Remírez de Ganuza Reserva 2003

Vino Remírez de Ganuza Reserva 2003

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
94
Puntuación Media:
8,8
Calidad-precio:
5,2

Bodega: Remírez de Ganuza
D.O./Zona: D.O.Ca Rioja
País: España
Tipo de vino: Tinto
Graduación (vol): 14,00%
Varietales: 90% tempranillo y 10% graciano
Precio aproximado: Desconocido
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: Maloláctica en barricas de roble, 80% francés y 20% americano y crianza de 21 meses en barricas nuevas

Varietales: 90% tempranillo y 10% graciano

18 Opiniones de Remírez de Ganuza Reserva

Uno de mis elaboradores favoritos.Este 2003 tiene un color de capa media alta.Limpio y brillante.En nariz una gran complejidad,vainilla,maderas nobles,fruta roja madura.En boca frescura y elegancia.Largo.Muy bueno.Bebido en La taberna la Tana por..copas

A la vista se presenta con un color picota, con ribetes y destellos rubís, sin llegar al color teja y con una buena lagrima.

En la nariz tiene una buena intensidad, con la fruta de tipo madura, unos detalles de la madera de nivel fino con sus tostados y su chocolate y en el fondo se aprecian detalles de mineralidad.

En el paso por la boca, conserva una buena acidez, los taninos muy silentes, persiste la fruta y con una fase final larga y a la par agradable.

Me ha gustado mucho mas esta añada que la del año 2002, que probé y cate hace no mucho tiempo.
Un buen vino en el sentido amplio de la palabra.

No es la añada mejor de la Bodega.Catado en formato magnum.Colo cubierto.Nariz cerrada,La boca con tanicidad no integrada.No me ha entusiasmado.

Dos años más tarde cae una nueva botella ... Sigue muy vivo visualmente, si acaso algún ligero destello deja ver los efectos del paso del tiempo. La nariz es intensa, me encanta su definición, con el paso del tiempo las sensaciones frutales y los matices minerales (grafito), han ganado en protagonismo, y atractivos terciarios van ganando protagonismo. Siguen apareciendo algunos matices de azúcar quemado y algún toque de regaliz negra, y también matices especiados (pimienta negra).
En boca el ataque es intenso, con cuerpo medio, tiene volumen y una atractiva estructura, el tanino sigue vivo, ligeramente secante, dulce y bien perfilado, tiene buena acidez y notable longitud. No hay ningún síntoma de cansancio en el vino, sigue creciendo y evolucionando en botella.... y todavía con mucho que decir...

Para preparar el caminito a ese Parker 100, del Gran reserva parece que anima ir probando sabores de la bodega de Fernando Remirez. Pedimos un buen frances de Vosne Romane, pero...que fraude, claro, luego uno se bebe esto y es como subir a la gloria, frutalidad, potencia,madera, algo de mineralidad, como pizarra, pero sobre todo fuerza frutal, acidez marcada y al principio tanicidad muy presenteque va desapareciendo, estas botellas necesitan airearse, abrirlas, jarrearlas un poco

Rojo rubi, con poca evolución y muy densa
En nariz resulta meloso en las primeras catas, muy armónico. Frutas rojas maduras y ciertos balsámicos (eucalipto...) muy integrados con regaliz, caramelo y tostados. Ciertos toque de vainillas, repostería y madera, siempre dentro de una sorprendente armonia. Según evoluciona en la copa aparecen notas minerales (grafito) y aromas de reducción, que sin decantar, tardan en aparecer.
En boca aparenta sedosidad y cordura con la nariz que presenta; pero pronto aparecen taninos muy bien estructurados, siempre sin desmarcarse de la armonía inicial al abrir el vino. Amplia y muy agradable persistencia y gran final.
En mi opinión un gran vino, que hace honor a la pasión del bodeguero por hacer caldos emocionantes. Mejorará con el tiempo en botella hacia una sedosidad muy especial.

Nueve meses despues de la ultima valoración realizada de este extraordinario vino, de nuevo abrimos otra botella el cual se mantiene practicamente sin variación.
Como todavia quedan algunas botellas más seguiremos con el paso del tiempo su evolución.
El vino sigue manteniendo su intensa expresión aromatica frutal y en boca el buen ataque, sabroso y con un final largo y de persistencia agradable.

Con poca variación en un año. La verdad es que la botella lo ha hecho más amable, pero sigue siendo un vino poderoso. Sorprende el poderío que conserva después de 6 años. En nariz es intenso, frutal, especiado. En boca es amplio, carnoso, sabroso, largo y ancho. Sólo lo penalizo en que deja una puntita de alcohol al final, lo que hace importante el consumirlo a temperatura adecuada (17-18ºC, y que se atempere en copa). Buen maridaje para un chuletón argentino.

Diseño: poco que decir de un vino tan consolidado y afamado. Un diseño entre clásico y moderno. La etiqueta amarilla lo hace fácilmente reconocible a lo lejos en cualquier tienda. Da sensación de un vino sobrio sólo por la imagen.
Maridaje: por su contundencia (que no astringencia) requiere guisos y carnes de intenso sabor.

Otra nota en su contra, que hace que baje un poco la nota respecto a mi primera cata: al quedarse abierto (con vacuvin), al siguiente día ha caído bastante. Lo que me hace ser escéptico en cuanto a su longevidad (esta añada).

La nariz es intensa, bien definida, con volumen, destacan ciertas notas tostadas que junto a recuerdos de vainilla reaparecen en el retronasal. Humo, toques de grafito, fruta roja en sazón, azúcar quemado y algún toque especiado cierran una amplia paleta olfativa.
En boca el ataque es de media intensidad, con cuerpo medio, algo maderoso en el paso, es batante amplio, tiene buena acidez, buena estructura, una trama ligera y equilibrada, muy bien trenzada y notable longitud.
Sigue pendiente de integrar las huellas del paso por barrica, aunque hay muy buena fruta y armonía.

Se presenta límpido, brillante y de capa alta con un color rojo cereza y un ribete que denota juventud, acompañado de una lágrima muy tintada.
A copa parada desprende aromas de fruta roja y lácteos, ciruela pasa e incienso, para ir evolucionado a reminiscencias de bolso de cuero, fruta negra del bosque, recuerdos ahumados y torrefactados, una deliciosa vainilla, resinas y hojarasca.
En boca se muestra serio, seco con buena acidez, un tanino aún por redondear que se hace de notar tenuemente, una ligera punta alcohólica que lo torna cálido y una caudalía muy larga, presentando a lo largo de todo su recorrido una buena estructura que con el afinamiento apunta hacia a la elegancia. Así mismo, en retronasal amplía su frutosidad mezclada con especias y gran cantidad de frutos secos con la cáscara de la nuez como mayor exponente.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar