimiento, chocolate amargo, tabaco, café, monte bajo, pizarra, alguna nota animal y muchas cosas más.
En boca muestra una inigualable finura no carente de cierta astringencia. La acidez es muy correcta y el paso es aterciopelado, carnoso y al mismo tiempo con gran volumen. El alcohol está presente, la madera no tanto. El abanico de sabores es inmenso y aparte de los mencionados en la fase olfativa, percibimos tonos lácteos, especiados y a zumo de uva.
Larguísimo final, astringente, con recuerdos salinos y a fruta negra.
Pensaba que era un vino mucho más salvaje, y lo que nos encontramos fue una finura y una elegancia pocas veces vista. Si tuviéramos que puntuar por separado el color, los aromas y el sabor, la nota final sería altísima. El problema es el precio, me fascinó su color, me cautivó su distinción y me sorprendió su equilibrio pero quizá me faltaron matices, profundidad y ese "algo más" que esperas en un vino como este.

Lo tuve aireándose toda la mañana. Lo decanté y antes de comer lo volví a la botella, tal como me dijo David de Vila. !Qué gran vino!!Qué color!!Qué intensidad de aromas! y !qué entrada y gusto al paladar, quedándose mucho rato un regusto extraordinario!!Qué gran vino! Uno de los mejores que he probado. Curiosamente es astringente al paladar, pero gratamente astringente y no es contradictorio, porque también es muy, muy elegante, sedoso...!Fantástico!
Color picota intenso y hermoso, con lágrima. En náriz unos aromas extraordinarios, que van cambiando a lo largo de su aireación, pero siempre intensos, salvajes. Una gran náriz siempre deliciosa. En boca, qué decir?. Potente, sobrio, elegante, muy, muy sedoso y con una astringencia muy grata. Unos taninos muy controlados, justos y perfectos, una acidez extraordionaria. Cuánta fruta en este vino. Sí, para ser bebido. Chapeau!!!! En esta comida entre este gran vino y el RD 97 de Bollinger, es para recordar.

Color picota intenso con capa media-alta. Cata a ciegas por lo que me parecía más joven inicialmente y me engañó en cuanto a su origen.
Nariz brutal, salvaje, inagotable.... se acababan los adjetivos, nombres, apelativos...Fruta pasificada, café, tostados, y su mineralidad característica. Inacabable. Todos destacamos la impresionante nariz de este vino.
En boca es perfecto. Elegante y sedoso, pero potente; sobrio pero con juventud. Con taninos justos que redondean la faena. Mermelada de ciruela pasa, chocolate, torrefactos, pizarra. Demasiado.
Cata a ciegas de junto con Borgoña (no recuerdo exactamente ni añada), luego LÉrmita 2001, Flor de Pingus 2006, El Nido 2003, Vega Sicilia Unico 1967. Todos coincidimos en darle como ganador y después Unico 1967. Yo me llevo el recuerdo de su nariz inacabable.
Corcho se rompió al descorcharlo, pero no estaba mal.
Noche para recordar. Todavía lo tengo grabado. Antes de conocer el nombre le puntué 9,6.
De lo mejor que he probado.

Cata a ciegas

Color cereza picota con borde cardenalicio. Por su borde nunca hubiera dicho que era un 2001, pensé que estaba ante un 2004. capa altisima con lagrima densa, larga, lenta y elegante. Espejo perfecto
Nariz intensisima donde predomina de forma brutal en un principio el mineral. Con el tiempo aparecen fruta madura roja, cafe, hoja de tabaco, torrefactos. No pierde la intensidad, es elegante y armonico ofreciendo una variedad y una sinfonia de aromas que desbordan e inundan la nariz. No pierde ni un apice de potencia ni pierde el mineral, éste siempre esta presente , incluso de forma insultante.
Paso por boca por sedoso, pleno, pletorico, directo. Al entrar en la boca es como si se desbocara y va directo al paladar a demostrar su elgancia y potencia. No se anda con rodeos. Entra y explota de forma rapida, para impregnar la lengua de sensaciones muy diversas. Al probarlo entiendes que fué hecho para ser bebido. Y cumple su mision. Sin dudas ni vacilaciones. Hay fruta, licor de cafe, chocolate y mineral, mucho mineral.
Si hay un pero es el postgusto. Creo que no esta acorde al resto. Pero tambien puede ser que me quedara tan sorprendido con lo anterior que no lo supe valorar.
Te hace entender el priorato. Es la representacion en la boca de los inumerables reportajes leidos sobre esa D.O o las extensas conversaciones con gente que sabe y que entiende de vinos, cuando te hablan del Priorato.
Felicito a quien lo hizo y quedo en deuda con quien me permitió saborear el Priorato en estado puro.
Al ser cata aciegas no influyo en ningun momento la marca.

Morado muy cubierto. Centro visual negro.
NARIZ: Aquí hay de todo y casi me parece un pecado intentar describirlo, pero vamos a intentarlo...complejo, potente, elegante, mineral, bosque umbrío, fruta, más fruta, y vuelve la fruta (yo me quedo con la naranja en mermelada), bombón relleno de licor, café...
BOCA: Lo del paso de boca aterciopelado lo entendí cuando probé este caldo. Fresco y amplio que dejan la boca llena de fruta y taninos en las encías...

En resumen, soberbio en todo...lo que no me quito de la cabeza es la textura y armonía en boca...indescriptible.

Granate oscuro muy cubierto.Aromas minerales,pizarroso,especias,fruta negra,regaliz,increible sensacion de aromas que invaden la nariz.En boca es potente,fruta muy madura y bien trabajada con la madera,su paso es fabuloso percibiendo en retronasal los mismos aromas al mismo tiempo.Un final muy muy largo,es de esa clase de vinos que catando a ciegas,sabes que estas delante de uno de los mas grandes.Magnifico vino.

El color es muy intenso y hermoso, denotando calidad. La nariz... indescriptible. La emisión de aromas excelentes supera mi capacidad y por más tiempo que le dedico nunca llego a saturarme. Es como una espiral de aromas que parece no tener final. Realmente superior a todo lo que conozco. En boca aparece inmensamente grande, pero en ningún modo contundente ni agresivo, sinó con una profunda elegancia. Llena la boca y colma el sentido del gusto. ¡Cuánto carácter y cuánta personalidad! La mayoría de vinos desaparecen a su lado. Sus compañeros de cata (Malaveïna y Vega Sicilia) no le llegan a alcanzar. Muy grande.

Hermoso color picota de capa alta. Su nariz es embriagadora con un conjunto de aromas perfectamente ensamblados, tonos de fruta madura negra pero en su justo punto, notas minerales, jara y un ligero y agradable toque especiado con ligeras notas de pimienta notas de fruta y madera muy ensambladas y muy conjuntadas sin nada que predomine al resto. En boca es de un ataque potente pero sin aristas, mas que potente yo diria persistente con un paso largo en boca que te invade completamente y en contra de lo esperado me parecio suave elegante y "redondo" para terminal en un final inacabable. Grandisimo vino para una grandisima noche de aniversario de la peña en la que se enfrento a un Contador, un Unico, y Linch Bages. Vino con alma.

Tomillo, hinojo, fondo mineral complejo (aunque bastante más suaves que sus hermanos menores). Postgusto suave, con taninos bien acoplados, notas torrefactas, a café. A mi gusto el vino necesita evolucionar un poquito más (lo estamos tomando joven).
Buen trabajo de Alvaro Palacios

Esta ladera es única. Licorella genuina, al igual que la intensidad y complejidad olfativa. Toda la nariz gira entorno a una espiral balsámica donde se encuentran ( entre otros ) aromas profundos de frutilla negra del bosque, pizarra fría, violetas, especiados de puntas lácticas, maderas nuevas aromaticas, monte aromático, mentoles, jara y retama. Todos los aromas perfectamente ensamblados en una única sensación global intensa, continua, balsámica y profunda. En boca es de estructura sublime, con fruta negra carnosa y de hueso ( ciruelas ), especiados ( chocolate amargo ), minerales aromáticos y táctiles, acidez perfectamente ensamblada. Posgusto intenso, algo cálido, aromático y muy persistente, con astringencia frutal aunque también deja sabores de taninos frutales dulces y especiados. En retronasal hay una continuidad con lo percibido en nariz – boca como si hubiese un orden sensorial perfectamente establecido. Vino con fuerte golpe emotivo del terruño que le da una personalidad única. Extraordinariamente Supremo.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar