Les Terrasses 2005
Vino Les Terrasses 2005
FICHA TÉCNICA
D.O./Zona
Pais:
España
Tipo de Vino:
Tinto
Crianza:
Con crianza
Graduación (vol):
14,00%
Varietales:
Cariñena, garnacha, cabernet sauvignon y la shiraz (habituales).
Precio aproximado
Precio Aprox:
De 20 a 29,9 €
PUNTUACIÓN
Nota de cata NOTA MEDIA:
8.54
/
93
Nota de cata CALIDAD-PRECIO:
5,7
OTROS VINOS CATADOS DE ESTA BODEGA
VER MÁS
Opiniones de Les Terrasses
OPINIONES
10

La verdad es que no deja de ser curioso como la memoria a veces nos falla.
Resulta que es la tercera botella que abro de esta añada.
Las tres con resultados diferentes. ¿Por qué esas diferencias?

Porque el vino está vivo. El vino es una emoción que cambia con las estaciones, con las copas que los tomes, con tus emociones, con lo que los merides y sobretodo, con quién los tomes.

En esta última botella pude apreciar un trabajo excelso, un vino maravilloso, equilibrado, potente, elegante, frutal, mineral... con un paso por boca que tiene un brio y una chispa mágica. Como novedad, gratos recuerdos de mermelada de naranja y granadas.
Y eso que lo meridé con una sopa y un pescado intenso.
Y todo gracias a verema. Porque aquí quedan, no sólo tus catas, también se quedan las emociones.

No sé que pasó.
Hace poco más de un año me encantó esta referencia (Cata de últimos de marzo 2010)
Esta vez note excesivas notas animales, con un peso de fruta débil y sin la chispa y acidez en boca a la que me tiene acostumbrado.
¿Por qué ha decaído esta botella?
¿Será la botella? o ¿será que está en declive?
Mejor no puntuo. Aunque, aún así, le daría más de un 7,5... quien tuvo, retuvo.

Considero que es un buen vino del Priorat hecho en plantaciones escarpadas y escasas.

En vista es de un claro color cereza oscuro.

En nariz es de un olor no extremadamente intenso a frutos rojos incluso con algunos puntos vegetales y de tierra.

En boca posee un punto ácido que le da personalidad, sabroso, con estructura y con sabor fresco de fruta, algún toque de café.

Aconsejo airearlo un rato antes de tomarlo, se expresa mejor.

Lo he estado guardando desde hace más de dos años, ya que pensaba que estaría todavía bastante "duro", y efectivamente asi ha ocurrido.
Algunos vinos del priorato ya sabemos todos que necesitan mucha botella y luego encima es muy dificil precisar cual es su momento óptimo.
En nariz potencia y frutosidad, aunque lo más sobresaliente son los ahumados, también minerales, tostados y flores.
En boca potente igualmente, el paso de boca aún falto de equilibrio y redondeo, gran estructura, los taninos vivos y un pelin rugosos, el retronasal muy bueno y el final largo y con excelente persistencia.
Sigue necesitando tiempo en botella, a su favor decir que en los dos días que lo estuve probando, cambiaba como un camaleón, días más expresivos, otros cerrados, a veces frutas, otras veces minerales, en ese sentido sobresaliente.
Me queda una botella para ver si le encuentro el momento oportuno para disfrutarlo a tope, aunque me temo que no tiene mucho más recorrido.
La RCP no es buena, ya quelos 24 € que cuesta la penalizan, el corcho bueno un 7,3

VISTA: Cereza de capa no demasiado alta, de bordes granate. Luminoso.
NARIZ: Compleja y potente. Un auténtico despliegue de aromas: fresas y frambuesas, leña mojada, grosella negra, higuera, tiza, cueros. Luego, unas puntas efímeras increibles que, si las buscas, son riquísimas...naranja, manzana silvestre y casa acogedora.
BOCA: Nervio y fuerza con elegancia. Tanicidad y frescura. Golosidad. Fruta. Más fruta. Mineralidad. Personalidad.

Muchas añadas llevo probadas de esta elaboración que sigue fiel a su estilo y personalidad.
Para mi, mejor que 2006, y casi tan rudo como 2004.
Hice la prueba. Lo probé también en una copa de tempranillo, y, ahí, se quedo plano, con un fondo aromático de azucar quemado. Por eso la importancia de la copa. Elijan bien. Todavía están a tiempo.

Vista: Color picota algo subido. Lagrima fina, abundante y de rapida precipitación.
Nariz: al principio paracene aromas aldehídicos que con ligero trabajo en aromas intensos a fruta roja madura, tostados, especiado, media mineralidad.
Boca: bastante interesante con una media potencia pero muy elegante con bastante persistencia de la fruta aunque los torrefactos sobresalen un poco más de la cuenta. Ligeros balsámicos.
Postgusto: balsámico con recuerdos de fruta. Persistencia media pero muy agradable.

Facil de beber pero con cierta conplejidad que se agradece.

Color cereza intenso.

En nariz es de intensidad media alta, con madera y fruta de tipo negra madura. Detalles de tostados y especies.

En boca es suave, con facilidad de beber y algún detalle de amargor muy leve.

Tiene una fase retronasal larga con fruta.

Una vez más este vino de buen trabajo, típico y consistente, es como un troquel del Priorat, una muestra sencilla, bien hecha, ampuloso en boca, seductor, fuerte y con garra de roble bueno, agradables sensaciones, goloso, bastante largo, es un buen ejemplo y creo que se beberia más si bajara un poquitin de precio ( sin más).

Abierto media hora antes de catarlo y beberlo en el restaurante Nodo.Me ha encantado, pese al riesgo de pedirlo en un restaurante, sin tiempo suficiente para dejarlo expresar.

Me parece un vino muy interesante, de color picota casi negro, muy denso, con ribete aún más oscuro y capa alta.

En nariz despierta muchos recuerdos, empezando por frutas rojas y negras maduras acompañadas de lácteos (yogourt de frutas con confitura de ciruelas). Después de ayudarle a despertar en copa, salen café y chocolate (también con leche), especias (clavo, pimienta, incienso) y cuero viejo.

En boca es suave pero licoroso; envolvente y cálido a la vez. Parece recién salido del nido, con taninos que arañan a la vez que prometen. Final bueno y largo. A ver cómo evoluciona.

Lo acompañé de un lomo de venado, al que le iba de maravilla. Al salir de allí me fui a comprar otra botella para ver cómo evoluciona con el tiempo.

Nada mal. Decantado una hora (media botella), el vino es complejo y bajo las notas de almizcle con mucho incienso
y jara, tiene cacaos, fruta pasificada, cedro, licorella, aldehidos y algo de tabaco y animal; la boca resulta
vital, aun tiene esa tanicidad impertinente, a domar, pero sensaciones muy buenas de frutos secos, támaras y
algun otro. Toques de cafe. Es mas gustoso al tercer dia ( ya de botella) y termina en una boca con buena acidez,
amable, suave, generoso, especiado, hay boletus. Final largo y aromatico. Rico. Buena compañia.
Hoy, dia 18/3 el vino está todavia con unos aromas francos, higos secos, toque de ciruela en licor, almendras y un despliegue de grosellas negras, pimienta y cerezas; un color super elegante. Las notas a tierra, cacao en
polvo, enebro y el final de zarzamora muy gustoso. (tienen buen ataque pero creo le falta algo más de recorrido, un poco más de lo dicho)

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar