Marqués de Riscal Reserva 1974

Vino Marqués de Riscal Reserva 1974

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
95
Puntuación Media:
9,0
Calidad-precio:
5,0

Bodega: Herederos del Marqués de Riscal (Rioja)
D.O./Zona: D.O.Ca Rioja
País: España
Tipo de vino: Tinto
Crianza: Con crianza
Precio aproximado: Desconocido
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

3 Opiniones de Marqués de Riscal Reserva

corcho en mejores condiciones.

color caoba intenso, capa media, presenta posos.

intensidad media, cerrado, notas de fruta sobre madura y negra, complejidad, ciruelas, muebles, toques cárnicos, betún, café, torrefacto, leve licorosidad, muy divertida la nariz.

boca fluída, ágil, con licorosidad y estructura frutal, buena acidez, tanino sedoso, gran recuerdo.

 

Perfil de vino clásico

Corcho muy pasado y se desmorona al abrir con sacacorchos de láminas, poca merma.

Color caoba de ribete amarillento, capa baja. Limpio y con sedimentos en el fondo de la botella, algo normal en estos vinos.

Intensidad media, algo reducido, inicio de coles, repollo, fruta licorosa, caramelo coca cola, leve ciruela, algo de puro y animal, complejidad, muchos aromas en pequeñas dosis, muy disfrutable, para dejar tiempo y tiempo e ir disfrutando. Hojarasca, setas, umbría…

Boca aún muy disfrutable, sin ninguna arista, tiene fruta licorosa, acidez viva, vertical, tapiza el paladar,  aunque está llegando a un final en corto tiempo  o al menos esta botella.  Sabroso, todo sedosidad, Muy largo, delicado y complejo pero con final algo metálico!!.

 

Tan rara que este Riscal 74 es de las pocas añadas no reseñadas en Verema. Tan rara que pocas bodegas elaboraron este año (por ejemplo, CVNE no sacó VR ni Imperial, y la calificó como "Mediana" - "Buena" para el CR). Y sin embargo...

Rubí claro con tonos rojizo bastante marcados y un amplio ribete anaranjado, limpio y con cierto brillo.

Nariz muy clásica en Riscal: fruta muy reducida, un punto licorosa, con esa dulcedumbre típica a guindas, incluso pasas, que despista al principio, pero sólo necesita airearse para ampliar el abanico: café tostado, apuntes terrosos, cuero viejo.

Boca aterciopelada, con esa acidez que pone el contrapunto a la fruta muy madura y dulce, muy especiado (clavo, vainilla) y con las trazas terrosas y de bosque umbrío que aportan complejidad. Muy fino y aún con vida. Final especiado de notable persistencia.

Pues eso, pese a todo, este vino se ha conservado en forma y está muy bueno. No, claro que ni de lejos es de los mejores Riscales probados, pero a ver quién saca un vino así de una cosecha mala y a los 40 años está como este.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar