Amontillado Cuatro Palmas

Vino Amontillado Cuatro Palmas

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
99
Puntuación Media:
9,8
Calidad-precio:
9,9

Bodega: Tío Pepe - González Byass
D.O./Zona: D.O. Jerez y Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda
País: España
Tipo de vino: Dulces y Generosos
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 20,00%
Varietales: 100% Palomino
Precio aproximado: De 50 a 99,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: Solera de 1871. Las palmas son una clasificación de la pureza y categoría de los finos de origen, siendo 4 el máximo. Unos 50 años de vejez.

Varietales: 100% Palomino

20 Opiniones de Amontillado Cuatro Palmas

Botella de 50 cl, selección de 1/2 de bota, embotellado el 14/10/2016 (saca de otoño 2016). 

Vino con algo más de 50 años de vejez media (en 2016 creo que 51).

Abierto hace ya casi 3 meses, en Navidad 2017 y del que dejé como 160-170 ml en la botella para recatar pasado el tiempo. Botella en nevera y cerrada. La oxidación no pasa factura en este caso por ser un vino con una crianza oxidativa de bastante más de 30 años (en el global de su envejecimiento, tanto en crianza biológica primero como en oxidativa después).

Visual

Precioso color caoba oscuro de capa media-baja, limpio, brillante con fina y abundante lágrima de lenta caída. (9,3)

Nariz

Intensidad aromática extrema (muy aromático, se huele en el salón donde hago la nota de cata), orejones, yodo, notas a abundantes barnices y acrílicos que dominan a copa parada la olfativa, a copa movida aparecen también notas de maderas viejas, tostados, torrefactos, mentolado-balsámicos potentes, frutos secos tostados como almendras y, sobre todo, avellanas, ligeras notas salinas y a salmuera (que indican el origen como fino, crianza biológica, del vino) pero, sobre todo, muchas notas yodadas; ligeros cueros, chocolates y cacaos en licor, toffee, equilibrio, intensidad y complejidad en nariz prácticamente sin igual. Excepcional nariz, de categoría mundial. (9,8)

Boca

Ataque brutal, contundente y de una sapidez extrema, tremendo en la entrada en boca, apabullante, sequísimo, densidad alta, enorme cuerpo y estructura, es expansivo y llena la boca pero sin perder la sutil verticalidad y fluidez de un amontillado, acidez razonable, nada pesado en boca, salinidad a raudales en el paso por boca, salmuera, yodo, hierbas en infusión, maderas viejas de calidad, barnices en retronasal, con un colosal paso por boca.

El final es excepcionalmente eterno, dura fácilmente 10-15 minutos, brutal, con notas de orejones, barnices, mentolados, frutos secos tostados, toffee, yodo y salinidad, cacaos, toffee y chocolate en un retrogusto galáctico; en vía retronasal se repiten sensaciones y aparecen toques balsámicos por doquier, torrefactados, a café-licor, cacao, herbáceos en infusión, mueble nuevo y barnices varios que lo rematan excepcionalmente bien. (10)

Vinazo de categoría mundial y galáctica. Tremendo cómo está después de casi 3 meses abierto.

Tío Pepe llevado al más extremo de los extremos: una auténtica maravilla vinícola con lo mejor de las dos crianzas de Jerez: la biológica y la oxidativa. 

Reconozco que es un vino bastante caro (500 ml cuestan ya 96€ y pronto alcanzarán los 100€). En mi caso, éste, de saca de octubre 2016, lo pillé a 90€ PVP de entonces pero, aplicado el 30% de descuento en González Byass, se me quedó en 63€ (muy buen precio para su PVP normal, la vejez del vino y lo que ofrece).

En cualquier caso, es una maravilla, un capricho vinícola, un vino de reflexión y meditación. Se puede acompañar con marisco, con jamón ibérico de bellota, pescados bastante condimentados, etc... pero yo, EMHO, simplemente, NO lo acompañaría con nada: lo disfrutaría solo como copa de sobremesa o de entrehoras en un momento de relax,... un buen plato puede quizás realzarlo, pero creo que el vino merece tanto, que lo ideal es tomarlo solo en un rato de relajación y reflexión, tertulia entre muy buenos amigos, etc.

Brutal: Once in a lifetime.

Probado en las jornadas sobre Jerez que tuvo lugar en Barcelona el 18 de Mayo. Probando tres de los cuatro palmas, este amontillado es deliciosos, potente y para recrearse mientras lo saboreas. Color amarillo ámbar, limpio y brillante. En nariz aromas intensos, complejos, maderas nobles, especias, frutos secos y fresco. En boca es una gozada, equilibrado, redondo, frutos secos y maderas nobles, largo durante tiempo. Un gran fino amontillado.

Es indescriptible, ambarino, concentrado, profundo. Es para estar con él hasta el infinito por la cantidad y calidad de sensaciones y aromas que alberga. Tenemos una crianza en madera neta, tan equilibrada como elegante, soberbia. Es una ebanistería, repleta de especias dulces, manzanilla seca, yodo, oxidación, un dulzor oculto, acetato, cierto aspecto rancio. Nos lleva a otros estados del vino.

En la boca es grande, imponente, bravo, pica, llena y abre la boca, es salino, profundo, algo penetrante, es jugoso, vivo y hasta fresco. Recuerda y lanza su larga vida en crianza biológica y la oxidativa se queda en complejidad. Tendríamos que estar horas para poder abarcar toda la gama de matices que alberga este gran vino.

Presenta un color ambar bastante oscuro que ya nos da idea del nivel de oxidación que tiene.

En nariz es un coloso. Intenso, complejo y profundo. No puedes sacar la nariz de la copa. En primera línea aparecen notas de mueble viejo, caja de puros, frutos secos, laca y poco a poco afloran notas de panaderí, tiza, flores marchitas, fruta confitada. La crianza biológica aún muy presente. Imposible de describir. La complejidad de un amontillado con años pero aún conservando la tensión de un buen fino.

En boca es seco, punzante, con una acidez impropia de un amontillado. Pasa de dulce a ácido para terminar con una sensación entre amargo y salino intenso muy cerca de lo que se llama umami. Final infinito. Un espectáculo para disfrutar una copa durante horas.

No creo que haya un vino actual en España que me haga disfrutar tanto. Inmenso

Agradecer al forero Riaul que me lo hay descubierto, estos vinos son de los que hacen reflexionar sobre el vino pero también sobre la amistad y el mundo en general.

500 botellas, crianza de 12 años en velo de flor. Salto cualitativo importante.
Color ámbar, muy limpio y muy brillante.
Nariz exquisita, compleja, intensísima. Ebanistería, laca, barnices, aromas penetrantes a madera. Salinidad, densidad.
También exquisito, y excelente, en boca. Complejo, largo, profundo, concentrado, casi eterno. Barnices, maderas diversas, excelsas. Persistente, trama y recorrido elegantes, potentes, inolvidables. Generoso de meditación, obra maestra.

El impacto de la oxidación ya es intenso. De color ámbar oscuro y lágrima densa. Pura concentración. Notas de ebanistería, lacas, barniz de mueble viejo, vainillas... sin que algunas de las huellas de la crianza biológica desaparezcan, con ligeros acetaldehidos . Es un vino con concentración, no disimula el alcohol, un vino para meditar, que impresiona por el 'quejio' de sus amargos, con excelente acidez, largo, muta contionuamente, es largo y complejo. Gran profundidad.

Ámbar oscuro con reflejos dorados.

Excelente en nariz. Complejo. Frutos secos, caja de puros, laca, mueble viejo, balsámicos, fruta de hueso confitada, notas salinas...

Excelente ataque. Envolvente, salino, madera, frutos secos, amargo. Muy buena amplitud. Post-gusto larguísimo a frutos secos con un punto amargo.

Menos mal que pillamos el culín de la botella en el encuentro verema. Ante estos vinos queda en evidencia mi falta de vocabulario...

Presenta un color ámbar oscuro con destellos caobas. En nariz destacan los aromas amaderados, lacas, barnices, cera y un tenue fondo salino recordándonos que hace medio siglo fue un joven Tío Pepe. En boca es potente e intenso presentando un envidiable equilibrio entre la acidez y el roble americano. Un vino mejor para tomar sólo, de meditación, como copa de sobremesa.

Catado en el transcurso del Encuentro Verema de Valencia. Si quieres leer la cata completa de: Las Edades del Tío Pepe: http://www.vinowine.es/vinos-catados/cata-las-edades-del-tio-pepe.html

A la vista con un color ya ámbar con algo de caoba, con una lágrima densa.

En la nariz con bastante intensidad aromática, con detalles de la madera, y otros de salinidad.

En la boca, resulta potente intenso, con la madera dominando.

Cata realizada en Las Edades del Tío Pepe en el encuentro de febrero Verema año 2015

Ultima botella que nos quedaba de la primera saca comercial de este vino, la 2012. Continúa igual que en la cata anterior, nariz muy intensa y compleja, frutos secos, mueble viejo, ahumados, especias, trazas minerales, barnices. Tremendamente complejo y profundo, un auténtico “vino de pañuelo”, como los llama el amigo Antonio Flores.

En boca es uno de esos amontillados como cuchillos, potente, punzante, seco, directo, esencial, salvaje. De enorme concentración y extracto, paso amplio y armónico y final poderoso y eterno, quedando sensaciones de frutos secos, trazas ahumadas, especias y umami. Larga persistencia.

Esta primera saca procede de la Solera Museo y se trata de un viejo amontillado de 45 años sin segundo encabezado y que nos revela su inequívoco origen de fino, un vino seco y directo, potente y sin concesiones, para deleitarse en el noble arte de los amontillados de verdad. Un grande.

  • fino vino cuatro palmas jerez

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar