Bembibre 2002

Vino Bembibre 2002

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
94
Puntuación Media:
8,7
Calidad-precio:
7,0

Bodega: Dominio de Tares
D.O./Zona: D.O. Bierzo
País: España
Tipo de vino: Tinto
Graduación (vol): 13,80%
Varietales: Mencía de cepas muy viejas
Precio aproximado: Desconocido
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: Crianza 15 meses en barrica de roble.

Varietales: Mencía de cepas muy viejas

36 Opiniones de Bembibre

Picota granatoso cubierto y con destellos violáceos. Lágrima densa y gruesa levemente tintada. En nariz tiene amplitud y complejidad, es intenso y seductor, con suaves notas minerales, (lignito, pizarra), toques de higos fresco, mermelada de tomate, algunas notas florales (flores rojas y violetas), toques de bosque umbrío, tostados, maderas finas y un fondo ligeramente especiado. En boca tiene un ataque potente, resulta sabroso, con un excelente armazón, muy buena acidez, taninos firmes, dulces y carnosos, cuerpo medio y notable recorrido. En un excelente momento para ser disfrutado y con mucha vida por delante.

Rojo picota de capa alta con pequeño ribete granate ocre. Necesita como mínimo media hora de decantación para que empiece abrir la nariz ya que se encuentra al principio muy cerrado, pero tras la decantación tampoco llega a tener intensidad alta. Hay grosellas y moras en confitura, sobre matices torrefactos, hojarasca, tostados y hollín de chimenea. Con la aireación salen notitas de cueros, el perfil empireumático y de tueste se mantiene. Decir que es un vino de Minería sería fácil por la zona, pero es a lo que recuerda, además de un fondo de tierra, humus, hojarasca, pimienta y semillero. En boca es sápido, sabores de grosellas frescas y en confitura. Buena acidez que le da viveza bajo un perfil atlántico, a pesar del exuberante color que aún tiene después de casi 17 años desde su vendimia. Traslada matices torrefactos y de tueste sobre la fruta negra en la evolución y posgusto, que conforme pasa más el tiempo más tienden a condensarse, a pesar de unos taninos frutales / madera que dejan cierto recuerdo astringente. Retronasal más vegetal, de tabaco y tierra de maceta. Tiene un carácter minimalista en estos momentos, callado y de perfil atlántico – mineral – frio y de tildes oscuras. Creo que quiere decir algo más y aún no le ha llegado el momento o bien lo dijo hace un tiempo y no quiere volver a repetirlo hasta dentro de otro tiempo más. He catado el Cepas Viejas 2002 hace unos días y estaba más espabilado que este, más pletórico y abierto. Otro día hacemos la moraleja sobre los tipos de vinos, su estructura, lo que esperamos que digan y realmente dicen con el tiempo en botella, ya que la mayoría de las veces es toda una suerte de intenciones. A este vino y añada, merece la pena esperarlo para ver que dice dentro de un tiempo.

Botella comprada en Villafranca del Bierzo.
Abierta y decantada con una hora de antelacion, presentó precipitados.
De color rojo picota de capa media-alta, ribete granate y lagrima densa que tiñe abundantemente la copa.
En nariz muestra una entremezcla de fruta roja y negra, tostados, torrefactos, bosque humbrio, algo de cueros, regaliz negro y balsamicos potentes.
En boca tiene una entrada firme,concentrada, taninos que se dejan notar, quizas algo falto de acidez y un postgusto largo, mineral y con recuerdos tostados.
Ha aguantado bastante bien el paso del tiempo.

Más de tres años desde la primera cata de este Bembibre, tiempo suficiente para valorar su evolución y su futuro. Irremediablemente Dominio de Tares nos muestra la cara más potente, estructurada y longeva de esta variedad llamada Mencía (donde el bueno de Antoliano diría "Jaén") presente en todas las D.O gallegas. Esta variedad recoge sobremanera en su calidad, el índice de producción, la orientación, altitud y densidad de plantación, mostrándose en plena madurez cuando estos factores los tiene de cara. Y esta bodega tiene una menciá de mucha calidad.

Un tinto que evoca a bosque umbrío recien mojado, recuerdos a crianza, tostados medios que evaporan aromas de cacao sobre una hoja de vegetales -hojarasca-. Derrocha notas maduras, licorosas en forma de endrinas perfectamente perfumadas por esencia de cafetales, ¿y la fruta? aparece tras la aireación, mostrándo su lado más maduro -fruta roja- unido al carácter del terruño donde nace, aportando mineralidad que culmina un complejo conjunto -quizás excesivamente amaderado-. Tanta potencia es rebajado con la frescura balsámica de la menta y el eucalipto, que nos desafía una y otra vez.
En boca es donde la fruta despierta con fuerza, pleno estructurado con muy buena acidez y taninos dulces y maduros. ¿quién diría que es Mencía, verdad?, intenso en su conjunto con final largo y postgusto complejo con recuerdos ahumados y de toffee.

A destacar... un tinto intenso, potente, terciario y muy estructurado. Debe maridarse con platos potentes, de lo contrario más de una copa satura -al menos al que lo escribe-.

Rojo picota capa cubierta, ribete levemente amoratado.
Nariz de lo más elegante que he probado en esta DO. Tostados cremosos, fruta confitada, compotada, madura, fruta negra, tierra húmeda... muchos matices.
En boba para mi pierde un poco con respecto a la nariz. Redondo, taninos con cierta dulcedumbre, pulidos. Vino redondo y con una notable acidez, pero sin ser desmedida, como en otros de la zona.
Buena persistencia con un posgusto amargoso y rico, muy agradable. Vuelven los tostados y la fruta al retronasal. Muy rico, muy rico.

Color rojo muy cubierto,nariz de fruta roja(cereza) y negra madura,glicerico,tinta,tostados,fondo terroso,hojas secas y un punto alcoholico.Boca intensa,potente,taninos presentes,fruta roja y negra madura,balsamico,acidez importante.

Color granate oscuro con borde violáceo. Nariz fina e interesante. Lágrima densa que tiñe la copa. Muy buen ataque, potente y algo afrutado, con cuerpo, seco, mineral. Taninos algo agresivos. Un buen vino, no extraordinario. El Corullón y el Moncerbal que catamos junto a este Bembibre le superaban, EMHO.

Vuelvo a probar este vino, al cabo de unos meses de mi anterior comentario, para ver si descubro lo que otros le encuentran, pero la verdad es que sigo sin entenderlo demasiado (el vino). Color cereza capa alta, casi opaco. En nariz, tras airearlo, muestra aromas de fruta muy madura, así como especias, balsámicos y alguna nota tostada y mineral. En boca es amplio, bastante potente, llena la boca, el tanino está integrado, pero a mi no me maravilla, aunque reconozco que es un buen vino. Lástima. Lo intentaré con otra añada.

Rojo picota, muy cubierto. Aroma intenso, fruta madura, tabaco, cacao y algún toque mineral. En boca es de cuerpo medio, con buena estructura y equilibrio, largo, en mi caso ya estaba afinado, sin aristas. Muy rico, vino para repetir. Decantado 30 minutos. Guardado en cava desde noviembre 2004.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar