Fino Tres Palmas

Vino Fino Tres Palmas

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
97
Puntuación Media:
9,5
Calidad-precio:
9,6

Bodega: Tío Pepe - González Byass
D.O./Zona: D.O. Jerez y Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda
País: España
Tipo de vino: Dulces y Generosos
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 16,00%
Varietales: 100% palomino fino
Precio aproximado: De 20 a 29,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: Selección de botas de la solera de fino amontillado con unos 10 años de vejez. Saca de 240 botellas. Selección de una única bota en la Saca de 2015

Varietales: 100% palomino fino

19 Opiniones de Fino Tres Palmas

A la vista el color es ya un dorado viejo con una nariz compleja y profunda, que todavía presenta tenues recuerdos fruto de su crianza biológica a levadura y avellanas, pero en la que empiezan a dominar los aromas propios de la fase oxidativa, presentando aromas acetaldehídos y notas avainilladas. En boca demuestra potencia, salinidad y cierta cremosidad. Es largo y persistente.

Catado en el transcurso del Encuentro Verema de Valencia. Si quieres leer la cata completa de: Las Edades del Tío Pepe: http://www.vinowine.es/vinos-catados/cata-las-edades-del-tio-pepe.html

A la vista con un color ya con el dorado predominando y con algo de ámbar.

En la nariz con bastante intensidad aromática, con sensación bastante punzante, sensaciones de oxidación y toques de vainillas procedentes de la madera.

En la boca, resulta seco, complejo, con cremosidad, salino. Muy largo.

Cata realizada en Las Edades del Tío Pepe en el encuentro de febrero Verema año 2015

Un vino generoso procedente de una selección 2013 de la Bodega Tío Pepe. 100% Palomino de Pago Carrascal y Macharnudo. Tres Palmas es un Tío Pepe muy viejo, la "flor" al extremo. Tras 10 años de envejecimiento son ya sólo algunas las botas que mantienen trazas de levadura, que continúan interactuando mágicamente con el vino. Una única bota, la nº 30 ha sido seleccionada de entre las 150 botas que componen esta vieja solera.

ANÁLISIS & CATA. Un MUNDO de SENSACIONES

El salto lo muestra su llamativo color, con dejes ambarinos, en frente un vino donde la oxidación es parte de su esencia.

'Meter' la nariz es adentrarnos en un nuevo mundo, donde experimentaremos aromas jamás encontrados en nada líquido. Nos abre las puertas al disfrute pleno, sin concesiones, con grandeza. El protagonismo salino de sus antecesores es sustituido por claras y 'limpias' notas de anticuario, donde los aromas a incienso nos recrea una época de eucaristía, llena de respeto y Semana Santa.

Disfrutar un Tres Palmas frente al balanceo de un trono, con sus hombres de trono marcando el paso al unísoso, créanme no tiene precio. Sensaciones únicas que he podido disfrutar acompañados por grandes maestros del vino, como Antonio Pacheco, Antonio Fernández y Pedro Morales, amigos y resortes que abanderan la palabra jerez, desde su enseñanza y disfrute, siempre agradecido por la sensibilidad que ejercen sintiendo y compartiendo estos grandes vinos.

Un vino lleno de mutaciones que nos ofrecen diferentes caras de un mismo Tío Pepe evolucionado al extremo. El tiempo en copa le otorga nuevos aromas, con toques pronunciados de albero y humo, que se apoderan también en el postgusto. Su entrada a pesar de los años es fiel a sus principios como Tío Pepe, ofreciéndonos notas salinas que prontamente son sustituidas por la enorme dulzura placentera que define a Tres Palmas. ¡Vida larga vida al rey!

Sensaciones únicas que he podido disfrutar acompañados por grandes maestros del vino, como Antonio Pacheco, Antonio Fernández y Pedro Morales, amigos y resortes que abanderan la palabra Jerez.

Galería fotográfica ☛ http://www.akatavino.es/portfolio-items/jerez-a-ritmo-de-cuatro-palmas

  • Vino Tres Palmas 92.5 puntos y Sello de Oro. Tres Palmas "La soberanía"

Color oro viejo, limpio y brillante.

Nariz de buena intensidad, compleja, equilibrada y elegante. Aparecen flores secas, frutos secos tostados, cedro, miel, caramelo, hierbas y bollería.

En boca es intenso, fresco, salino y equilibrado, final larguísimo donde aparece todo lo que nos encontrábamos en nariz.

Una obra de arte.

Oro viejo con destellos cobrizos. Limpio y brillante.

Gran intensidad en nariz donde resulta una caja de esencias. Esencia de avellanas y almendras, notas todavía punzantes de una flor ya tenue, trazas minerales de yeso y albero, especias, maderas viejas. Con más aire aparecen notas de caramelo de tofee y crema pastelera, con algunos tonos tostados. Brutal complejidad.

En boca es potente y elegante a partes iguales, con un paso firmemente complejo y lleno de sutileza y profundidad. Final largo y eterno, quedando sensaciones de frutos secos amargos, tonos marinos, maderas nobles, especias y notas herbáceas. Larga persistencia y delicado retronasal.

Nueva saca de este vino y nueva confirmación de que está en la cúspide de los finos, es un fino muy viejo, casi amontillado, pero fino ante todo con el carácter de una flor que ya languidece pero que se resiste a desaparecer, una auténtica joya producida en cantidades mínimas y que debe ser disfrutada con el mayor de los respetos y con el máximo placer. Muy grande.

Embotellado el 24/10/11.
Cobrizo, limpio y brillante.
Nariz complejísima. Cambiante y profunda como he visto pocas. Piel de naranja, agua de azahar, frutos secos, miel, caja de cerillas, puro, ebanistería, desván y mineralidad.
Los sabores muestran igualmente un abanico enorme. El paso es agreste y marcado aunque fresco y llena la boca. Como comenta Eugenio, hay notas de flor y de oxidación a partes iguales. Especias punzantes, toffee, fruta escarchada, polvo, barniz, yodo y algas.
Final eterno que deja recuerdos, entre otras cosas a frutos secos y malta. Un vino de meditación para disfrutar a sorbitos cortos y preferiblemente con frío.
Mi abuela paterna nos daba clase de refuerzo cuando éramos pequeños. Nos hablaba de la belleza de las matemáticas o de la formulación; en aquel momento no lo entendía y hoy tampoco. ¿Puede ser "bonita" una integral o la composición molecular del carbono?. No lo sé. ¿Y un vino?. Yo creo que sí.

Amarillo dorado intenso limpio y brillante.
Nariz muy potente, muy compleja. Profunda, directa , sin concesiones. Frutos secos en primer plano muy tostados, laca, barniz, iodo, salitre, algas. No pierde potencia , se mantiene fijo sin perder un apice de su fuerza
Paso por boca enormente elegante. Su paso es potente, majestusos, lento .Entra , se abre , inunda la boca , la llena y se fija a las papilas con un sabor potente, pero sumamente equilibrado.
Postgusto muy largo, larguisimo

Dorado intenso limpio y brillante.
Enorme fuerza y complejidad en nariz, es una de esas máquinas de aromas que no paran de ofrecer matices. De corte más oxidativo, ahumados, especias, frutos secos, ligeras trazas de barnices y maderas viejas, recuerdos marinos, algas, un fondo yodado y mineral, herbáceo y anisado. Es una bomba en nariz.
En boca no va a la zaga, es potente y está perfectamente balanceado, largo y amplio a la vez, llena la boca y pasa con una fuerza inusitada, dejando un largo recuerdo de frutos secos y trazas herbáceas, con una larga persistencia y un placentero posgusto amargoso. Uno de esos vinos que hacen reflexionar.
Esta saca 2012 mejora incluso a la anterior, situando el 3 Palmas en la cima de los mejores finos, quizá junto al Macharnudo Alto. Lo tiene todo, potencia, complejidad, elegancia y longitud, un vino imposible entre la flor y la oxidación, entre la vida y la muerte como dijo el gran Antonio Flores. Imprescindible, aunque la producción sea mínima.

Dorado intenso limpio y brillante.
Nariz absolutamente trascendental, complejísima, donde todavía notamos reminiscencias de la flor pero ya se perciben claros recuerdos de lo que es un amontillado, la gama de frutos secos es más de almendras y percibimos ya toques de maderas viejas, además de ciertos recuerdos especiados y minerales.
En boca es un vino pleno de fuerza, pleno de matices, pleno de categoría. Seco, salino, equilibrado, maravilloso, se trata de un vino formidable que deja una larga huella tras su paso, quedando recuerdos de frutos secos, especias y maderas viejas con una larga persistencia. Un claro fino amontillado.
Tres palmas es la fuerza, es un fino que ya ha terminado su recorrido biológico y ha iniciado el oxidativo mostrando una enorme prestancia pero sin perder un ápice de atractivo, es un vino que pese a su enorme complejidad se bebe maravillosamente. Unos 23 euros, muy buena RCP aunque un vino muy escaso.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar