Remirez de Ganuza Reserva 2001
Vino Remirez de Ganuza Reserva 2001
FICHA TÉCNICA
D.O./Zona
Pais:
España
Tipo de Vino:
Tinto
Crianza:
Con crianza
Graduación (vol):
14,00%
Varietales:
90% Tempranillo, 10% Graciano
Precio aproximado
Precio Aprox:
De 30 a 49,9 €
PUNTUACIÓN
Nota de cata NOTA MEDIA:
9.1
/
96
Nota de cata CALIDAD-PRECIO:
8,0
ELABORACIÓN
53 hectáreas de viñas situadas en enclaves realmente privilegiados y repartidas entre cuatro localidades de la subzona de Rioja Alavesa: Samaniego, Leza, Elciego y Laguardia. En ellas se cultivan las variedades Tempranillo, que ocupa el 90% de los viñedos de la bodega; y Graciano, tintas tradicionales de la región. En el momento de la elaboración, sólo los frutos de las cepas bien orientadas y con una edad media de 60 años son tenidos en cuenta. Se separan hombros y puntas (parte superior e inferior respectivamente) del racimo para que sean elaborados por separado. Fermentando en pequeños depósitos tronco-cónicos de acero inoxidable de diseño exclusivo, prensando suavemente el hollejo y completando la fermentación en tinas de madera y barricas. Por último, los vinos pasan a la crianza en la nave subterránea, donde reposan 900 barricas de roble francés (80%) y americano (20%). Permanencia en Barrica: 24 meses.
OTROS VINOS CATADOS DE ESTA BODEGA
VER MÁS
Opiniones de Remirez de Ganuza Reserva
OPINIONES
25

Rojo granate de capa alta, ribete atejado.

Nariz intensa con notas de cacao, algo proteico al inicio, fruta negra, con mucho margen todavia.

Gran frescura, tanino marcado, muestra su potencial de envejecimiento, complejidad aromatica, estructurado y amplio. Final medio-largo.

A pesar de sus 14 años de edad, su color rojo picota solo mira hacia el marrón de refilón, con capa muy alta y lágrima que tinta la copa.
En nariz despega con cueros finos que con aireación desaparecen para dar paso a mucha fruta roja fresca, y negra también pero más condensada. Corona con un punto vegetal y sutiles barnices.
El ataque en boca es amplio, especiado y tánico, con una acidez palpable y un punto alcohólico. La madera se encuentra presente en su final tostado pero está bien integrada, siendo largo y potente al tacto.

Color picota muy oscuro con un ligero ribete en el que empieza a asomar el color teja, de capa alta.
La nariz requiere aireación, ya son unos años, asoman en primer termino notas tostadas, recuerdos ahumados, la crianza se impone a una fruta roja que alegra la nariz.
En boca tiene buena entrada, tacto muy sedoso, tanino vivo incluso mostrando ligera astringencia, con peso, buen cuerpo, el vino muestra un gran esqueleto que lo aguantará todavía muchos años, estructurado, amargoso y con un final muy largo en el que las notas de la crianza aparecen bien equilibradas. Un vinazo que, aunque suene extraño, tiene mucho futuro.

No, no es que haya ningún lord Sith detrás de su elaboración pero es que sin duda Fernando y su equipo han elegido una postura extrema de elaboración en un contexto en el que Rioja muestra dos estilos extremos de trabajar, el de los clásicos -casi extintos- y el de los modernos, en el que Remirez de Ganuza ocupa una posición dominante. Fernando defende con convicción el papel del trabajo en bodega frente al argumento cada vez más frecuente de que la viña y su trabajo lo es casi todo en un buen vino. Fruto de su planteamiento la concentración y la extracción de sus vinos se lleva a veces al extremo, hay materia - mucha-, estructura y concentración. Este 2001 destinado a vivir muchos años apenas muestra sus primeras canas con algún destello atejado en el ribete. La nariz comienza con una sutil reducción -14 años es lo que tienen- que necesita algo de aire para desaparecer mostrando un perfil en el que parecen matices minerales, algo de barniz de mueble viejo, mucha fruta roja confitada, finos matices especiados y suaves tostados. Buena definición. En boca tiene un ataque intenso, un tanino vivo, aún con aristas por pulir, cuerpo medio/alto, buenos amargos, textura ligeramente terrosa, mucha longitud y una sólida estructura. Hay materia y buena presencia. ¡Cuidado! Es dificil salir del lado oscuro una vez se entra...

Color rojo ciruela negra con ribete caoba, limpio y de capa alta. Oleoso en copa y rápido en lágrima.
En fase aromática, encontramos aromas licorosos y de frutos negros (ciruela), muy profundo. Requiere mucho tiempo de cata.
En boca, su conservante es la perfecta acidez que tiene el vino, con muchos sabores a fruta (fresas), especias (pimienta negra), chocolate, y un potencial tánico recién abierto.
Para evolucionarlo 24 horas.

Hoy catamos un vino de una bodega a la que admiro. Se trata de un Remírez de Ganuza reserva 2.001 con un "coupage" 90% tempranillo y un 10% de graciano, hermano pequeño del ya catado el pasado mes de Junio, Trasnocho 2001. En Junio de 2010 Jay Miller (Wine Advocate) subió la puntuación de este reserva 2001 de 94 a 97 y es que estos vinos evolucionan en botella maravillosamente. Veremos lo que nos depara. Lo abrimos dos horas antes de la cata y fue servido a 17ºC. El tapón excelente, largo, compacto y muy poco teñido.

VISUAL: Presenta un bonito color rojo picota de capa muy alta, con el ribete burdeos, de lágrima densa y caída lenta.

OLFATIVA: Posee una alta intensidad, con la fruta roja muy marcada en primer plano (moras y grosellas). Al mover la copa una sinfonía de aromas suena ante nosotros. Surgen notas de mermelada de moras, castañas asadas, regaliz de palo... Se unen especiados de canela, vainilla y pimienta rosa recién molida, pero la música continua. Ahora son compases de terciarios los que aparecen en la partitura... piel curtida, tabaco, café molido y como no, con una marcada presencia de la madera. El final es muy fresco, un "allegro vivace" con recuerdos a eucalipto y anís. Una exquisita nariz, de una riqueza aromática y de una intensidad arrolladoras, todo un Mozart.

GUSTATIVA: Resulta carnoso, de marcada acidez y con un rastro tánico impactante pese a sus 13 años. Vino poderoso, amplio, con mucho cuerpo, al puro estilo Beethoven. Me resulta bastante mineral, con toques de pizarra y tinta china, pero sin enmascarar a la fruta roja madura. En retronasal aparecen notas de tabaco, cuero y pimienta rosa, una sinfonía musical maravillosamente armonizada. Un fantástico dueto, duelo interpretativo entre la madera y la uva con dos ganadores. De persistencia muy larga, de más de dos minutos, de impecable factura, una sinfonía bien acabada y de largo final. Estamos ante un vino hecho con el máximo mimo y esmero, separando hombros de puntas, y utilizando solo los hombros para este reserva...genial idea!!. Poseedor de una nariz de sorprendente complejidad y con una boca explosiva. Menudo vinazo, haciendo honor a la cosecha 2001 e increíblemente, en plena juventud todavía. Le auguro un largo y próspero futuro. No le doy un 97... ahora, pero en cinco o seis años seguro que mejora y mucho, el potencial lo tiene. Le esperaremos.

La RCP fue muy buena pues lo saqué por 35 euros y éste 2001 es ya difícil de encontrar.

Lo maridamos con un suculento arroz caldoso de cabrito con ajitos y jengibre, una exquisitez que se compenetró perfectamente con tan excelente vino. Fantástica cena entre amigos y enorme disfrute (adjunto fotos en comentarios).

Rojo cereza de capa alta y ribete pequeño de irisaciones pardas. Nariz intensa, desplegando aromas de fruta roja escarchada (fresas), sobre matices vegetales, tabaco rubio y minerales de piedra calcárea. Es una nariz que combina la fruta roja con notas terciarias de la crianza en botella. Hay regaliz, gominolas, mermelada de fresas y sensaciones que recuerdan a la clara de huevo sobre notas cárnicas crudas (yodo). Final con notas de sándalo, flores marchitas y un toquecito como de piedra caliente y tinta china. En boca tiene un ataque frutal y fresco, con sensaciones en el paso de fruta roja (fresas y frambuesas escarchadas), armado con una buena acidez, lo que hace que en la evolución se antoje esbelto y largo / lineal. Retronasal donde se perciben las notas terciarias y de la crianza con matices de tueste y fruta roja horneada, además de las flores marchitas, tinta china y toques de piedra de mechero. Posgusto fresco y puntiagudo, largo y con sensaciones de viva acidez. Un vino que está aguantando muy bien el paso de los años y al que creo que le queda aún mucha botella para dar lo mejor de sí mismo, armado con esa acidez tiene años por delante de mejora. Que Dios nos de vida para comprobarlo.

Casi 7 años más tarde de mi cata previa el vino ha evolucionado ligeramente en color, siendo ahora granate oscuro con ribete bastante abierto. Ha desarrollado un cierto bouquet, con fruta roja, algo de fruta licorosa, toques de regaliz y algún apunte de flor morada. En boca pasa fluido, muy fino y bien perfilado, con taninos sedosos, largo, estructurado y con excelente presencia. El paso del tiempo le ha aportado notable elegancia y no presenta síntomas de cansancio...

Color cereza con ribete que tiende a teja, de capa media-alta.
La nariz es de buena intensidad tras aireación, perfumada, notas de cueros finos, tostados, ahumados, fruta roja madura y notas especiadas todo ello en perfecta conjunción, nariz compleja y cambiante, ligeramente licorosa.
En boca es sedoso, con buena acidez, tanino pulido, vivo, ligero en el paso, lleno de sensaciones y matices equilibrados por la crianza, muy elegante, amplio, con personalidad y con un final muy largo que nos devuelve a la fruta con elegantes tostados.
Excelente vino, un auténtico placer.

La criatura crece sin parar, no se vislumbra su límite, se muestra ya adulto. Se está haciendo grande, muy grande. Marca un estilo clásico, elegante, pero está al día de todo: cuándo unos van, él ya vuelve. Es un ganador, un tío duro, bien perfumado pero sin pasarse, a la vista brilla con luz propia, pero en las distancias cortas gana enteros, te atrae con la naríz, pero con la boca te tumba. Un seductor. George Clooney hecho vino dirían algunas.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar