Marqués de Riscal Reserva 1973

Vino Marqués de Riscal Reserva 1973

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
98
Puntuación Media:
9,6
Calidad-precio:
9,3

Bodega: Herederos del Marqués de Riscal (Rioja)
D.O./Zona: D.O.Ca Rioja
País: España
Tipo de vino: Tinto
Precio aproximado: De 50 a 99,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: Las uvas se despalillaron y maceraron posteriormente en frío. El mosto fermentó a temperatura controlada y se crió en barricas de roble.

Consumo: Temperatura de servicio De 16 a 18 ºC. Recomendamos colocar la botella en posición vertical 24 horas antes de su consumo..

Envejecimiento: Intervalo de consumo recomendable: 2011 - ?.

2 Opiniones de Marqués de Riscal Reserva

Vamos con esta botella que esperábamos con gran ilusión, un Riscal del 73 no se abre todos los días. El nivel del líquido era más que aceptable. Sacamos el tapón con el abridor de lamas aunque con algunas dificultades pues el corcho estaba "empapado" al 50% de su longitud lo cual lo debilitaba bastante. Dejamos que se oxigenase por espacio de cuatro horas antes de proceder a su valoración a 17°C.

VISUAL: Bonito y luminoso color rojo picota de capa media-alta con el ribete en tonos ocre atejados. Se aprecian lágrimas gruesas, escasas, lentas y transparentes (92).

OLFATIVA: En nariz emana fragancias de tierra mojada y hojarasca húmeda en primer plano. Al rato y agitando la copa encontramos aromas fúngicos de trufa negra, herbáceos de tomillo y laurel, especiados de canela y nuez moscada, así como notas de regaliz. Después aparecen prescriptores más viejunos, desván, polvorilla y naftalina y al rato asoman apuntes terciarios de cacao en polvo. De fondo y como colofón nos trae recuerdos de maderas nobles de gran elegancia. Brutal en su complejidad y de intensidad media (91).

GUSTATIVA: En boca es increíble la acidez que mantiene, espectacular ataque y gran amplitud. Los taninos amabilísimos, dulces y nobles. Paso por boca aterciopelado y delicioso que nos deja una sensación sedosa muy agradable. En retronasal asoman notas de confitura de ciruelas y un recuerdo a rosas marchitas. Post-gusto increíble, suave y delicado con apuntes de regaliz y sobre todo a ebanistería fina que nos deja un final ligeramente licoroso y dulzón. Su persistencia se alarga hasta los tres minutos y diez segundos, una barbaridad para un vino con 46 años a cuestas. Está redondo lo mires por donde lo mires, perfectamente ensamblado, noble y de gran elegancia. Es otro vinazo de una añada tapada, una delicia para los sentidos amigos con una fase gustativa estratosférica (96).

La RCP la considero muy buena pese a pagar 30 euros por la botella, los vale de sobras.

 MARIDAJE: La botella cayó en tres ágapes. Con unos bistecs a la pimienta, con un caldoso de chipirones y langostinos y con nuestro surtido de embutidos ibéricos. Haré especial mención al maridaje con el caldosito pues los intensos sabores marinos y especiados del arrocito armonizaron espectacularmente con las notas amaderadas y ligeramente dulzonas de nuestro vinazo. Qué rico amigos, cómo se disfrutan estos viejunos!

Salud-os!!

Carmín con ribete atejado. Turbio aunque sin poso. Capa media alta. Corcho en perfecto estado de conservación.
La nariz desde el primer momento indica la salud y la buena preservación de este 73. Si bien es verdad que comienza con aromas algo cerrados, poco a poco abre y muesta garra y entereza. Todavía mantiene un recuerdo a fruta roja, cerezas al licor y tomate. Después aparecen el grafito, el pimiento, (no sé si en aquellos tiempos seguían elaborando con cabernet sauvignon) el cedro y la ebanistería. Por último llegan los terciarios, presentes pero dejando espacio suficiente a los tonos anteriormente descritos; desván, cueros, hojarasca, pólvora, sangre... Todo ello acompañado de una buena dosis mineral.
Boca joven, insinuante y provocadora, con un tanino lozano que aún no se ha domesticado, alcohol y madera vieja. La acidez es excelente, sustenta y dota al paso de una frescura envidiable. Además de los apuntes de la fase anterior, detectamos hojas de sen, balsámicos y torrefactos.
Final enorme.
Tengo poco más que añadir a la reseña: es una suerte que de vez en cuando podamos hacernos con botellas viejas que salgan tan bien y es un orgullo que estos riojas con años sean vinos de talla mundial.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar