Marqués de Griñón AAA 2004

Vino Marqués de Griñón AAA 2004

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
96
Puntuación Media:
9,2
Calidad-precio:
6,3

Bodega: Pagos del Marqués de Griñón
D.O./Zona: Dominio de Valdepusa
País: España
Tipo de vino: Tinto
Graduación (vol): 14,50%
Varietales: Desconicidas
Precio aproximado: Más de 100 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: Maloláctica en barricas nuevas de roble francés Saury y Seguin Moreau de 300 litros. Posteriormente prolongada crianza en barricas nuevas de 225 litros con tostados ligeramente superiores al normal.

Varietales: Desconicidas

4 Opiniones de Marqués de Griñón AAA

Siguiendo con los 2004 que hoy hemos disfrutado del Marques, hemos tenido el placer de encontrarnos una vez más con este magnifico vino que teniamos guardado hace ya un tiempo y del que hoy nos hemos quedado sin existencias.

Precioso color rubí oscuro, capa alta, brillante, una delicia a la vista.

Nariz tremenda, de infinitos registros, desde frutas negras maduras, pasando por balsámicos elegantes y acabando en torrefactos dulzones, por poner algo concreto y no extenderme, porque el vino seguía diciendo cosas después de una hora. Y han sido otras dos botellas, que hoy hemos ido de dos en dos.

En boca es elegante, redondo, pulido, largo, invita a una segunda, tercera copa, no tienes hartura.

Ha acompañado a unos buenos cortes de carne, y se nos han hecho cortas las dos botellas, superior.

Pena no haber comprado en su dia más de este 2004.

Buena la oportunidad para degustar este gran vino de manos de su precursor, Carlos Falcó, y explicado con detalle y sabiduría.

El vino 100% Graciano, la botella de 2004 que pude degustar, es un vino de increíble personalidad, no hay lugar a dudas de que se trata de un viñedo muy especial, parcela cuidada con esmero y cariño que ha dado lo mejor de si misma.

Aparecen unas notas iniciales de fruta madura, ciruela, e incluso de pasificación como en los grandes Amarones, notas exhuberantes de trufa y tierra, entremezclado con las hierbas de monte y aromas forestales, especiado, destacando pimienta negra, nuez moscada y algo de clavo.

En boca la fruta se encontraba algo más debilitada dando paso a un potente tanino, graso, rico e intenso. Lleno de carnosidad y de rotunda estructura, el vino se muestra pleno y vivo al mismo tiempo dotado de una gran acidez, que lo convertirá seguramente en un vino apriori de gran capacidad de guarda. Su sabor es penetrante, alcanza los más recónditos rincones de nuestro paladar sin matar los sentidos pero con gracia y elegancia.

Me recordaba a algunos otros grandes vinos de concentración y profundidad como el Terreus, o un buen Pomerol de excelente añada.

Muy bueno!!!

Curiosa la historia de este limitado producto, nacido a partir de apenas una hectárea, donde la variedad representada está aprobada en la zona para la investigación, pero no comercialización, ¿que ocurre para que salga al mercado? pués fiel a lo desafiante en pro de la vinicultura que D.Carlos Falcó inyecta a su Bodega, pues se abona la sanción correspondiente y el vino sale al mercado. El nombre pertence a las iniciales de los nombres de sus tres hijas, y el secreto de las variedades cambiará cada año, debido a criterios de calidad.

Agradecer a Ribot la prueba de este ejemplar porque si bien no estuvo presente en una cata monográfica hace unos días de Dominio Valdepusa, he podido contrastar las palabras que Eloy Director de la Bodega pronunció, es un tinto que refleja la esencia de un vino de pago.

Así me he encontrado con evidencias que le auguran crecimiento en botella con buena longevidad y que nos habla de paciencia, para doblar sus taninos y estructura en boca. AAA esconde mineralidad -tinta china- que se entremezcla con una buena base fruta, de fruta negra -moras, ciruelas- que juegan con la madurez, dejando rastro de confitura bien refrescada por aromas balsámicos y de monte bajo. En boca excelente acidez, estructurado con volumen redonde y amplio, un gozo de vino.

A pesar de las premisas de corte marketiniano que me producía catar un vino que se llamase AAA en reconocimiento a las tres hijas de Carlos Falcó (imagino que siempre será el primero en los listados de vino por orden alfabético), he de reconocer que he probado un gran vino. Elaborado a partir de un pequeño tanque de fermentación que llamó fuertemente la atención de sus productores por su marcada personalidad, se trata de un vino escaso (tan sólo 3001 botellas bordelesas y 415 magnum en esta añada) que tan sólo se repetirá en añadas especiales. Las variedades, no se anuncian, al estilo de los Desafíos Verema :-)

El vino muestra un precioso e intenso color rojo picota, brillante, límpido. En nariz muestra una tremenda complejidad aromática, no le sobra nada, nada se presenta en exceso, ni siquiera las esperadas notas terciarias fruto de su proceso de elaboración. Mucha fruta negra fresca, ciruela, monte bajo, especias, algo floral,...En boca es una delicia. Buen ataque, con peso, carnosidad, buena estructura pero con un paso sedoso, nada astringente y un final larguísimo. Se puede beber en trago largo, so pena de acabar pronto la botella y desear repetir, si el bolsillo lo permite. Seguramente, un vino de coleccionista, dada su escasez.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar