Arzuaga Crianza 2008

Vino Arzuaga Crianza 2008

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
93
Puntuación Media:
8,7
Calidad-precio:
7,9

Bodega: Arzuaga Navarro
D.O./Zona: D.O. Ribera del Duero
País: España
Tipo de vino: Tinto
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 13,50%
Varietales: 90% Tempranillo, 7% Cabernet Sauvignon y 3% Merlot
Precio aproximado: De 10 a 19,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: El vino Arzuaga Crianza 2008 fue elaborado a partir de 3 varietales distintos: Tempranillo, Cabernet Sauvignon y Merlot, y vendimiado a mano en su punto óptimo de maduración en cajas de 15 Kg. En bodega, las uvas maceraron en depósitos de acero inoxidable a baja temperatura y después fermentaron lentamente a una temperatura constante de 27ºC. Arzuaga Crianza 2008 maduró en barricas de roble francés (60%) y americano (40%) durante 16 meses.

Varietales: 90% Tempranillo, 7% Cabernet Sauvignon y 3% Merlot

Consumo: 2011 - 2017

Envejecimiento: Intervalo de consumo recomendable: 2011 - 2017.

16 Opiniones de Arzuaga Crianza

Buena intensidad aromatica donde la fruta madura convive con notas de maderas nobles - sándalo, cedro, hoja de tabaco seca que recuerdan la caja de puro- chocolate negro, ligerísima nota ahumada. Vainilla canela, nuez moscada, clavo, la fruta madura se va creciendo, notas balsámicas en el fondo. Con la oxigenación torna a café con lecehe, toffe, caramelo.

Entrada golosa, en el paso se muestra muy amplia y de buena estructura, tanicidad pronunciada y agradable. Acidez que refuerza la viveza de este vino. Buena de persistencia.

Otra botella. Buen corcho apenas bañado en vino.

Descorchado 2 horas antes.

Visual: rojo picota con ligeros reflejos ocre y de capa de capa media-alta, ribete atejado-transparente. Limpio, brillante y de buena lágrima. Se ve un crianza ya de cierta edad pero en forma todavía.

Nariz: de buena intensidad, fruta roja muy madura, especiados, regaliz, balsámicos y mentolados, tabaco rubio y algo de caja de puros, tabaco de pipa, tostados, recuerdos a trufa blanca, barnices y laca de uñas. Muy complejo.

Boca: entrada fresca, sedosa, de medio volumen, buena estructura y peso en boca, buena acidez todavía. Tanino presente pero bastante pulido ya. Final medio-largo pero algo más corto de lo que lo recordaba, con buenos recuerdos a todo lo anteriormente apuntado.

Vino fresco pero para comer (no para chateo). Lo encuentro ahora mismo mejor y más complejo que la añada actualmente en venta (la 2011). Un vino al que hay que darle al menos 5 años para dar lo mejor de sí. Buen Crianza Ribera en una añada no precisamente de las mejores. Creo que, en el caso de esta añada 2008, es mejor beberlo en 1-2 años como mucho (no espero que gane mucho más con más botella ya).

Sobraron 150 ml de ayer, utilicé vacuvin, y al frigorífico en su parte menos fría (unos 8ºC).

Hoy he ido a tomar lo que sobró (una copa generosa) esperando que el vino estuviera muerto y nada más lejos de la realidad.

Nariz: brutal. Fruta negra en sazón sazón, especias al mover, tostados y, sobre todo a la dupla caramelo de café y cacao en un 70%, es un caramelo de café en nariz que no me esperaba (en otro caso ni habría subido nueva nota). Al mover la copa siguen saliendo cosas 24 horas después, cierto es que el vacuvin y que la fría temperatura ha retardado la oxidación, pero el momento de oxidación es excelente ahora mismo: hierbas aromáticas, especias dulces, torrefactos, cacao, más cacao junto al toffee y caramelo de café. Muy complejo y rico en nariz a las 24 horas. Los cueros y los aromas animales de ayer han desaparecido como por arte de magia.

Boca: mejor que ayer. Menos contundente el tanino, mucho más domado y ya apenas astringente, pero mucho más elegante. Se nota que el oxígeno ha ido doblegando el tanino, pero está en un momento donde todavía permanece en pie dicho tanino (aunque elegante). Vino para disfrutar. Paso por boca sedoso. Final medio-largo con balsámicos, especiados, caramelo, café, toffee, cacao,... las especias y el caramelo suben a la retronasal.

Excelente vino. Experimento de dejar unos 150 ml para el día siguiente que ha salido genial: el vino ha evolucionado a algo distinto de ayer, las maderas han dado paso a otro tipo de aromas a caramelo, café, cacao y torrefactos, está oxidándose, pero con elegancia y muriendo este Arzuaga con las botas puestas... no lo voy a dejar morir en copa, va a morir en mi estómago para más disfrute mío ;)

Me tengo que desdecir de ayer: viendo la evolución a 24 horas del vino, si el corcho sale bien, creo que puede pasar fácilmente de 3 años más en botella en muy buena forma.

Corcho largo y grueso muy hinchado por el interior por efecto del vino, con algún resto de bitartratos.

Visual: rojo picota claro de capa media alta, ribete ligeramente atejado-transparente, limpio, brillante y con buena lágrima.

Nariz: muy intenso y potente, fruta roja y negra en sazón, especiados poderosos, balsámicos-mentolados, ligeros lácteos, vainilla, regaliz, clavo, tostados poderosos, pimienta negra, toffee, vainilla, sutil café torrefacto, cedro, cueros, carne fresca y pieles animales. Abundan la fruta en sazón, la madera y, sobre todo, los terciarios pero todo fantásticamente integrado y equilibrado. En nariz es un Ribera clásico de libro y de 10, con su fruta, su madera, sus especias, excelente y todo en su sitio. Muy complejo, sin peros aunque con bastante más complejidad en nariz de la esperada para tener 5 años y medio.

Boca: entrada suave, sedosa, de tanino presente pero pulido, de muy buena acidez aún (lo que dada su calidad y crianza le dan varios años de vida). Paso por boca súper agradable. El tanino es dulzón y todavía se hace notar algo en encías pero está bastante pulido para tener no llega a 6 años. El final es largo, con postgusto especiado, balsámico, a tostados y fruta en sazón que quedan, en nariz, reflejados en la retronasal.

Un muy buen vino clásico. Un poco evolucionado en visual. Excelente en nariz y riquísimo y pulido en boca. Me ha encantado. Ha evolucionado muy bien aunque, EMHO, algo deprisa para su edad. El trabajo en bodega ha sido excelente en una añada no muy propicia, pero eso sí, su vida, en plenitud, tengo mis dudas: no creo que sea muy larga, máximo 2-3 años dada su visual, la evolución de su nariz y lo pulido de su boca... ¿ me equivocaré ? Si es capaz de aguantar más de esos 3 años dando lo que da, me desdeciré ;)

La copa se impregna de fruta fresca en todos sus estados. El vino se muestra a la par fresco y maduro, con personalidad y protagonismo surgen los tostados de la madera, junto a un maravilloso mentolado, sotobosque, hongos, ceras, ciruela negra, hierbas de monte y un olor dulce a caramelo.

En la boca es cremoso, balsámico, especiado, dulce, sale cedro y vainilla, gana la madera, pero lo perdono, por que es franca y de calidad, maravillosa. El vino se mastica, es claro, dice todo lo que tiene, aunque guarda su fuerza y complejidad. Buena añada, algo lejos de la concentración y extracción de añadas más recientes. Al final llega el punto goloso y fresco, amplio, con café, toffee y canela, sin caer en lo comercial. Ahora bien, apurarlo rápido, al tiempo (un día) se desvanece y se va, al menos mi botella.

Muy parecido en potencia, pero bastante mas pulido, es la diferencia que he encontrado respecto a la ultima botella catada de esta añada.

Capa alta, borde todavía claramente morado, lágrima gruesa, densa y lenta.

En nariz, intensidad alta, frutos dulces en licor, cuando se abrió, que tardo un poquito, especias dulces, algo herbáceo, balsámico, tabaco, tostados.

En boca, buen cuerpo, envolvente, grueso, potente, pero pulido, buena acidez, especiado también en boca y toques torrefactos, post gusto largo y final con toques dulces.

Arzuaga siempre es bienvenido en nuestra casa.

Color rojo picota, capa alta, ribete granatoso y lágrima abundante que tiñe la copa.

En nariz buena intensidad y predominio de la crianza, tostados, especias, fruta negra, cedro, vainilla, lácteos y café.

En boca tiene una entrada potente, muy voluminoso, tanino ligeramente astringente, final bastante corto con recuerdos tostados.

Me encanta este vino, pues uno sabe lo que va encontrar, y lo que encuentra es siempre una compleja y elegante nariz y un gran paso por boca. Bien cubierto, nariz bien ensamblada donde la fruta se funde con un amplio abanico de especias (vainilla, clavo, canela, azafrán, nuez moscada, pimienta blanca), junto a toques de cedro, coco, cacao, caramelo de café con leche y buen cuero. En boca es equilibrado, elegante, sedoso, con un final largo y retrogusto tostado.

Muy buen vino, sin paliativos (y eso que la añada 2008 no destaca por ser de las mejores en Ribera del Duero). Excelente momento para beberlo.

Visual: rojo cereza muy oscuro, ribete transparente-cereza claro con destellos rubí y reminiscencias violáceas, limpio, brillante, todavía bastante joven. Lágrima muy abundante y densa que destaca en copa y nos adelanta que enfrentamos un gran vino.

Nariz: muy intensa a frutos negros y especiados poderosos: vainilla, clavo, pimienta negra, coco, regaliz y canela. Buenos tostados, toffee, chocolate amargo. A mayor temperatura apreciamos también frutos rojos muy maduros; si le damos un poco de aireación a una temperatura de unos 19-20ºC sobresalen licor de uvas pasas con recuerdos a mistela y moscatel de una calidad sobresaliente.

Boca: entrada fácil pero poderosa, muy muy estructurada, fruta madura que casi se mastica pero con un fondo de complejidad aportado por sus finas maderas sin parangón. Muy goloso. Casi se mastica la fruta y la madera con un equilibrio excepcional. No es un vino muy alcohólico a pesar de su potencia. Muy buena acidez y muy equilibrado. Paso por boca que incita a seguir bebiendo a pesar de su poder. Final largo con un postgusto y retronasal licorosas sencillamente apabullantes. Los taninos de este Arzuaga Crianza son sedosos, pulidos y equilibrados; tienen recorrido para darle vida a este vino, en plena forma, 3-4 años más en botella sin ningún género de dudas.

Un vino embriagador, potente pero fácil de beber y muy goloso, que deja huella y que pone de relieve el grandísimo trabajo de las Bodegas Arzuaga Navarro en una añada 2008 buena pero que no fue precisamente de las mejores de la década 2000-2009.

Su precio ronda los 15-16 euros y la RCP, EMHO, es muy buena. En mi caso particular, conseguida una caja de 6 botellas en una oferta al 50% de descuento (8 euros la botella) donde la RCP se podría considerar galáctica (bastante más que Excelente).

Vino color picota madura con ribete, cardenalicio, capa media alta, limpio, brillante y lágrima fina y abundante.
En nariz con buena intensidad a copa parada, vainilla, notas lacticas, fruta en abundancia, moras, ciruelas, arandanos y fresones maduros para dar paso a grosellas, tostados de gran calidad, cedro, café y notas ahumadas. Apunta maneras de vino grande.
El paso por boca, pontente, afrutado, con musculo, largo recorrido, bien definido, buena acidez, equilibrado, con personalidad y unos taninos aterciopelados, y sabrosos.
Si en nariz estaba enorme en boca no es para menos.
Retronasal, afrutado
Posgusto largo y bueno.

Lo unico que me sorprende de este vino es el precio, está en su punto, muy bueno, redondito y con mucha fuerza. Taninos de vino grande y satisfacción total.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar