Chivite Colección 125 2005

Vino Chivite Colección 125 2005

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
96
Puntuación Media:
9,2
Calidad-precio:
6,3

Bodega: Chivite
D.O./Zona: D.O. Navarra
País: España
Tipo de vino: Blanco
Graduación (vol): 13,50%
Varietales: 100 % Chardonnay
Precio aproximado: Desconocido
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: Fermentado en barrica. 11 meses en barricas de roble francés Allier

Varietales: 100 % Chardonnay

13 Opiniones de Chivite Colección 125

Un gran chardonnay untuoso, muy equilibrado, elegante y muy, muy agradable. Color amarillo subido de tono, muy dorado y brillante. En nariz aromas potentes a frutablanca, tostados, madera muy bien integrada, citricos y notas minerales. Una pasada de aromas que van evolucionando. En boca es un vino potente, cremoso, pero suave y fresco. Notas frutales, cítricos, muy elegante y conforme lo vas dejando y saboreando en la copa va evolucionando a sabores muy elegantes. Un gran blanco.

Siempre que he tenido ocasión de probarlo (un par o tres de veces en distintas añadas) me ha parecido un gran vino y tenía ganas de catarlo con tranquilidad y con unos añitos de guarda.
Y no ha defraudado en absoluto.

Precioso color amarillo limón con ribete más claro y ciertos destellos dorados, muy limpio y brillante.

Nariz fragante e intensamente cítrica, pero con infinidad de matices: apuntes herbáceos y minerales, membrillo y fruta blanca de hueso, flores y un fondo avinillado del roble muy agradable, fantásticamente integrado, que redondea el conjunto.

En boca es glicérico y corpóreo, con una acidez fantástica que da nervio y frescura, apareciendo de nuevo la fruta cítrica en primer plano junto a frutos secos (almendruco)y un ligero toque amielado. Final de gran calidad y longitud.

Excelente vino, aunque no es barato.

Color amarillo tendiendo a dorado con reflejos del mismo color.
La nariz es de buena intensidad, tras aireación, ligeras notas reductivas, excelente combinación de fruta y crianza con unos cítricos dulces que incluyen sus pieles combinados con tostados, mantequilla, melocotón en almibar, mieles, flores blancas y fondo de frutos secos y mineralidad. Nariz compleja con aromas cambiantes que no se acaban.
En boca tiene una gran entrada, no exenta de frescura, aterciopelado al tacto, glicérico, con mucho peso en boca, estructurado, llena la boca de fruta, notas dulces y notas de la crianza equilibradas con una gran acidez que envuelve para llevarnos a un final muy largo que perdura en la memoria, tras el que vuelven las sensaciones de equilibrio entre fruta, crianza y sus años en botella.
Un blanco de referencia, un vinazo irrepetible de una añada muy especial.

Recorre a lo largo de la copa un intenso aroma a piel de naranja seca, resina, membrillo, mandarina, caramelo tofee y limón. Luego sale algo tapado, sorprendentemente tapado un aspecto reductivo, terpénico. Que da paso a cítricos y a jalea. La madera es sútil, finamente labrada, es un placer oler el vino, fresco y limpio. Sale un recuerdo a miel de flores.

En boca es grande y majestuoso, potencia bien entendida, firme, contundente, es una mermelada de citricos, ahora encuentro el pomelo, una acidez fina y fresca que le da un caracter y nervio sin igual. Hay ahumados, miel, es dulce, confitura de melón, sedoso y citrico. Esta maravilloso, para disfrutarlo ahora y en el tiempo, grande muy grande.

Para no ser de blancos este me ha gustado especialmente, lo que no me gusta tanto es la RCP pero seguro se debe por mi predilección por los tintos y mis carencias a la hora de valorar este apartado. Lo que tengo claro es la diferencia de gusto entre este vino y el degustado anteriormente que fue un Gran Feudo Chardonnay 2008.
Color muy limpio amarillo dorado, brillante, con muy buena intensidad aromática, con buena aportación frutal, notas de flores blancas, especias aromáticas, piel de melocotón, cítricos, vainilla, tostados y fondo mineral.
En boca tiene buen ataque, con volumen, de paso elegante y sabroso, acidez equilibrada, redondo, frutal y buena persistencia.
Sin duda uno de los mejores blancos que he probado.

Prefiero no decantar para apreciar su evolucion: Color muy bonito dorado muy luminoso,brillante y limpio:En nariz empieza no muy intenso con un aroma de frutas tropicales, citrico, floral y muy mineral, con los minutos va ganando en potencia salen notas medicinales,levadura,mazapan, mas frutas tropicales (piña madura), mas citricos pieles de limon y mandarina, flores blancas excelente!!: La entrada es deliciosa con una textura que acaricia el paladar muy intenso, excelente acidez, equilibradisimo, sensacional!!.

esperaba mas del vino, no se si tal vez estaba demasiado frío en el momento del servicio que le quito la complejidad que estaba esperando basada en los comentarios que este vino tiene. A la vista era de color amarillo verdoso, limpio y con reflejos brillantes. En nariz estaba muy poco expresivo, como lo comente antes tal vez por la temperatura. En boca tenia un peso importante y una acidez pronunciada pero no molesta. Tendré que conseguirme una nueva botella y tratarla mejor.

Habia catado la añada 2004, pero sin duda esta añada 2005 la supera, tanto en nariz como en boca.
Es de color amarillo dorado, limpio y brillante.
En nariz es de intensidad media-alta, muy limpia, salen aromas de fruta blanca (manzana, pera) y fruta con hueso(melocoton), aromas florales y minerales,una madera muy elegante con notas de vainilla y frutos secos.
En boca es todo equilibrio, buen cuerpo, elegante, sabroso,frutal, con buena acidez, fresco y con un final largo y frutal con algo de amargor citrico.

Amarillo dorado sin reflejos. Limpio y brillante , sin lagrima.
Nariz intensa, profunda y directa. Hay frutas blancas , flores, citricos, tostados , avellanas, almendras, mantequilla , y un fondo enorme mineral
Muy buena antrada con paso potente, cremoso . sabor frutal intenso con un fondo citrico y un postgusto muy largo mineral qu8e se integra con los sabores anteriores.
Excelente vino.

Espléndido. De lo mejor que he tomado, con una chardonnay que no resulta untosa en exceso. De color amarillo dorado. En nariz destacan inicialmente no los cítricos sino la fruta blanca: increíble pero el aroma a pera inicial tumbaba. En boca evolucionaba hacía los cítricos de rigor, pero las maderas, los muy suaves tostados contrastaban y completaban un paso por boca excepcional. Muy largo. Lo mejor es que la cremosidad no elimina la frescor. Una pasada.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar